Domingo, 2 Diciembre, 2012 - 10:46

En medio de una torrencial lluvia
Tenían 10 y 14 años
Dos hermanos murieron al caer en un desagüe y hallaron sus cuerpos en el Paraná

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Jugaban bajo la lluvia en una de las calles de Misiones cuando fueron arrastrados por el agua.

Dos hermanos de 10 y de 14 años murieron en Misiones al caerse en un desagüe, en medio de una torrencial lluvia, y sus cuerpos fueron rescatados horas más tarde en el río Paraná, a unos 100 metros de la costa, confirmó hoy la policía provincial.
Las víctimas fueron identificadas como Jonathan Ariel y Patricio Hernán Echeverría, quienes jugaban bajo la lluvia en una de las calles principales del municipio de Garupá, vecino a Posadas, cuando fueron arrastrados por el agua hacia un desagüe.
Un amigo de los hermanos, también menor de edad, fue testigo del momento en que ambos fueron literalmente tragados por el canal de 1,5 metros de alto por 2,5 de ancho y dio aviso a los familiares que rápidamente improvisaron tareas de rescate con vecinos de la zona, alrededor de las 15:30.
Ante las dificultades por la cantidad de agua y los riesgos que representa el conducto, ya que se trata de una de las bocas de la red principal de la zona urbana, intervinieron policías, bomberos y efectivos de la Prefectura Naval Argentina que ampliaron la búsqueda hasta el río Paraná.
Una hora más tarde, buzos de la Prefectura y efectivos del Grupo de Operaciones Especiales de la policía provincial hallaron en el Paraná, a unos 100 metros de la desembocadura del desagüe urbano, el cuerpo de Patricio y alrededor de la 19 fueron rescatados los restos de su hermano Jonathan.
Por decisión de la justicia de instrucción de turno, los cadáveres fueron remitidos al área forense para la realización de la autopsia correspondiente, en tanto se dispuso la continuidad de la investigación para determinar con precisión las circunstancias que precedieron a la tragedia.
De acuerdo con testimonios de lugareños, los tres chicos llegaron hasta la avenida principal para jugar en el torrente que, en cada lluvia, se forma en el lugar, sin dimensionar el peligro de la cercanía de la boca de desagüe que desemboca en el río Paraná.
En un descuido, no lograron superar la fuerza de la corriente y a pesar de los pedidos de auxilio, fueron tragados por el conducto, en una jornada de diversión que terminó en tragedia para los habitantes de la localidad de Garupá, que conforma el Gran Posadas por su vecindad.
Fuente: 
DyN