Viernes, 20 Septiembre, 2013 - 09:11

Junto a otros 24 ambientalistas
Dos activistas argentinos de Greenpeace detenidos en Rusia

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Camila Speziale y Hernán Pérez están presos tras una protesta contra la exploración petrolera en el Ártico.
Dos activistas argentinos de la organización Greenpeace permanecían detenidos junto a otros 24 ambientalistas en Rusia tras una protesta contra la exploración petrolera en el Ártico.
Se trata de Camila Speziale, una joven de 21 años, y Hernán Pérez, quienesfueron detenidos junto a otros 24 ambientalistas mientras protestaban contra la exploración petrolera en el Artico por la Guardia Costera rusa, que los "mantiene incomunicados".
Camila Speziale, de 21 años, que vive en el barrio porteño de Caballito y desde hace 4 años es voluntaria de la organización, informó en su edición de hoy Diario Popular.
-
"El otro argentino detenido es Hernán Pérez e integra el equipo de Greenpeace internacional", denunció Greenpeace.
"Estamos preocupados por la seguridad de Camila y Hernán, y por todos nuestros compañeros", declaró Mauro Fernández, miembro de la campaña del Artico de Greenpeace en Argentina.
Este viernes, Néstor Speziale, padre de Camila, indicó que en las últimas horas recibió noticias de la entidad en cuanto a que "no hubo heridos" durante la represión de la protesta, que tanto su hija como los otros activistas permanecían "incomunicados".
Según los miembros de la organización, los 25 miembros de Greenpeace permanecen maniatados y arrodillados en la cubierta del barco, amenazados a punta de pistola.
El dirigente consideró que los activistas "están defendiendo el planeta, poniendo el cuerpo para frenar el cambio climático y el gobierno de Putin en vez de exigirles a las empresas petroleras que no perforen el Artico, detiene de manera ilegal a nuestros activistas".
Según Greenpeace, "la Guardia Costera Rusa mantiene incomunicados, maniatados en cubierta y amenazados con armas a los activistas y a la tripulación del buque de Greenpeace Arctic Sunrise", que protestaba contra las perforaciones petroleras en la región.
La campaña "Salvá el Artico", lanzada por Greenpeace hace más de un año, ya cuenta con la adhesión de 4 millones de personas a nivel global que exigen que la zona deshabitada alrededor del Polo Norte sea declarada área protegida por las Naciones Unidas y que se prohíba la actividad petrolera y la pesca industrial que ponen en peligro esta región.

El pasado miércoles, otros dos voluntarios de la organización, una finlandesa y un suizo, habían sido detenidos tras escalar una plataforma de la compañía estatal rusa Gazprom -socia de Shell- e intentar detener la primera exploración petrolera del mundo en el mar del Artico, y permanecían incomunicados, sin cargos y sin contacto con sus abogados.

Durante esa primera detención, la fuerza de seguridad utilizó disparos de advertencia, y amenazó con el uso de cuchillos y armas.
"El gobierno ruso toma medidas injustificadas e ilegales. Este nivel de violencia contra una actividad de reclamo pacífica muestra que las empresas petroleras reciben protección especial , dijo finalmente Fernández.
Fuente: 
NA