Domingo, 17 Marzo, 2013 - 11:13

Dios a las una

Dicen que el hombre siente la necesidad de creer en un Ser Superior.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Otros aseveran que conocieron a Dios, através de su Palabra, o porque logró que consideraban imposible, porque pudieron soportar situaciones interminables o difíciles, y también los hay, los que dicen que lograron sentir "paz en medio de la tormenta", o en la experiencia infantil de los domingos a la iglesia. aquellos que se lo presentó mamà o papà atravès del Padrenuestro, Lo cierto es que están los creyentes, los religiosos, los pasivos y los que entregan parte de su tiempo a hablar con Dios y los que entregan su vida a Dios.

Hablar con Dios, también es saberlo escuchar, guardar silencio para poder percibir una respuesta, respuestas que pueden ser el alivio conciliar el sueño, quitarse una culpa, tener fortaleza para comenzar un nuevo día, a veces recibir lo que pidió y muchas veces Dios hace esperar, para dar lo que considera mejor, aunque el hombre no lo entienda, "el por algo pasó".


Los que creen en Dios, saben de ésto. Aunque están los que niegan su existencia , pero muchos esperan pasivamente que El lo haga todo, o dicen esa frase : "Què Dios los ayude",ante la decepción o repiten "están a las buenas de Dios", porque están a la deriva, pero es una frase , quien sabe quien la creó, porque Dios no es abandónico.
Querrán decir quizás, que "sólo Dios los podrá auxiliar"

. Pero, Dios fue claro: "no te preocupes, pero ocúpate". El hombre necesita la intervención de Dios, y Dios quiere que el hombre se ponga en acción en obras, para sí mismo y para los demás, que a veces se puede sintetizar con ser solidario o simplemente no hacer mal al otro.
Están los que "creen" y los que" le creen". Por que Dios no miente, hace posible lo imposible para el hombre, y tiene una promesa y un propósito para cada uno.

A El, no hay que pedirle turno, está a disposición de la humanidad las 24 hs, pero al no ser transgresor, espera que el hombre lo llame y lo busque, y se encuentren através de la oración, que no es otra cosa que un diálogo fluido, personal e íntimo. Es como hablarle al oído.Las necesidades humanas son muchas y recurren a El a veces no por FE sino por desesperación.

Estamos en un tiempo muy especial, Es tiempo de reencuentro y reconciliación.
Muchos postergan ese tiempo de dedicárselo a El, o de tenerlo en cuenta, para hacer el Bien o hacer las cosas Bien, pero en el apuro cotidiano, "eso" queda para después, y el hombre a veces piensa "que espere, que hablará con El, pero después." Tal como la canción de Daniel Altamirano, "Dios a las una". Vale la pena escucharla.