Martes, 4 Diciembre, 2012 - 13:09

Centro Mandela
Supuestas falencias de la Justicia Federal
Críticas a la investigación del caso Tatiana: el llamado anónimo no estaría registrado en el expediente

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Además indicaron que tanto el remisero Cabeza como una mujer detenida el mismo día fueron torturados por la policía.

La entidad conducida por Rolando Núñez, relató diversos quiebres en el proceso e investigación, en la etapa federal, tras el asesinato de Tatiana Kolodziey.

Entre las críticas Núñez carga contra el procedimiento del Fiscal Sabadini y plantea la duda sobre la existencia en el expediente de la supuesta llamada que dio el paradero de Tatiana. Afirma que "el hallazgo del cuerpo se produjo de otra manera".

Denuncia además "torturas y tormentos" por parte de la policía, no sólo al único implicado Ernesto Cabeza, sino también a una mujer a la cual habrían apremiado para conseguir información sobre el paradero de la radióloga.

DETALLES DEL PROCESO
Datos textuales del comunicado del Centro Mandela: "El fiscal Sabadini, sorprendentemente, atribuyó el hallazgo del cadáver de Tatiana a un llamado anónimo al que se refirió en sus múltiples salidas en los medios de comunicación. Sin embargo, tal llamada no se encontraría registrada en el expediente; por lo tanto, no existe o se omitió registrarla para que a través del seguimiento y entrecruzamiento de llamadas se determinara su titular para que declarara en la causa. En realidad, el hallazgo se produjo de otra manera y en circunstancias diferentes a como se informara a la opinión pública.

Los probablemente cierto es que la llamada no existió, como ha ocurrido en otros casos resonantes, uno de ellos que formó parte de las internas corporativas de la justicia federal en ocasión de tramitarse unas de las causas en las que se investigan los delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar.

Cabeza fue sometido a torturas y tormentos
Cabeza fue apresado poco después de que se denunciara la desaparición de Tatiana. Lo posibilitó el seguimiento y entrecruzamiento de las llamadas telefónicas. Desde que fue detenido comenzaron los sometimientos y los castigos que rutinariamente aplican algunos policías por órdenes de los superiores, aunque muchas veces lo hacen por su cuenta. Como preso viejo, Cabeza aguantó los castigos usuales, que luego se hicieron más crueles y que comprendió la utilización de una 'picana'.


Al cabo de las sesiones de torturas y de tormentos, que Cabeza habría transmitido al fiscal Sabadini según la declaración que prestara en la Fiscalía de Investigación Nº 2, confesó el hecho e informó a los policías el lugar donde se estaba el cadáver de Tatiana.



Después de la confesión, sacaron a Cabeza de la fatídica Brigada de Investigaciones, que ahora tiene un nombre más moderno y eufemístico, donde durante la dictadura militar y ya durante la etapa democrática se torturaba y se aplica tormentos hasta el día de hoy, ante la permisividad, complacencia y ventajas de los funcionarios y poderes del Estado. Lo llevaron esposado. En la jerga policial represiva, lo hicieron "flotar".
Después, Cabeza localizó el cadáver de Tatiana en el lugar en donde se encontraba. La patrulla policial estaba dirigida por el propio jefe de la Brigada, Comisario Emilio Gómez. No estarían presentes el fiscal federal ni el defensor oficial, de modo de que este acto fue nulo y de allí derivaron los restantes errores procesales y las graves omisiones que cometió Sabadini en el trámite de su investigación.
El peor de los errores consistió en que no realizó el acta en la que se debe plasmar el hallazgo de un cadáver que proviene de un delito, con toda la descripción que rigurosamente se debe hacer.

Algunas tensiones en la justicia chaqueña
Una mención separada merece la intervención de los técnicos y profesionales del Instituto Médico Forense y del Gabinete Científico.


El caso Tatiana produjo un efecto bastante negativo en el seno de estos organismos agrupados en el IMCIF. Si Tatiana fue o no violada fue un factor que excedió el debate y las posiciones científicas. Otros ingredientes formaron parte de los roles, posiciones y conclusiones que se produjeron en la interna de estos espacios que se suponen neutrales y científicamente asépticos.
Incluso, derivó el pedido de sumarios por cuestiones casi incomprensibles tomándose en cuenta el contexto social e institucional que se generó a partir de que se conocieran las primeras noticias del penoso y trágico final de Tatiana. No obstante ello, el informe de autopsia se entiende que fue impecable por su rigurosidad y porque estuvo precedido de los informes anatomopatológicos, químicos, toxicológicos y ADN que fueron realizados pese a algunas presiones para que no se dictaminara positivamente sobre el abuso sexual.


Más torturas y tormentos
El lunes 22 de octubre, C.P.L. denunció en la justicia penal que fue sometida a torturas y tormentos en la Brigada de Investigaciones en el marco de las actuaciones policiales para esclarecer las circunstancias de muerte y asesinato de Tatiana.
La denunciante, que es una joven mujer que vive en Barranqueras, señaló que fue detenida aproximadamente a las 23 hs. del sábado 20 de octubre, o sea el mismo día en que habrían abusado y que asesinaron a Tatiana.
La localización y detención de estas personas se facilitó por el seguimiento de las llamadas a partir del celular de Cabeza. En la detención, que se produjo en el domicilio de esta persona, participaron tres mujeres policías y varios hombres.


Denunció que la subieron a una camioneta y que la llevaron "abrazada fuerte del cuello y por momentos no me permitían respirar. Yo le pedía que me suelte porque no podía respirar. La mujer (policía) me dijo ahora cuando lleguemos vas a entender" Luego, la denunciante continuó detallando como fueron los castigos que le aplicaron; dijo "el policía se levanta y me deja sola con las tres mujeres que me hicieron sacar toda la ropa y que me arrodille en el piso.

La misma que me tenía del cuello en la camioneta enchufa algo.
Cuando me doy vuelta para ver que era me pega una trompada en la espalda y me dice que me de vuelta y no mire??? la mujer me tocaba en la espalda con eso que había enchufado y me quemaba".
Después, la denunciante agregó que unos de los policías le dijo que "le iba a poner cocaína y me iban a detener. Todo el tiempo me basureaban, me decían que quería que lo traiga (a Cabeza) y lo caguen a trompadas delante mío". Horas después C.P.L. fue retirada por su padre desde la misma Brigada de Investigaciones, en condiciones teóricamente desconocidas por el fiscal federal Patricio Sabadini", concluye el mismo.