Sábado, 20 Abril, 2013 - 21:19

Deuda
La Cámara daría su fallo en 45 días tras el rechazo de los holdouts

Si no hay nuevas presentaciones, como se espera ya que hace dos meses la situación es la misma.
Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El rechazo de los bonistas que litigan contra la Argentina a la oferta para cancelar 1.330 millones de dólares abrió ahora un compás de espera y la expectativa sobre cómo fallará la Cámara de Apelaciones de Nueva York, cuya decisión se conocería en los próximos 45 días y es de "final abierto", opinaron hoy expertos.



El Gobierno había ofertado a fines de marzo un bono Par a 25 años de plazo, con amortización íntegra en 2038, y con tasas de interés de 2,35 a 5,25 por ciento, y un bono de Discount, con vencimiento en 2033 y con tasa de interés de 8,25 por ciento.




Anoche, tres días antes del plazo del que disponían, los acreedores, que tenían un fallo favorable por parte del juez de primera instancia Thomas Griesa para que el país pague de una sola vez y en efectivo 1.330 millones de dólares, declinaron la propuesta.




"Ambas partes ratificaron sus posturas y entonces el panel (por la Cámara) no tiene hechos nuevos que los hubieran obligado a estudiarlos. Si no se piden nuevas presentaciones, que sería lo lógico, ya que se está en la misma situación que hace dos meses, el fallo podría conocerse en 45 días", consideró Eugenio Bruno, abogado del estudio Garrido y asesor legal de bancos de inversión y tenedores de bonos canjeados y holdouts no litigantes.



El experto señaló que los magistrados de la Cámara "deben ahora escribir y consensuar internamente (la decisión) y ello lleva tiempo porque tiene que ser un fallo bien fundamentado".



Sobre la decisión de los bonistas, consideró que "mantienen una postura radicalizada que es de imposible cumplimiento, ya que la Argentina no dispone de los fondos para afrontar sentencias por hasta 20 mil millones que sería el monto de la deuda en default".


"Es una estrategia que no conduce a obtener resultados concretos, sino a poner en riesgo al país de un nuevo default y cobrar los derivados que quizás tienen comprados", deslizó.



Por su parte, Miguel Kiguel, ex secretario de Finanzas, consideró vía Twitter que "el rechazo era esperable. La duda es por qué tardaron tanto en responder. Los inversores están desorientados, esto tiene final abierto".



La decisión de los bonistas de rechazar la oferta coincidió con la Asamblea Anual del FMI en Washington, con la presencia del ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y el secretario de Finanzas, Adrián Cosentino.



La Argentina "tiene como prioridad cumplir con los acreedores que ingresaron al canje como premisa básica de cualquier solución", sostuvo Cosentino, para quien la respuesta de los fondo NML y Aurelius fue "otro intento más desde una posición netamente especulativa que pretende un tratamiento de total privilegio a costa del 93 por ciento de los acreedores que confió en Argentina".


Ante esta situación, no se descartaba en las últimas horas que el titular del Palacio de Hacienda viaje desde Washington a Nueva York para analizar la situación con los abogados que litigan en nombre del país.



Más allá de cómo falle la Cámara de Apelaciones, que deberá expedirse sobre el fondo de la causa, involucrando así al Banco de Nueva York, el Gobierno ya adelantó que en caso que la sentencia sea contraria a los intereses del país elevará una nueva apelación, esta vez a la Corte Suprema de Estados Unidos.



Para el caso, cobra importancia si la Cámara ordena o no al Banco de Nueva York que efectivice los pagos, ya que si confirma que en su carácter de intermediario no puede pagarles a los acreedores que entraron a los canjes de 2005 y 2010 a menos que haga lo propio con los holdouts, lo que el Gobierno rechaza, el país podría caer en "default técnico" por unos 24.000 millones de dólares, prácticamente la mitad de las reservas del Banco Central.

Fuente Agencia DyN