Lunes, 18 Marzo, 2013 - 20:48

De cartonero a ungido

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La historia del cartonero que está junto a la comitiva
oficial en el Vaticano.

A pedido del Arzobispado, un representante del Movimiento de Trabajadores Excluidos estará en la asunción de Francisco. "Si lo ve, Bergoglio le va a dar un lugar de privilegio", aseguró el abogado de esa organización.



En más de una ocasión, Jorge Bergoglio se acercó a las parroquias de barrios carenciados y encabezó misas para cartoneros, víctimas de trata y todo tipo de personas excluidas por la sociedad. Ahora, en el momento más trascendente de su vida, el flamante Papa recibirá la recompensa de la gratitud.



El cartonero Sergio Sánchez (fotos), que en más de una ocasión se sintió bendecido por la visita del actual Sumo Pontífice, viajó hacia la deslumbrante Roma y mañana estará en el Vaticano junto a la comitiva oficial para presenciar la unción de Francisco.



Este representante del MTE solía hablar en nombre de los cartoneros durante las homilías que Bergoglio realizaba en los barrios humildes, las cuales habitualmente contaban con el apoyo de los movimientos populares.


Tras la designación del Papa argentino, el Arzobispado local entendió que una persona de ese sector de la sociedad local debía estar en la Plaza San Pedro y cursó la invitación.



"Sergio viajó por pedido del Arzobispado y porque la Comitiva Oficial lo aceptó", contó Juan Grabois, abogado del Movimiento de Trabajadores Excluidos.



"Este compañero es un símbolo; por eso, cuando nos llamaron les dijimos que tenía que ir una delegación del MTE y coincidimos en que tenía que ser un cartonero; como había un solo pasaje, ayer (Sergio) se tomó al avión", apuntó el asesor letrado en diálogo con radio Del Plata.



Sobre lo que puede suceder en el evento que se realizará este martes, Grabois consideró: "Si Bergoglio lo ve, lo va a saludar porque siempre defendió a los movimientos sociales y lo va a poner en un lugar de privilegio".


UN ARRIBO AGITADO
La excursión de Sánchez no fue un lecho de rosas: según el abogado del MTE, el cartonero se sintió maltratado al llegar a Italia.



"Lo sometieron a una revisión humillante y hasta le sacaron una placa de tórax para ver si tenía droga; todo porque no llevaba plata", explicó Grabois.



Finalmente, el abogado fue consultado sobre las acusaciones respecto al rol que tuvo Bergoglio en la dictadura. "Considero que es una difamación berreta porque leyendo los argumentos del acusador, resultan infundados. Tengo muchos amigos militantes de los 70, incluido Emilio Pérsico, y dicen que es una mentira infame. Los movimientos sociales salieron a respaldarlo por su trayectoria", completó.