Sábado, 16 Febrero, 2013 - 11:32

Debate entre cardenales
El Vaticano admite que el cónclave para elegir nuevo Papa podría adelantarse

Según Federico
Lombardi, portavoz del Vaticano, podría empezar "antes del 15 de marzo".

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El cónclave para
elegir al sucesor de Benedicto XVI, que decidió renunciar por
"falta de fuerzas" podría empezar "antes del 15 de marzo", indicó
este sábado el portavoz del Vaticano, el jesuita Federico
Lombardi.

Según la constitución apostólica, el cónclave tiene que empezar
"entre un mínimo de 15 días y un máximo de 20" desde que se
decrete la llamada "sede vacante", fijada para el próximo 28 de
febrero a las 20:00 (hora local), el momento que Benedicto XVI
eligió para abandonar el trono.
"La situación esta vez es diferente, porque la constitución
habla de 15 a 20 días para dar tiempo a los cardenales de llegar a
Roma. En este caso es posible que todos los cardenales hayan
llegado y no haya que esperarlos. Se puede interpretar la
constitución", dijo Lombardi.

El tema está siendo debatido por los mismos cardenales y "es
posible que nuestras autoridades sometan al voto ese tema el mismo
día que empieza la "sede vacante" dijo.
Los cardenales están "profundamente afectados" tras la decisión
de renunciar del Benedicto XVI e intentan "enfocar el alcance y el
significado" de ese gesto", añadió el portavoz del Vaticano.

En total 117 cardenales tendrán derecho a voto (por tener menos
de 80 años) en el cónclave que elegirá, dentro de la Capilla
Sixtina, al nuevo Papa con una mayoría de dos tercios.
Tras su renuncia, Benedicto XVI se trasladará a la residencia
veraniega de los papas, en Castelgandolfo, en las afueras de Roma,
donde "permanecerá unos dos meses", aseguró Lombardi.
"Creo que permanecerá allá hasta finales de abril o inicios de
mayo mientras remodelan la nueva residencia en el Vaticano",
precisó.

La nueva residencia de Benedicto XIV será un monasterio dentro
del Vaticano, donde vivirá también su secretario personal, el
religioso alemán Georg Gänswein, y varias monjas que trabajan a su
servicio.

Fuente: 
AFP-NA