Lunes, 18 Marzo, 2013 - 21:32

Asume el Papa

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Cristina y el Papa desacartonados hablaron hasta de Malvinas. Francisco será entronizado a la 05:45 de este miércoles, se espera la presencia de unas 150 delegaciones oficiales.

El Vaticano ultima los preparativos para la misa que el martes marcará oficialmente el inicio del pontificado del papa Francisco en la plaza de San Pedro, donde se espera a centenares de miles de fieles y a numerosos dignatarios de todo el mundo.
Las autoridades están instalando un importante dispositivo de
seguridad, similar al de los funerales de Juan Pablo II en 2005, para recibir a las cerca de 130 delegaciones oficiales, entre ellas una gran representación latinoamericana que rendirá homenaje al primer papa del subcontinente.
Una de las primeras en llegar a Roma fue la presidenta
argentina Cristina Kirchner, jefa de Estado del país de origen del hasta ahora arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, y la primera en ser recibida por el nuevo pontífice.
El 266º papa de la historia de la Iglesia católica, un jesuita
que siempre se ha caracterizado por su austero estilo de vida, pidió en cambio a los fieles de su país que se abstuvieran de viajar a la Ciudad Eterna y dedicaran en su lugar el dinero a ayudar a los más necesitados.
Sin embargo, a juzgar por el ángelus del domingo, numerosos
argentinos ya se encuentran en la capital italiana para expresar su afecto por este pontífice "del fin del mundo", que en pocos días ha insuflado nuevos aires a la milenaria institución, por su cercanía con la gente y por sus palabras a favor de una Iglesia más acogedora y cercana a los orígenes del cristianismo.
La misa de inauguración, durante la cual el nuevo Papa recibirá
el palio y el anillo de Pescador propios del ministerio petrino,debe comenzar puntualmente a las 09H30 locales (08H30 GMT).
Antes, Francisco, que reside temporalmente en la Casa Santa
Marta, dentro de los muros del Vaticano, a la espera de ocupar en unos días su apartamento pontificio en el Palacio Apostólico,debería darse un baño de multitudes en su "papamóvil".
Según la prensa italiana, circulará durante media hora entre
los peregrinos congregados en la plaza de San Pedro, algo nada sorprendente viniendo de un Papa que ya se ha saltado el protocolo en numerosas ocasiones para saludar afectuosamente a los fieles, pese al quebradero de cabeza que eso implica para los servicios de seguridad.
La lluvia que ha caído intermitentemente sobre la ciudad en la
última semana debería dar un respiro durante la ceremonia al aire libre que coincide con el día de San José, patrono de la Iglesia.
El papa pronunciará una esperada homilía en esta misa
concelebrada por todos los cardenales presentes en Roma, y contará con la participación inédita en la liturgia de los hermanos franciscanos del convento de La Verna, situado en las montañas de Toscana.
Francisco, primer papa jesuita, eligió su nombre en homenaje a
San Francisco de Asís, y ha abogado por una "Iglesia pobre y para los pobres".
Tras la misa, el Papa recibirá a las delegaciones, entre las
que también destacan los presidentes de Brasil, Dilma Rousseff, y México, Enrique Peña Nieto, los dos países con más católicos del mundo.
También viajaron a Roma los mandatarios de Chile, Ecuador,
Paraguay, Costa Rica y Honduras, el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el jefe del gobierno español Mariano Rajoy, así como los herederos de la Corona española y holandesa, los príncipes Felipe y Guillermo Alejandro, éste último acompañado por su esposa argentina, Máxima Zorreguieta.
El asistente más polémico será el presidente de Zimbabue,
Robert Mugabe, acusado de numerosas violaciones de derechos humanos y que tiene prohibido pisar el territorio de la Unión Europea (UE), aunque no el Vaticano.
También se espera la presencia de varios líderes de otras
religiones en la inauguración del papa Francisco, que en el primer día de su pontificado tendió una mano a la comunidad judía en una carta dirigida al rabino de Roma, Riccardo di Segni.
Éste confirmó su presencia, así como el número dos de la
Iglesia de Inglaterra, el arzobispo de York John Sentamu; MohamedYoussef Hajar, secretario general de la Organización Islámica de América Latina, representará a los musulmanes.

EL ENCUENTRO CON CRISTINA

En un nuevo quiebre del
protocolo, el Papa Francisco recibió hoy con un beso a la
presidenta Cristina Kirchner, con quien intercambió regalos y
compartió un almuerzo en su residencia de Santa Marta.


Si bien la mandataria respetó la regla de llevar la cabeza

cubierta en las audiencias con el Papa -usó un sombrero negro-,
finalmente el protocolo se rompió cuando Francisco la saludó con
un beso en la mejilla.


Además, la Presidenta dirigió un contundente elogio al nuevo

Sumo Pontífice: "Usted es un cuadro de la Iglesia, usted lo sabe",
le transmitió a Jorge Bergoglio en las imágenes difundidas
oficialmente.



En medio de un clima distendido, Cristina Kirchner le dijo eso

al Papa luego de que éste bromeara sobre su designación, la que
la mandataria consideró "increíble": "Deben haber elegido a este
viejo porque no había otro", le comentó con una sonrisa Bergoglio.


Según contó la Presidenta, el pontífice le obsequió una rosa

blanca en representación de "Santa Teresita", a quien siempre él
reza y le pidió que la conserve "entre sus cosas".



La mandataria definió la entrega de la rosa como "un regalo

íntimo, casi personal de Francisco", tras recordar que según le
contó el Sumo Pontífice, "es su santa preferida, a la que él
siempre le reza".



La jefa de Estado le obsequió al flamante Santo Padre un equipo

de mate, con un termo de acero, una azucarera un una
yerbera, elaborados por los cooperativistas de "Argentina
Trabaja", el plan instrumentado por el gobierno desde el
ministerio de Desarrollo Social.



Cristina, durante la declaración a la prensa en la que dio

detalles de su encuentro con Jorge Bergoglio, en el Hotel Edén,
donde se encuentra alojada en Roma, confirmó que también le regaló
"un poncho de vicuña para que se abrigue del frío Europeo", hecho
en Catamarca.



Sobre el abrigo, Cristina comentó: "Yo sé que él lo usa

mucho, porque lo he visto en Buenos Aires con esos ponchos".



Durante el intercambio de regalos, la Presidenta destacó que el

Sumo Pontífice le entregó libros, "uno de ellos muy interesante,
con todas las conclusiones de la Conferencia Episcopal
Latinoamericana (CELAM) sobre diversos temas".



Según comentó, con Bergoglio estuvieron "mirando el índice

acerca de los temas que pueden ser interesantes o de consulta,
para cualquier jefe de Estado, acerca del pensamiento de los
obispos latinomaericanos sobre determinados temas".



Otro de los obsequios de Francisco, fue una copia de la placa

donde figuran los nombres de la mandataria argentina junto a su
par Chilena, Michelle Bachellet y Benedicto XVI, cuando ambas
viajaron al Vaticano en el 2008 para conmemorar los 30 años del
acuerdo Tratado de Paz y Amistad que se firmó en noviembre de 1984
y evitó una guerra por el canal de Beagle.


Además, el Papa le entregó un mosaico de mayólica sobre la

fundación de la Basílica de San Pedro, de la época de Alejandro
VII.



Sin acartonamientos, Cristina abrió todos los regalos que llevó

para Francisco y mientras se los entregaba, explicaba los detalles
de cada uno.



En un momento, la mandataria lo tomó con afecto del brazo y se

disculpó diciendo: "Perdón, cierto que al Papa no se lo toca, no
se le da un beso".



Bergoglio sonrió y de inmediato le dio un beso a la mandataria

argentina, rompiendo el protocolo.


"Nunca me besó un Papa", bromeó Cristina tras el

afectuoso saludo del líder de la Iglesia católica.


Luego del intercambio de obsequios, antes de almorzar con el

pontífice, Cristina le presentó la comitiva oficial al Papa,
integrada por el canciller, Hector Timerman, el embajador ante la
Santa Sede Juan Pablo Cafiero, y el vocero presidencial, Alfredo
Scoccimarro.


Por su parte, el vocero del Vaticano, Federico Lombardi,

previo al encuentro, anticipó a los periodistas que no habría un
comunicado oficial de la Santa Sede sobre el encuentro del papa
con la presidenta argentina.



"Es natural que si viene la presidenta argentina, que es del

país del Papa, el Papa la reciba de manera diferente" al resto de
otras delegaciones que asisten a la celebración que se
desarrollarán mañana en la Plaza de San Pedro, dijo Lombardi.
Fuente: 
Agencias NA - DyN - AFP