Jueves, 18 Abril, 2013 - 13:27

13S, 8N y ahora 18A
Del "boca en boca" a la difusión "viral"
Una masiva convocatoria ciudadana que se propagó a través de las redes sociales

La sociedad civil es la protagonista de la movida; los partidos se suman "sin identificaciones".
Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Como el 8N y, antes, el 13S (ambas llevadas a cabo durante 2012), las marchas en todo el país se originaron en sectores de la sociedad civil que se oponen a medidas concretas del gobierno, pero también denuncian la extendida matriz de corrupción y la problemática de la inseguridad, bajo la consigna: "Basta de inseguridad, inflación y adoctrinamiento".
Sin abandonar esos ejes, para la movilización de esta noche denominada 18A se ha impuesto una nueva demanda: que el gobierno nacional no "avance" sobre la Justicia. Esto a raíz del paquete de proyectos enviados por el oficialismo al Parlamento.
En toda la Argentina y también en Chaco la propuesta de una nueva marcha surgió en Facebook y en pocas horas recibió miles de adhesiones. La movilización "por una justicia independiente" recorrió durante días las redes sociales convocando a los chaqueños a reunirse este jueves a las 20 en la Plaza Central de Resistencia, y también en lugares significativos de distintas localidades del Interior.
Entre las declaraciones, imágenes y convocatorias llama la atención la ausencia de identificaciones partidarias y la insistencia de los usuarios en presentarse como "ciudadanos y argentinos".
Hasta ahora la dirigencia política opositora se había plegado a estas convocatorias tibiamente dado que la crítica también los alcanzaba. Esta vez se animaron y, aunque se abstendrán de llevar identificaciones partidarias y la colorida parafernalia de las marchas militantes, expresaron su adhesión de manera orgánica.
Aún así tomaron precauciones y pidieron a sus militantes que no lleven banderas, pasacalles o indumentaria que los identifique con una fuerza política, que no hagan pedidos "antidemocráticos" ("Que se vayan", "Hay que echarlos"), y que aprovechen cámaras de fotos y celulares registren las marchas y las reproduzcan en las redes sociales, y que estén atentos al riesgo de que "infiltrados" intenten generar desmanes: en cuando detecten a un alborotador, que lo aíslen sentándose todos al rededor, de modo que éste quede de pie, al descubierto, y que lo escrachen con sus cámaras.
Así las cosas, queda claro que este 18A la última palabra la tendrán los ciudadanos.