Viernes, 1 Marzo, 2013 - 20:23

Depresión post vacaciones: también en las mascotas

Los perros pueden sufrir cambios en su comportamiento como inapetencia, conductas destructivas o problemas de control de esfínteres. Y hasta quieren escaparse de la casa. Cuáles son los síntomas a detectar y cómo ayudarlos en la vuelta a la rutina.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Algunos perros, al igual que ciertas personas, sufren un período de depresión una vez que terminan las vacaciones.
Se había acostumbrado a disfrutar de la compañía de sus dueños, a pasear por la playa y a comer todo tipo de manjares. Y el regreso a la rutina puede resultar muy duro.
A diferencia de los niños, las mascotas no comprenden las diferencias entre el tiempo de descanso y el de obligaciones. Por eso, al regresar a casa pueden caer en una depresión.
Si el perro presenta cambios notables en su comportamiento, puede estar ante problemas psicológicos. Algunos de los síntomas que debemos observar son:
* Sufre falta de hambre.
* Tiene conductas destructivas.
* Hace movimientos repetitivos.
* Tiene problemas de control de esfínteres.
* Intenta escaparse del hogar.

Consejos para adaptarse a la rutina
Podemos ayudar a nuestra mascota para que el período de adaptación sea lo menos traumático posible. Algunas opciones son:
* Durante las vacaciones, nuestro perro practicó una gran cantidad de actividad física y ahora está obligado a volver al ocio. Podemos entretenerlo con paseos y juegos.
* Para ordenar la sensación de apetito que despiertan las vacaciones conviene repartir el alimento diario en un mayor número de porciones, pero de menor cantidad. De esta manera, se disminuirá la ansiedad que se puede producir al tener más tiempo desocupado.
* Llevarlo al médico veterinario para realizar un chequeo físico completo y determinar, por ejemplo, si tiene pulgas y/o garrapatas. Se deben revisar las orejas y el cuello, que son lugares donde se pueden encontrar estos parásitos.

* Para reducir los niveles de estrés, una alternativa es bañarlo con agua tibia y aplicar un champú específico para mascotas. También podemos darle suaves masajes con cremas: si el perro nadó en el mar y se revolcó en la arena, lo más seguro es que su piel se encuentre deshidratada.
Fuente: 
Entre mujeres