Sábado, 2 Marzo, 2013 - 19:08

Un aplauso para el piloto y para Alfonsín

Todos los que conocen a Ricardo Alfonsín saben que es un hombre muy inquieto y disperso, características que, en un viaje en avión, pueden convertirse en una verdadera atracción.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Sucedió en un último viaje de regreso de Mendoza a Buenos Aires. Incómodo con el asiento que le había tocado en la salida de emergencia decidió mudarse: no podía reclinar el asiento y leer cómodo las más de 200 carillas de transcripción del debate delSenado del acuerdo con Irán por el atentado a la AMIA.
Con los lentes en una mano, el resaltador en otra y las hojas anilladas abajo del brazo se sentó en otra butaca más adelante que estaba vacía, claro que con la mala suerte que lo hizo sobre el libro que estaba leyendo su ocupante, que se había levantado momentáneamente para ir al baño.
Resuelta la confusión con la pareja del hombre en cuestión, que no salía de su sorpresa tras despertarse con Alfonsín al lado, el diputado volvió a trasladarse junto a Ricardo Gil Lavedra en una de las primeras filas para seguir leyendo en paz... hasta que lointerrumpió una azafata para hacerle un pedido personal.
Caminó junto a ella hasta la cola del avión haciendo algunos gestos a los pasajeros en medio de carcajadas a fin de escuchar su problema con atención... y luego recibió su recompensa: a través de los parlantes, la azafata pidió un aplauso para él y luego lededicó ante todos el aterrizaje: "¡Para usted doctor!", dijo ella a través del micrófono mientras la nave descendía y él agradecía levantando las manos.
Fuente: 
NA