Sábado, 8 Diciembre, 2012 - 21:56

¿Cambio de tendencia?

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Desde mediados de noviembre comenzó a observarse un cambio en la tendencia de las cotizaciones, particularmente en maíz y soja, en el mercado de Chicago.

Ello obedece a varios puntos que venimos advirtiendo en los últimos meses. Entre los más destacados vemos a) una fuerte incertidumbre en las expectativas de la cosecha gruesa del Hemisferio Sur, b) un ritmo de la demanda sostenido, particularmente de China, que supera holgadamente lo adquirido a la fecha en relación a lo del ciclo anterior, c) una persistente sequía en los Estados Unidos que continua preocupando a los operadores.
Sin dudas las demoras en la siembra de maíz y especialmente de soja ???con mayores limitaciones en su época de implantación- en la mayoría de los países del Mercosur como consecuencia del exceso hídrico que soporta la región, en el marco de un claro evento "Niño", hace temer por el volumen final de la cosecha.
Si bien los cultivos crecen con recursos óptimos, existen muchos lotes anegados y otros tantos que no pudieron aun sembrarse por lo cual ya se empieza a inferir menor rendimientos unitarios en ambos cultivos.
Recordemos que luego del "fracaso" de la zafra norteamericana, se apostó a la de estas latitudes, para mantener una oferta importante que satisficiera las demandas sostenidas que se presentan y pudieran recomponer los bajos niveles de existencias finales.
Si bien es factible que las cosechas sigan siendo muy importantes, las actuales condiciones climáticas alejan la posibilidad de alcanzar récord regionales que inviertan los números de las variables citadas.
A ello se suma una fuerte demanda importadora en ambos granos. Respecto del maíz, el saldo exportable de los Estados Unidos está reducido en no menos de 10 millones de toneladas, por lo cual es necesario contar con un volumen tal en Brasil y Argentina que permita abastecer un sinnúmero de destinos que ante la escasez de otros forrajes se presentan muy ávidos por este cereal.
En el caso de soja, se observa un adelantamiento de las compras Chinas, que permite inferir una nueva expansión en sus compras y por ende una demanda sostenida no solo de poroto sino también de aceite a lo largo del ciclo.
Finalmente, las condiciones de humedad en los suelos en Estados Unidos siguen siendo muy limitadas, por lo cual y ante un pronóstico para el próximo trimestre de persistencia de sequía, se crean serios interrogantes en el desarrollo de los cultivos de cosecha fina en ese país.
También en las futuras reservas hídricas para la cosecha gruesa, que debe ser exitosa si se pretende equilibrar la oferta con la demanda y recomponer los muy bajos stocks finales.
En ese marco, muchos fondos que habían liquidado gran parte de las posiciones, empezaron a ver con atención el desarrollo de los acontecimientos y retornando a estos commodities como alternativas de inversión.
Ello se reflejó con alzas en los mercados, particularmente en las posiciones cercanas y en menor medida en las coincidentes con la salida de la zafra sudamericana, aunque atenuando la fuerte inversión que se registraba tan solo un par de meses atrás.
Por esto, resulta muy importante el seguimiento de estas variables a fin de poder inferir el comportamiento de los precios y por ende los momentos oportunos de venta.
(*) Especial para NA