Lunes, 11 Febrero, 2013 - 10:15

Según diario europeo
Los principales papables

Por primera vez en la historia hay grandes probabilidades de que el próximo Sumo Pontífice sea un estadounidense.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Tras la renuncia de Benedicto XVI ya
se piensa en quién podrá sucederle. El último cónclave, en noviembre,
marcó un cambio de rumbo.
La incorporación de seis nuevos miembros al
colegio de 120 cardenales electores era poco en términos numéricos, pero
era la primera vez que una nueva «hornada» no incluía ningún italiano
ni ningún europeo. Esto abría todavía más las puertas de América, el
continente donde viven más de la mitad de los católicos del mundo.
En primera línea para suceder a Benedicto XVI están dos estadounidenses. He aquí los perfiles de los papables:

TIMOTHY DOLAN
Estadounidense,
62 años, arzobispo de Nueva York. Es amistoso, gran intelectual, buen
gestor y apasionado del béisbol. Un talento natural para la nueva
evangelización.
Timothy Dolan, cardenal de Nueva York, deslumbró al colegio
cardenalicio hace un año, el pasado 17 de febrero, un día antes de
recibir la birreta roja. El Papa le había encargado hablar sobre la
«nueva evangelización» a todos los cardenales del mundo y el presidente
de los obispos americanos les fascinó por su profundidad evangélica y su
optimismo. Dolan volvió a brillar en octubre en el Sínodo mundial de
Obispos sobre la nueva evangelización, en octubre de 2012, un tema que
obligaba a la Iglesia a planear su propio futuro en un clima cultural
adverso
MARC OUELLET
Canadiense,
68 años. Prefecto de la Congregación para Obispos. Canadiense
francófono, habla inglés, italiano y español. Gran teólogo, es uno de
los princi pales colaboradores del Papa.

DONALD WUERL
Estadounidense,
72 años. Arzobispo de Washington. Si no hubiera escogido el sacerdocio
sería probablemente senador de los EE.UU. Buen teólogo, intelectual y
comunicador.
El Papa le encargó el informe inicial del pasado Sínodo.
Wuerl se reveló como líder con un programa de gran envergadura y una
excelente síntesis de los debates.
ANGELO SCODA
Italilano. 71 años. Arzobispo de Milán. Hijo de camionero. La diócesis
de Milán no le aceptó al sacerdocio por demasiado liberal. Gran teólogo.
CHRISTOPH SCHÖNBORN
Austriaco. 67 años. Arzobispo de Viena. Filósofo, psicólogo, teólogo y
predicador. Destacado discípulo de Ratzinger. Presidente de los obispos
austriacos.

LUIS ANTONIO TAGLE
Filipino. 55 años. Arzobispo de Manila. Activo protagonista en redes
sociales. Miembro de la Comisión Teológica Internacional. Sabio y
simpático.
Los italianos son el 5 por ciento de los católicos del
mundo, pero suman el 25 por ciento de los cardenales electores. De cara
al futuro, el discreto apoyo de algunos cardenales a la «opción
norteamericana» de Dolan o Wuerl favorece la alternativa «intermedia»
del cardenal Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos,
cuyos partidarios evitan un queme antes de tiempo. El arzobispo de
Milán, Angelo Scola, es la gran esperanza de los italianos y de muchos otros que aprecian su altura teológica y su línea ratzingeriana.
El cardenal de Viena, Christoph Schoenborn,
no es «papable» sino «gran elector». En el 2005 convenció a sus
partidarios para que votasen a su maestro, Joseph Ratzinger. Su actitud
sigue siendo la misma: orientar votos hacia el mejor.
Ese mismo papel jugará el arzobispo de Manila, Luis Antonio Tagle.
Con solo 55 años, el segundo cardenal más joven de la Iglesia es ya un auténtico líder por el peso de su palabra.
Entre los cardenales americanos hay que contar también a Sean O?Malley, arzobispo de Boston, y Odilo Scherer, arzobispo de Sao Paulo.
Entre los europeos con futuro, a Peter Erdö, arzobispo de Budapest y presidente del Consejo de Conferencias Episcopales de Europa, sin olvidar a Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon y primado de las Galias, y a Reinhard Marx, arzobispo de Múnich.
El nuevo rostro de África es el cardenal guineano Robert Sarah,
presidente del Pontificio Consejo «Cor Unum», encargado de ayuda
humanitaria. El liderazgo práctico en la Iglesia católica es ahora
plenamente internacional. Y las buenas opciones vuelven a abundar en un
abanico cada vez más amplio.

Fuente: 
ABC.es