Martes, 11 Diciembre, 2012 - 13:00

San Miguel de Tucumán
Causa Marita Verón: la sentencia se conocerá pasadas las 17

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Hablaron ante el tribunal los últimos cuatro acusados en el caso.

Los cuatro acusados que restaban dirigirse al tribunal por última vez antes de la sentencia por el secuestro y sometimiento a la prostitución de María de los Ángeles "Marita" Verón, negaron esta mañana su participación en el caso.


Tras las últimas palabras de Azucena Márquez, los hermanos Gonzalo "Chenguita" y Fernando "Chenga" Gómez, y la madre de estos, Irma Medina, los jueces pasaron a deliberar y llamaron a regresar a la audiencia a las 17, a fin de dar a conocer el veredicto que, se estimaba, sería leído alrededor de las 18.



Medina, mencionada durante el juicio como una "gran madama" en La Rioja y quien habría tenido en uno de sus burdeles a Marita, negó todo vínculo con el caso y aseguró ser "totalmente inocente".


Asimismo, la mujer, para quien la Fiscalía pidió una condena a 25 años de prisión, relacionó la acusación con su "militancia en el menemismo" y criticó a Susana Trimarco, madre de la joven desaparecida hace más de 10 años.


"Júzguenme por todo lo que quieran, menos por la causa Verón. Durante años, todos buscaban a Marita pero nadie la veía, salvo esas chicas", sostuvo en referencia a las testigos de identidad reservada que la acusaron durante el proceso. "Ni la SIDE de la (ministra Nilda) Garré ni la Gendarmería, nadie la encontraba", puntualizó en referencia a las jóvenes que presuntamente trabajaban para ella.


Medina felicitó a Trimarco por su lucha contra la trata de personas, pero dijo ser víctima de una "causa armada" que es "una farsa", y afirmó tener su conciencia tranquila.



"Yo tenía whisquerías, no prostíbulos, no es lo mismo. Yo he sido prostituta desde los 13 años, hice la calle porque la sociedad me obligó", reveló Medina.


Luego recordó que, cuando se dijo que ella pudo haber enterrado a víctimas de trata en sus locales, "levantaron todo y no había nada", tras lo cual aseguró que "pueden excavar y no encontrarán ningún cuerpo, porque nunca se mató a nadie". "Las chicas (que trabajaban para ella) eran damas de compañía. Había piezas, pero para el mejor estar" de las jóvenes que pasaban por allí, aseveró.


Por su parte, uno de sus hijos mellizos, Fernando "Chenga" Gómez, sindicado como pareja forzada de Marita, con quien habría tenido un hijo, reclamó a los jueces que "no se condene por indicios, por dichos", sino que "dicten un fallo ejemplar".


El acusado, quien podría ser condenado a 25 años de cárcel, pidió a los magistrados que "no hagan caso al poder político que los quiere presionar".


"Yo no tuve derecho a defenderme: mi suerte está echada", consideró, a la vez que sostuvo que "nunca" conoció a la víctima.


Asimismo, denunció que supuestamente le pidieron "60.000 pesos" para desvincularlo de la causa y "concentrarla en Santiago del Estero, pero no los tenía". Luego opinó que "Trimarco hace bien en luchar contra la trata, pero no en juzgar a inocentes" y estimó que "no hay pruebas y la acusación es débil" como para condenarlo.


"Yo no voy a decirles que soy un santo, pero tampoco maté ni violé a nadie. Esta es una causa armada y la prensa ha tomado partido por Trimarco y no ha sido objetiva", acusó.

Su hermano, Gonzalo "Chenguita" Gómez, por su parte, denunció supuestos apremios ilegales cuando estuvo en una sede policial de Tucumán, luego de haber sido trasladado desde La Rioja, al comienzo de la investigación.


"Me pegaron hasta más no poder y estaba presente (el policía retirado Miguel Ángel) 'Chuchuy' Linares", señaló, para luego también alegar inocencia, aunque la Fiscalía solicitó para él una pena igual a la de su madre y su hermano.


En tanto, la imputada Azucena Márquez también se centró sobre Trimarco y aventuró que la "condenarán por el fracaso de una mujer, que fracasó como madre, como esposa, como abuela".


"Soy inocente y esto es un circo", sentenció, tras lo cual aseguró no encontrarse bien porque la causa "mató" a su marido, quien falleció el mes pasado.


"Si no tengo una condena justa, mi hijo queda sin padre y sin madre por una injusticia", concluyó la mujer, quien habría regenteado un prostíbulo donde habría sido sometida Marita por lo que la fiscalía solicitó una pena de 12 años y seis meses de prisión.