Viernes, 22 Marzo, 2013 - 12:29

Sal: una muerte vestida de blanco que se cobra millones de vidas al año

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Estudios presentados ante la Asociación Cardíaca de Estados Unidos revela la peligrosidad de la sal en la ingesta diaria del ser humano.
Una investigación realizada a nivel mundial y revelada este jueves por la AsociaciónCardiacade Estados Unidos (EE.UU.) advirtió sobre el exceso del consumo de sal y la consecuencias que puede generar, que incluso pueden conllevar a la muerte.
El estudio, llevado a cabo por 448 científicos de 303 instituciones de unos 50 países, analizó la ingesta de sodio estatificado por edades de los consumidores, género y región del consumo entre los años 1990 y 2010.
Entre una de sus primeras conclusiones, la investigación determinó que casi un millón de muertos en EE.UU. provocados por el exceso de sal (un 40 por ciento de la cifra total) eran personas de menos de 69 años de edad y un 60 por ciento de los fallecidos eran hombres.
Según los científicos, una ingesta excesiva de sodio aumenta el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares en las personas. Los resultados del análisis determinaron que los ataques cardiacos causaron un 42 por ciento de las muertes, mientras que los infartos cerebrales provocaron el fallecimiento de un 41 por ciento de las "víctimas" de exceso de sal.
La investigación también reveló que Ucrania tiene la tasa más alta de mortalidad por el consumo excesivo de sodio (con dos mil 109 fallecidos por cada millón de adultos), seguido de Rusia con mil 803 y Egipto con 836 muertos.
En la lista Estados Unidos ocupa el puesto 19 con 429 muertes por millón mientras que los países con las tasas más bajas de muertes relacionadas con el consumo de sal son Qatar, con 73 por cada millón de adultos, Kenia con 78 y los Emiratos Árabes Unidos con 134.
Desde hace años investigaciones médicas han advertido sobre los efectos colaterales que puede traer el consumo excesivo de sal.
A inicios de esta semana, el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición (Inciensa) señaló que el ingesta del mineral en grandes cantidades no solo afecta los riñones, sino también los sistemas arterial y cardiovascular; por lo que no es recomendada a la personas con hipertensión.