Sábado, 30 Marzo, 2013 - 19:26

Por Matías Rivarola (*)
Colombi y Espínola calientan clima electoral en Corrientes

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Habrá internas de UCR en el mes de mayo y proclamarán candidato K en abril.
A poco menos de seis meses para las elecciones gubernamentales en Corrientes, la tensión entre el gobernador radical Ricardo Colombi y su principal oponente, el intendente kirchnerista Carlos "Camau" Espínola, comienza a crecer gradualmente, tras una semana de roces en materia institucional y dialéctica.

La Junta Electoral del Partido Justicialista oficializó días atrás una lista única para competir en sus internas, por lo cual Espínola será proclamado como candidato a la Gobernación por el FPV el 12 de abril, mientras el presidente del PJ, el diputado nacional Fabián Ríos, buscará sucederlo en la Intendencia.

La UCR, principal fuerza de la alianza gobernante ECO, llamó a las elecciones internas para el 19 de mayo, por lo cual un mes antes se deberán oficializar las listas, una de las cuales sería encabezada por Colombi en busca de su reelección, y otra llevaría al senador Eugenio "Nito" Artaza.
Semanas atrás, Colombi dejó entrever que las elecciones provinciales se realizarían en septiembre, por lo cual las fechas más potables para la votación serían el 15 o el 22.

Además de los cargos de gobernador y vice, en los comicios correntinos se elegirán intendentes en 67 municipios, siete senadores y 17 diputados provinciales, además de concejales y convencionales estatuyentes en algunas localidades del interior. En este contexto, tanto la coalición gobernante como el FPV están abocados al armado de sus respectivos frentes, por lo cual se disputan la adhesión de fuerzas nacionales y provinciales, así como figuras públicas que podrían traccionar votos, como el caso del chamamecero Mario Bofill, quien se alejó del oficialismo para ser candidato a senador por el kirchnerismo. Colombi se lanzó hace meses a una recorrida por el interior, para afinar una estrategia electoral en la cual el diálogo con vecinos y los acuerdos con intendentes puedan reportarle mayor consenso a su intención reeleccionista, terreno en el que tres años atrás "barrió" a su primo, el ex gobernador Arturo Colombi.

En contrapartida, Espínola se muestra confiado en los números que arrojan sondeos de opinión propios, que si bien no han sido difundidos públicamente le darían una ventaja en la intención de voto respecto a Colombi, principalmente en esta capital. Espínola también alimenta su confianza los constantes "mimos" que le prodigan desde la Casa Rosada, como por ejemplo el haber acompañado a la presidenta Cristina Fernández en la comitiva oficial que participó de la reciente asunción del papa Francisco así como visitas de funcionarios nacionales de primera línea.

También Colombi ha comenzado a sumar apoyos de figuras nacionales, como el gobernador de Córdoba, Juan Manuel De la Sota, quien dos semanas atrás visitó Corrientes para apoyarlo e insuflarle energías a una pata peronista no kirchnerista en esta provincia.
Otro de los peronistas que expresó su adhesión a Colombi fue José "Pepe" Scioli, el referente de Unión Celeste y Blanco y hermano del gobernador bonaerense Daniel Scioli, que el martes pasó por esta capital con similares intenciones a De la Sota. Para Colombi, la nacionalización de las elecciones es algo que "ya está sucediendo" y sostuvo que "algunos hacen una cuna de oro para que ciertos personajes brillen más, pero con eso o van a ganar la confianza de los correntinos", en clara alusión al protagonismo que adquirió Espínola en actos del kirchnerismo.

"Nosotros miramos al futuro, con políticas para mejorar la calidad de vida de los correntinos. Esa es la política que se viene, porque la otra, encarada por Ricardo Colombi, ya se agotó", fue la réplica de Espínola, quien aseveró que durante los últimos doce años de gestión radical "se le mintió a la gente" y "se justificó la inoperancia".

Pero la pulseada entre Colombi y Espínola no se limitar al intercambio de "figuritas nacionales", sino que esta semana comenzó a cobrar ribetes de escándalo, tras la polémica decisión del ente energético provincial de cortar el suministro al Palacio municipal por una supuesta deuda de alumbrado público.
Para Colombi, "se le cortó a luz al municipio como se le corta a cualquiera que no paga su factura" y acusó una deuda que "supera los dos millones de pesos en este año y debe pagarse".

Espínola dijo que Colombi "utiliza elementos de presión, agravios" y consideró que "éstas decisiones del gobernador demuestran su debilidad porque sabe que está perdiendo".

En medio de esta batalla electoral, Corrientes promulgó una ley que denuncia la caducidad del Pacto Fiscal de 1992 y habilita al Estado a recurrir a la Corte Suprema de Justicia para reclamar una deuda de 3.500 millones de pesos, por retenciones coparticipables que se destinan a la ANSES.

En tanto, un proyecto de ley presentado en el Senado de la Nación propicia la intervención del Poder Judicial de Corrientes por supuestas irregularidades cometidas durante los últimos cuatro años y cuestiona al presidente del Superior Tribunal, Carlos Rubín, al ministro Carlos Codello, y al fiscal general César Sotelo.

(*) Agencia DyN
Fuente: 
Agencia DyN