Viernes, 29 Marzo, 2013 - 17:37

Varios jefes de la Federal siguen en la fuerza a pesar de denuncias por corrupción

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Fuentes policiales informaron que de los 29 uniformados que deberán presentarse en la Justicia -algunos ya lo hicieron- apenas seis jefes fueron pasados a disponibilidad.
Varios jefes de la Policía Federal siguen en cargos estratégicos dentro de la fuerza a pesar de que el año pasado fueron denunciados por el Ministerio de Seguridad que encabeza Nilda Garré debido a casos graves de corrupción en seccionales porteñas.

Ellos son los comisarios Luis Alberto Poggi, Mario Trejo, Walter Rodríguez, los subcomisarios Marcelo Fabián Méndez y Carlos Del Papa (este pidió el retiro voluntario antes de ser desplazado) y Daniel Lobos (estaba en el servicio pasivo y por enfermedad fue desvinculado el año pasado antes de que se conocieran lasdenuncias).
Sin embargo, la cúpula de la Policía Federal, tanto cuando el jefe era Enrique Capdevila y el subjefe Alejandro Di Nizo, como ahora que están Román Di Santo al frente y Héctor Tébes como segundo, se negaron a tomar similar disposición con otros uniformados denunciados e incluso los "protegen".
"Los casos más increíbles se produjeron con la ratificación como jefes de comisarías de Tomás Cowes en la 5ta y de Osvaldo Tapia en la 35ta.", reveló un comisario mayor de la fuerza.
Asimismo, el comisario inspector Eduardo Catalán fue sacado como titular de la Circunscripción VIII como para desaparecer del plano de la parte operativa en las calles y reubicado como jefe Departamento Delitos contra la Propiedad.
El oficial principal Julio Alberto Aguirre se desempeña en la comisaría 48va. y la subinspector Lorena Cuellar en la seccional 28va.
El comisario Gustavo Galera fue nombrado en enero pasado como integrante del Departamento Prevención de la Violencia en el Fútbol, en tanto, el subcomisario Elio Tobares es el segundo jefe de la División Materiales y Servicios.
Pero el caso más particular es el del extitular de la seccional 17ma Claudio Lucione, quien en lugar de ser pasado a disponibilidad fue enviado a la Dirección General de Conducción Operativa como hombre clave del área que dirige el comisario inspector Guillermo Calviño.
Posteriormente, fue enviado a la Delegación Lomas de Zamora, lugar muy importante en el esquema de la Policía Federal, pero duró muy poco ya que al tomar estado público su llegada a ese lugar, Di Santo y Tébes -autor de este desembarco- y por temor a que el Ministerio de Seguridad tome algunas medidas contra ellos lo mandaron nuevamente a la Dirección General de Conducción Operativa.
La situación de todos estos oficiales y suboficiales es similar, entonces ¿por qué algunos siguen en la fuerza y otros no, a pesar de la denuncia que hizo Garré? Además, todos los desplazados de la fuerza lo hicieron bajo el Artículo 48 inciso A de la Ley 21.965 de la Policía Federal que dice: "Revistará en disponibilidad cuando se encuentre por un tiempo de hasta un año a la espera de asignación de destino. Cumplido ese lapso deberá asignársele destino o ser sometido a junta de calificación".
Sin embargo, la cúpula de la fuerza omitió en esos casos, y se niega a hacerlo con los jefes activos, de "imponerles el pase a disponibilidad por el inciso G de ese artículo", explicó la fuente consultada.
El mismo dice: "El sumariado administrativamente por causas graves, si lo dispone la autoridad policial competente por sí, o a solicitud del órgano disciplinario instructor hasta tanto se dicte la resolución definitiva, pudiéndose dejar sin efecto en el transcurso del procedimiento".
"Como todos estos uniformados tienen una causa judicial deberían ser pasados a disponibilidad preventiva y si la Justicia los encuentra inocentes automáticamente tendrían que ser reincorporados", precisó el jefe policial.
Pero hasta el momento varios de ellos siguen en la Federal, con tareas vitales en sus respectivas áreas y con la negativa de la cúpula de disponer el pase a disponibilidad.

FUERON DENUNCIADOS POR EL MINISTERIO 29 FEDERALES
La cartera de Seguridad denunció a 29 integrantes de la Policía Federal por irregularidades ("cohecho y asociación ilícita") en tres seccionales porteñas: la 7ma (Balvanera), 28va (Parque Patricios y Barracas) y 44ta (Liniers), mientras que luego se sumó la 5ta. (Balvanera).
Entre los ilícitos figuran el cobro a comercios, hoteles, inmobiliarias, clubes de fútbol, clínicas médicas, locales y hasta taxistas para "ofrecer" seguridad (las denominadas "quintas" de los comisarios), recaudación de puestos callejeros y prostíbulos, y hasta para "liberar zonas" para actos sindicales.
De la comisaría 28va. los denunciados por la cartera de seguridad -la mayoría de ellos ya no estaba en esa seccional cuando se presentó la causa ante la Justicia- son: el comisario inspector Catalán, el comisario Rodríguez; los subcomisarios Méndez y Lobos; el oficial principal Aguirre; la subinspector Cuellar; el sargento Julio Angel Zelaya y los cabos 1° Ariel Amaya, Carlos Molas y Jorge Luis Burgos.
De la 7ma, el excomisario inspector Poggi, el comisario Lucione, el subcomisario (ahora comisario) Tapia, el subcomisario Tobares y el subinspector Pablo Aksiuk.
La Justicia también investiga, de la comisaría 44ta, al excomisario Trejo; el subcomisario Del Papa; a los cabos 1° Leandro Casas y Ricardo Boaglio; al cabo Pablo Urquiza y el agente Elías Peralta Maceda. Además, aparecen mencionados en la causa el suboficial mayor Rubén Russo, el cabo Jorge Fermini y otro cabo de quien no trascendió aún el nombre.
Y por la 5ta. aparecen el comisario inspector Jorge Baldo; los comisarios Galera y Cowes; el subcomisario Emilio Haspert; y el sargento 1° Marcelo Soria.
Fuente: 
NA