Miércoles, 28 Noviembre, 2012 - 18:01

Busco a mi mamá

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Morena, es una hermosa joven Licenciada en letras.

Su vida transcurre para los demás de manera normal, del trabajo a su casa, se ha casado con Sebastián y tiene tres niños de 6 años a 4 meses. Se podría decir una hermosa familia.

Pero Morena, hasta hace muy poco necesitaba resolver un gran vacío: encontrar a su madre biológica. Luego de una ardua búsqueda que tardó años, que luego apelando a internet pudo dar con la mujer que vivía en el sur: Rosa, quien pese a sentirse sorprendida por la noticia de ser localizada aceptó un encuentro con quien es su esposo, y se dieron cita en Capital Federal, una confitería no muy concurrida.

Primero se miraron casi con asombro, como buscando un rasgo común, Morena para confirmar, Rosa para contestar o negar. Los ojos rasgados y las largas pestañas remarcadas por gruesas cejas fue uno de los detalles familiares.


Morena tímidamente avanzó hacia un abrazo, que Rosa aceptó con flacidez y debilidad, lenguaje contundente que no sentía la misma emoción. Ella era su madre, pero no se sentía "su mamá".


La conversación se desarrolló con cortesía aunque tensa con un poco de presentación primaria: donde vivían, cuantos eran, y un ¿como estás?

El lugar público no era propicio para intimar, ni reproches o demandas. Eran desconocidas. Además, la despersonalización en la mirada de Rosa, hasta su incomodidad, dio pautas a Morena que no estaba frente a "su mamá", sino a una señora.

Luego de intercambiar algunos números telefónicos y direcciones se despidieron.
Rosa sentía alivio. Morena, había develado un misterio: "las madres sienten un vínculo, sentimientos de posesión o abandono". La convivencia , tal como la de su madre de corazón, permite "mamar" día a día, el crecimiento con quien se establece lazos indestructibles. Rosa, es una mujer, sí, sólo una mujer que la tuvo en su vientre sin conocerla.

Morena se enjugó su última lágrima y dijo: LISTO.

El instinto maternal es natural pero también se desarrolla, tal como se propicia en el plan de Madres canguros del Hospital Perrando, entre las mamás y los prematuros.

Y muchas veces un daño cerebral provoca reacciones en la conducta impensables: "Las piezas fundamentales de sistema endocrino son las hormonas y las glándulas. En calidad de mensajeros químicos del cuerpo.



La principal responsable del coraje maternal es una hormona llamada oxitocina, sintetizada por el hipotálamo, la glándula cerebral que controla reacciones biológicas como el hambre, la sed, el miedo o la ira". Los reptiles no tienen esa glándula, y abandonan sus crías.


Es para re- pensar, cuando muchas veces "se devuelve" un niño a su madre, que por ley le corresponde , pero "clínicamente" es una madre abandónica, incapaz de cumplir el rol.


"Cuerpo, mente y espíritu" No es una frase al azar, la mente y el espíritu hacen de espejo en el cuerpo, y a veces el cuerpo se apodera de la mente con sus pensamientos, sentimientos y conductas.

No es un pensamiento abstracto que las emociones sanan o enferman.

Morena, fue tratada por anorexia.

(*) [email protected]