Domingo, 25 Noviembre, 2012 - 10:28

Mordaza judicial
Clarín denunció a Caballero, Russo y Vicente por incitación a la violencia

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Es un escrito de 35 páginas y el delito implica un penas de tres a seis años de prisión.

La denuncia lleva la firma del abogado del Grupo Clarín S.A., José María Sáenz Valiente "juntamente con sus letrados patrocinantes Hugo Wortman Jofré y Alejandro Pérez Chada". Desde Tiempo Argentino, el diario que dirige Caballero, cuestionaron que la pretensión, de cara al 7D, de "defender la pluralidad de voces frente al embate despiadado de un sistema (democrático) que intenta imponerle la descabellada idea de adecuerse a lo que dicta una ley (de la democracia)", es falsa.
"Clarín miente. Miente y, además, persigue a periodistas. Miente y, además, quiere meter presos a periodistas por el sólo hecho de opinar distinto al Grupo", sostienen. "Así de claro. Así de grave".
Lo que desde el diario oficialista califican como una bravata judicial, es una denuncia penal contra el periodista Roberto Caballero, su director-fundador, a quien acusan de ser uno de los "instigadores y determinadores del delito de incitación a la violencia colectiva en perjuicio tanto del Grupo Clarín como sus directivos en particular". Según el Artículo 212 del Código Penal, el delito prevé penas de prisión de tres a seis años.
Además estiman que "los hechos denunciados podrían encuadrar en la figura de coacción agravada", prevista en el artículo 149 bis del Código Penal, segundo apartado: dos a cuatro años de prisión. Desde el medio kirchnerista dicen que está más que claro: "al fundador de Tiempo Argentino lo quieren ver en cana, o en su defecto ?más atenuado?, acorralado en el silencio, con un bozal judicial".
A Caballero lo denuncian a partir de un textual de su participación en "678", de la TV Pública, del 4 de octubre, a propósito del conflicto de Gendarmería y Prefectura: "¿Qué creo yo, digamos, que es lo que está sucediendo? Obviamente esto es un intento de desestabilización, cuando vos a la gente le mostrás por televisión que las fuerzas que están para ocuparse de la seguridad, y de la tranquilidad, y de la paz de los ciudadanos de un país, en realidad toman posturas o deciden situaciones que alteran esa paz, la gente se agarra la cabeza y dice 'en qué país estamos'. Y la verdad que me parece que esto forma parte de una estrategia de incendio de la calle, que tienen ciertos grupos concentrados, básicamente el Grupo Clarín, de aquí al 7 de diciembre, que obviamente conecta muy bien con la antipolítica, conecta muy bien con los sectores de derecha que hay en la sociedad reaccionaria, un núcleo reaccionario muy duro de la sociedad argentina, pero también provoca quizá que vuelvan los peores fantasmas, ¿no? Digo, cuando uno ve un uniformado haciendo lo que no es su función específica, a cualquier argentino se le eriza la piel."
La denuncia penal (causa 12383/2012) radicada el jueves 22 de noviembre en el Juzgado Federal 9, a cargo del magistrado Luis Rodríguez, también alcanza a la periodista de Página/12 y panelista de 6,7,8, Sandra Russo, por el mismo presunto delito que en el caso anterior.
En la página 11 del escrito se lee: "Concretamente, la periodista Sandra Russo, luego de los conocidos ?cacerolazos? del día 13 de septiembre de 2012, expuso en el programa televisivo 6,7,8 emitido por TV Pública, Canal 7, las siguientes expresiones: 'Son las cacerolas de Clarín' y agregó 'en este núcleo de veneno, es difícil que pueda salir algo bueno'. Luego continuó diciendo 'en los noventa hemos salido innumerables veces, pero en estas marchas hay veneno, y además si logran la destitución, ¿qué pasaría el día después?'"
Mismo caso, misma denuncia para el periodista deportivo y relator de Fútbol para Todos, Javier Vicente. El sábado 6 de octubre, a las 18:28 horas, Vicente dijo: "Esto es Fútbol para Todos, para el parcial Estudiantes 0 - Quilmes 0. Fútbol para todos, el mejor antídoto a la cadena del miedo y del desánimo: Cadena con fecha de vencimiento, 7 de diciembre." Para los abogados del multimedios la expresión podría encuadrase en "incitación a la violencia colectiva".
En la denuncia criminal de Clarín también son mencionados los otros integrantes del ciclo 6,7,8 Nora Veiras, Orlando Barone y Edgardo Mocca, y un invitado eventual al programa, el director del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, Eduardo Jozami. Aunque en el caso de ellos, luego son omitidos en la denuncia en la página 29, cuando se detalla "hasta el momento y sin pretensión de taxatividad" los nombres de quienes según los abogados del holding "han desempeñado el rol de principales propaladores del mensaje gubernamental contra el Grupo Clarín".
En el listado, a modo de síntesis del escrito, se incluye al legislador porteño del Frente para la Victoria Juan Cabandié; al diputado nacional del mismo partido, Edgardo Depetri; al ministro de Justicia, Julio Alak; al secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini; y al titular de la AFSCA, Martín Sabbatella; "recientemente nombrado para la ejecución de la Ley de Medios".
En el ítem III.A. "Antecedentes" de la presentación, interpretan "el contexto actual que hace a la relación entre el Grupo Clarín y el gobierno nacional", para enmarcar los hechos denunciados. Ahí definen que "el diario Clarín es el de mayor circulación y cantidad de lectores a nivel nacional. De allí, que su voz tenga un alto impacto a la hora de comunicar los principales sucesos del quehacer nacional".
En el párrafo siguiente apuntan que "en los últimos años se ha desatado una verdadera campaña tendiente a desprestigiar no sólo a los medios que forman parte del Grupo Clarín, sino a todos aquellos medios cuya línea editorial no resulta afín al partido de gobierno (?) este accionar evidenciado por el partido oficialista conlleva una seria afectación de la libertad de opinión y de expresión, garantías reconocidas tanto en la Declaración Universal de los Derechos Humanos como en nuestra propia Constitución Nacional".
Tiempo Argentino también reproduce la campaña publicitaria del Grupo Clarín, de reciente aparición: "Ahora sí la libertad de expresión está en juego: un grupo empresario pide cárcel para quien opina distinto. Y lo hace en el marco de una campaña de autovictimización a días del 7D. Para el multimedio, por lo visto, la libertad de expresión es sólo un buen slogan para explotar en sus avisos propagandísticos: "María Laura no opina necesariamente como Santo. Zlotogwiazda y Tenembaum no son iguales a Bonelli y Edgardo Alfano. Chiche. ¿Hay otro igual a Chiche? Pettinato no va a coincidir con Joaquín Morales Solá, o sí. (?) Roa opina sobre lo que él piensa y el pensamiento del colorado Kirschbaum no tiene por qué hacerte reír, como se ríen con Borensztein, que es muy distinto a Nelson Castro. Coinciden en su verdad, pero son muy distintos. Julio Blanck y Eduardo Van der Kooy, tal vez tengan otro código. Que quizás no se parezca al de Pepe Eliaschev. Y si los ponemos a todos a discutir sobre algún tema de la actualidad, la polémica podría durar años. Eso es porque pueden opinar, y tienen un lugar donde hacerlo. El mismo lugar donde opinan Suar y Tinelli. Y donde lo pueden hacer Susana Viau y Débora Pérez Volpin. (?) Todas estas voces, por ser tantas y tan diversas acreditan la libertad y la elección. Lanata es único, como todos los periodistas del grupo. Un Grupo Clarín que también tiene opinión. Independiente, incluso de sus periodistas. Independiente como vos cuando nadie te convoca y salís a opinar a la calle y pedís que te escuchen y te respeten (?) Un grupo que piensa que es un momento muy especial del país. Un momento donde no hay que tenerle miedo, ni siquiera al miedo. Si peligra la libertad de prensa, que no peligre la libertad de pensar."
Por Gustavo Cirelli.
Fuente: 
Tiempo Argentino.