Sábado, 14 Septiembre, 2013 - 16:30

En su primera entrevista desde 2009, Cristina minimizó críticas

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Durante la entrevista concedida a la TV Pública, se refirió entre otros temas a la deuda externa y la disputa con los holdouts.
La presidenta Cristina Kirchner minimizó hoy las críticas de un sector del peronismo y señaló que no considera "un enemigo" a los que no concuerdan con su visión, al tiempo que remarcó que "el poder político es el que menos poder tiene".
La Presidenta se manifestó de esta manera durante una entrevista que concedió al periodista Hernán Brienza, y que será emitida en varias entregas por la TV Pública.
En momentos en que el peronismo inicia una etapa de reacomodos tras la derrota del oficialismo en las primarias, la jefa de de Estado minimizó los cuestionamiento de un sector del PJ a su liderazgo político.
"No es algo que me preocupe. Los liderazgos son o no son. Todo el mundo tiene derecho a estar de acuerdo o no. A mí me ha tocado ser oposición muy dura dentro de mi partido, pero siempre con mucho respeto y dentro del marco de la política. Cuando hay agravio es porque faltan ideas", afirmó.
En esta línea, la mandataria agregó: "Yo no considero a alguien que no esté de acuerdo con lo que pienso como un enemigo. Pero me gustaría que me argumentara cómo hacer lo que dice que se puede hacer, cuando vemos que el mundo se cae".
Otro tópico de la entrevista fue el esquema de poder de la Argentina, donde la jefa de Estado señaló que "hay una construcción mediática instalada de que el poder es el poder político, el gobierno de turno, pero en realidad el poder político es el poder que menos poder tiene porque necesita validación y legitimidad en elecciones".
"Del 100 por 100 que significa el poder en la Argentina, el poder político debe representar el 30 o el 40 por ciento", evaluó al tiempo que afirmó que esos otros poderes "también presionan" y sostuvo que "un apriete no es solamente una pistola en la cabeza".
Como ejemplo, habló de "una corrida financiera como la que se hizo a los pocos días de ganar las elecciones para forzar una devaluación, que significó una transferencia de más de 5 millones de dolares del Banco Central".
"Un apriete no es una (un arma calibre) 45 en la cabeza, sino que armen una corrida financiera", lanzó la mandataria,. y remató: "Algunos quieren retornar a una Argentina del pasado, en la cual la mano de obra era más barata de lo que es hoy y el endeudamiento era una constante".
La Presidenta también analizó la situación con la deuda externa argentina, a la que calificó como "el nicho más grande de corrupción desde Bernardino Rvadavia a la fecha" y remarcó que "el negocio del mundo financiero internacional es que uno se siga endeudando".
La mandataria subrayó que "el endeudamiento más feroz se dio a partir del 24 de marzo de 1976" a lo que se sumó "el endeudamiento de los 10 años de convertibilidad, porque para mantener el 1 a 1 era necesario endeudar al país en miles de millones de dólares".
En este marco, "se hizo con venta de patrimonio nacional, más el endeudamiento con bicicleta financiera permanente y esto terminó implosionando en 2001", precisó la Presidenta.
"Hay un mundo muy complejo, muy difícil que requiere de mayor heterodoxia", afirmó en este tramo de la entrevista, pero destacó que "esta Argentina está creciendo al 5,1 por ciento en un mundo que se está cayendo a pedazos".
La mandataria remarcó que el Gobierno "logró seguir mejorando el poder adquisitivo de los trabajadores cualquiera sea el índice con el que quieras medirlo" y subrayó que "más de siete millones de argentinos viajan al exterior contra tres millones que viajaban hasta 2003".
Por otra parte, consideró que "lo que denominan kirchnerismo es algo difícil de explicar" y arriesgó: "Tiene que ver con la aparición de una generación en una Argentina dada vuelta, algo que abreva el peronismo, porque toda la vida Néstor y yo fuimos peronistas, no digo justicialistas, digo peronistas".
Consultada sobre su relación con la figura de Juan Domingo Perón durante la década de 1970, remarcó: "Mi relación con Perón era de reconocimiento absoluto de liderazgo. Discutir el liderazgo de Perón era discutir las posibilidades de éxito de un proceso como el que se había iniciado".
"Las juventudes que militábamos lo hacíamos en nombre del peronismo porque había una memoria histórica del pueblo con el peronismo", aseguró.
La entrevista emitida por la TV Pública tendrá una segunda entrega la semana próxima.
Fuente: 
NA