Domingo, 17 Marzo, 2013 - 07:25

Anoche
La Presidente partió a Roma y mañana la recibirá el Papa

Será la primera audiencia de Francisco con un jefe de Estado.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La presidenta Cristina Fernández partió esta noche rumbo a Roma, Italia, para reunirse el lunes con el papa Francisco, quien abrirá así su audiencia con jefes de Estado, y el martes participará de los actos oficiales del Vaticano por el inicio del pontificado de Jorge Bergoglio.
La Presidenta, cuyo vuelo salió a las 21 desde el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery, tenía previsto viajar mañana, pero adelantó su partida con motivo de la audiencia que mantendrá con el Sumo Pontífice, informaron fuentes oficiales a DyN.
Si bien la Presidenta mantuvo una relación tensa y distante con Bergoglio como arzobispo de Buenos Aires y presidente del Episcopado, el Papa hizo un gesto hacia su país natal al recibir a Fernández como primer jefe de Estado de su agenda de audiencias oficiales.

Según informó hoy la Santa Sede, la audiencia tendrá lugar a las 12.50 hora de Roma, 8.50 de Argentina, en la Casa Santa Marta, donde el pontífice reside en forma temporal hasta que se traslade a su departamento en el Palacio Apostólico.
Fernández de Kirchner también asistirá el martes a la misa de entronización del nuevo Papa, a quien tras su elección le deseó una "fructífera tarea pastoral".
La Casa Rosada informó que la Presidenta irá acompañada por una comitiva de doce personas, entre funcionarios nacionales, legisladores y representantes de agrupaciones gremiales, industriales y de intendentes.

De la comitiva oficial participarán el canciller, Héctor Timerman; el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti; el titular de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez; el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro; y el diputado radical Ricardo Alfonsín.
Asimismo, viajarán los jefes de de la Conferencia Episcopal, José María Arancedo; de la Pastoral Social Argentina, Carlos Alberto Accaputo; el presidente de la UIA, José Ignacio de Mendiguren; el intendente y titular de la Federación de Municipios, Julio Pereyra; y los sindicalistas Antonio Caló, Omar Viviani, y Omar Suárez.
La del lunes será la primera audiencia de Francisco con un jefe de Estado, en lo que fue considerado un gesto importante del romano pontífice hacia la Argentina.
El miércoles, apenas conocida la elección de Bergoglio como Papa, la Presidenta envió un telegrama formal de felicitaciones.
"Es nuestro deseo que tenga, al asumir la conducción y guía de la Iglesia, una fructífera tarea pastoral desempeñando tan grandes responsabilidades en pos de la justicia, la igualdad, la fraternidad y de la paz de la humanidad. Le hago llegar a su Santidad, mi consideración y respeto", escribió Fernández.
Después un sector del kirchnerismo, dividido en sus opiniones en relación con el pontífice, acusó a Bergoglio de "vínculos" con la última dictadura militar, que ayer fue desestimado de modo contundente por el Vaticano.
El vocero vaticano, Federico Lombardi, rechazó la acusación al señalar que se trata de "una campaña difamatoria" orquestada por "una izquierda anticlerical para atacar a la Iglesia".

La relación entre la Iglesia y el gobierno kirchnerista se manejó siempre por estrictos canales "institucionales", pero tomó visos de enfrentamiento en marzo de 2005, cuando Néstor Kirchner echó a monseñor Antonio Baseotto del Obispado Castrense.
Kirchner y Bergoglio mantuvieron sólo un encuentro formal en agosto de 2004, además de otros dos ocasionales en 2006.
Con Cristina Fernández, la relación no fue tan tensa, incluso ella misma admitió haber "disfrutado" de la movida que suscitó la audiencia que mantuvo el 28 de noviembre de 2009 con el papa emérito Benedicto XVI, junto a su par chilena Michelle Bachelet.

La Presidenta recibió a la cúpula episcopal -integrada por Bergoglio, los arzobispos Luis Villalba, Arancedo y el obispo auxiliar Enrique Eguía Seguí- el 27 de noviembre de 2008, cuando la Iglesia le transmitió preocupación por las repercusiones laborales que conlleva la crisis financiera global.

En esa audiencia, la mandataria confirmó que iría a la misa en Luján del 22 de diciembre, con motivo de la mediación papal por el Canal de Beagle, cuando la Iglesia llamó a "dejar de lado" las diferencias y pidió un "reencuentro".
La anterior mesa ejecutiva -también presidida por Bergoglio, pero con Agustín Radrizzani en lugar de Arancedo- se había entrevistado con la primera mandataria el 19 de diciembre de 2007 en la Casa Rosada.

Fuente: 
Agencia DyN.