Viernes, 22 Marzo, 2013 - 21:29

Timerman negó que el gobierno haya cambiado su postura hacia Bergoglio

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Negó que el embajador en el Vaticano Juan Pablo Cafiero haya "operado" en contra del cardenal argentino en el cónclave.

El canciller Héctor Timerman desmintió hoy que el Gobierno haya cambiado de opinión sobre Jorge Bergoglio tras ser elegido Papa, y negó que el embajador en el Vaticano Juan Pablo Cafiero haya "operado" en contra del cardenal argentino en el cónclave.
"Nunca cambiamos de posición con respecto al Papa. Nos parecía que había que participar de algo que es un gran orgullo para los argentinos y una gran emoción para los que somos creyentes", señaló Timerman.

El funcionario se expresó así luego de las críticas de la oposición contra funcionarios y dirigentes kirchneristas, a quienes acusan de haber modificado su parecer sobre el sacerdote luego de su reciente consagración como Sumo Pontífice.
"Muchos quieren encapsular la posición entre buenos y malos. No es el eje de la discusión. El eje es que hay un papa latinoamericano, argentino, que por primera vez en la historia del cristianismo vamos a ver a alguien de América Latina sentado en el sillón de San Pedro", puntualizó en declaraciones radiales.
"Eso va a cambiar fundamentalmente la relación de la Iglesia con nuestros pueblos. Y eso es positivo, siempre lo quisimos", agregó.
Además, Timerman consideró como una "canallada" las versiones periodísticas acerca de que el embajador Cafiero, representante diplomático en el Vaticano, haya complotado contra Bergoglio para que no fuera electo como obispo de Roma.
"Acusar al gobierno argentino, y a un hombre como Juan Pablo Cafiero, con su trayectoria y respeto que tiene a su trabajo, pretender cambiar la decisión de 117 cardenales de todo el mundo con un informe que supuestamente escribimos es una canallada", se quejó.
El ministro de Relaciones Exteriores se encuentra en Washington, donde participará con otros cancilleres y representantes de los estados miembros de la Organización de losEstados Americanos (OEA) para cerrar un proceso de reforma a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
Fuente: 
NA