Miércoles, 20 Marzo, 2013 - 21:04

Cristina se aferró al Papa con la mirada puesta en octubre

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

CFK se abrazó a la especulación político electoral y enalteció la figura de Francisco.


Cristina Fernández se abrazó a la especulación político-electoral, dejó de lado sus profundas discrepancias -y las de Néstor Kirchner- con el cardenal Jorge Bergoglio, quien fuera para ella "el jefe de la oposición", y enalteció la figura del papa Francisco bajo la premisa "si no puedes con él, únete".
En apenas unos días, desde la designación del nuevo Papa hasta la reunión con él, la Presidenta pasó del claro enojo cuando en un acto ni siquiera nombró a "Jorge Bergoglio" y ordenó a todo el gabinete no formular ninguna declaración, a los elogios y algarabía por el espléndido encuentro con el Sumo Pontífice.
"¿Cómo lo de Francisco puede ser algo malo?", planteó hoy Juan Manuel Abal Medina. Sin embargo, fuentes del kirchnerismo admiten la "estrategia" de elogiar al papa porque ir contra la corriente mundial le hubiera salido muy caro a Cristina.
"Quién te dice que estar con el Papa no nos da un triunfo espectacular en octubre", bromeó un dirigente kirchnerista, admitiendo la estrategia presidencial.
La invitación que el viernes pasado, horas antes de viajar a Roma, le hizo Cristina Fernández a Alicia Oliveira, ex juez echada durante la dictadura militar por su tarea por los derechos humanos, fue en ese sentido.
Oliveira fue una de las primeras dirigentes en defender a Bergoglio cuando desde un sector del kirchnerismo se promovía la imagen de un papa "colaboracionista" con la represión. La Presidenta nunca tuvo relación con Oliveira; Oliveira recibió un llamado telefónico del papa Francisco, a pocas horas de haber sido designado Sumo Pontífice, en honor a la amistad entre ambos. Cristina sabía que el gesto sería bien visto por el Papa argentino.
Sin saberlo, Francisco, que en principio fue cooptado y convertido rápidamente en líder por la oposición a raíz de sus reiteradas peleas con el kirchnerismo, luego pasó a ser el "Papa argentino y peronista", como exclamó en privado el Secretario de Comercio Guillermo Moreno, en alusión a los cientos de afiches que inundaron con esa frase el microcentro porteño.
El "hurto intelectual" del kirchnerismo sobre el "Papa peronista" fue a los afiches que en realidad mando a imprimir el veterano militante peronista Eduardo Agosto, quien contó con la ayuda económica del barrionuevismo y el moyanismo. De hecho, los presentó el 12 de marzo pasado en la peña Eva Perón, un foro peronista anti K que se congrega en la Casa de Galicia, de esta ciudad.
El manto papal logró ocultar algunos pasos que la oposición dio, de cara a las elecciones legislativas de octubre.
En el macrismo, es casi una certeza que el PRO no utilizará el color amarillo en la campaña porque irá en un frente, que le permita sumar a distintos partidos y dirigentes extrapartidarios en las distintas provincias.
Por caso, en la provincia de Buenos Aires, Macri tiene prácticamente cerrado un acuerdo con peronistas disidentes como el intendente de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino; con el radicalismo, de la mano del intendente de San Isidro, Gustavo Posse; mientras espera hacer un intento por volver a asociarse con Francisco de Narváez.Posse está dispuesto a dejar San Isidro para aventurarse en una banca como diputado nacional, aún si hay sanción por parte de la UCR.
Ese esquema frentista le serviría a Macri y al peronismo anti k en Capital para llevar al ex ministro de Economía Roberto Lavagna como postulante a diputado, y a Gabriela Michetti al Senado; pero también en Córdoba, para amalgamar al ex árbitro Jorge Baldassi con el deseo del PRO de seducir al radical Oscar Aguad, a quien el partido le cerraría la puerta para ser candidato.
El FAP y el radicalismo, iniciarán dentro de poco conversaciones de cara a establecer una alianza para los comicios legislativos.
Empero, en la UCR le adjudican a Hermes Binner una dureza en cuanto a compartir una coalición de igual a igual con la UCR, temeroso tal vez que la estructura radical se devoré al Frente Amplio Progresista.
Fuente: 
DyN