Martes, 20 Noviembre, 2012 - 21:15

El primer paro nacional en la era K

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Para las organizaciones sindicales fue "un éxito" y amenazaron con nuevas medidas de fuerza. Para cristina fue "un apriete". A nivel local, repercutió fuerte en el Gran Resistencia.


El primer paro nacional de la era kirchnerista se sintió hoy con fuerza en gran parte del país, fortalecido por piquetes en rutas y accesos, y fue considerado un "éxito" por las organizaciones sindicales convocantes, que amenazaron con nuevas medidas de fuerza. La presidenta Cristina Kirchner afirmó hoy que la medida de fuerza de la CGT y la CTA opositoras "no fue una huelga, ni un paro, ni siquiera un piquete" sino "un apriete y una amenaza".

EN RESISTENCIA
La medida de fuerza nacional convocada por la CGT y CTA repercutió fuertemente en el Gran Resistencia y sumado a los paros que afectaron gran parte de los servicios públicos también durante toda la mañana hubo protestas en diversos puntos de la capital chaqueña.
En el acceso norte, la MCC y el Movimiento 20 de Diciembre mantenían cortado la avenida Sarmiento a la altura del terraplén. El corte era total y según comentaron, miembros de esa organización también llevaban a cabo piquetes en Sáenz Peña, Villa Ángela y Castelli.
El gremio de camioneros, junto a distintos movimientos sociales cortó durante el mediodía el acceso norte a Resistencia.
En el microcentro, puntualmente frente el Nuevo Banco del Chaco también había cortes por reducidos grupos del MIJD y Proyecto Sur. También había un grupo de Sitech Federación que se apostaron en el anexo legislativo.
Las Estaciones de Servicio también estaban de huelga (por el paro de playeros)
MOYANO SOSTUVO QUE EL ACATAMIENTO "FUE MUCHO MAYOR" A LO PREVISTO
El líder de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, sostuvo hoy que el nivel de acatamiento al paro nacional fue "mucho mayor" a lo que preveían y pidió a lapresidenta Cristina Kirchner que "escuche el silencio de las calles".
El camionero se pronunció de esa forma al brindar una rueda de prensa en la sede de la CGT de Azopardo, acompañado por los dirigentes de su central y los demás organizadores de la huelga, entre ellos el titular de la CTA opositora, Pablo Micheli, el de la Federación Agraria (FAA), Eduardo Buzzi, y los gremialistas de la CGT Azul y Blanca de Luis Barrionuevo, Ricardo Cirielli yCarlos Acuña.
Allí los sindicalistas hablaron de un acatamiento de "más del 90 por ciento" de los trabajadores de esas centrales y lanzaron fuertes críticas contra los funcionarios dela Casa Rosada que previamente habían salido a descalificar la jornada de protesta.
El variopinto arco sindical que se unió para la huelga contra el Gobierno concurrió en pleno a la rueda de prensa que se realizó en el emblemático salón Felipe Vallese, donde se analizaron los resultados del paro.
Estuvieron ahí, además de la plana mayor de las CGT y CTA opositoras, el delegado de la línea ferroviaria Sarmiento, Rubén "el Pollo" Sobrero, el dirigente del Polo Obrero, Norberto Pitrola, y el líder de la FUA, Emilio Cornaglia.
Y al momento de tomar la palabra, todos los sindicalistas coincidieron en que si el Gobierno sigue sin dar respuestas "se profundizarán" las medidas de fuerza.
Además destacaron que hubo trabajadores de gremios de la CTA de Caló y la CTA de Hugo Yasky que se plegaron al paro, pese a que sus líderes no adhirieron, y entre ellos nombraron a los docentes de CTERA, los mecánicos de SMATA, los metalúrgicos de la UOM y trabajadores del subte y de algunas líneas de colectivos que están en la UTA.
"Hoy es un día de fiesta, donde todos los que hemos cumplido esta jornada tan importante nos sentimos con enorme satisfacción porque sabemos que estamos cumpliendo con nuestro deber", sostuvo Moyano y agregó que "sin ninguna duda ha sido una jornada que ha tenido una adhesión mucho mayor que lo que imaginábamos".

"Realmente se ha expresado en el vacío que hemos encontrado en la ciudad, en los establecimientos, en las rutas. Ha sido una jornada realmente importantísima y yo me imagino que el silencio de las calles y en las empresas es la voz que el Gobierno debe escuchar", apuntó en conferencia de prensa en la sede de la CGT.
El líder camionero también envió un mensaje a la CGT oficialista del metalúrgico Antonio Caló, al señalar que "seguramente otros no sentirán la misma satisfacción de defender los intereses de los trabajadores" y repudió las críticas de los ministros, al señalar que "como ocurre siempre desde la épocas de los militares se intenta desvirtuar el reclamo de los trabajadores con funcionarios de cuarta que dicen cualquier disparate".
Y criticó especialmente -sin nombrarlos- al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y al senador Aníbal Fernández por sus cuestionamientos al paro: "Parece que algunos nos quieren denunciar por extorsión pero yo no me voy a ir en un baúl de ningún coche", dijo sobre este último.
Además, destacó especialmente el rol que jugaron Sobrero y el titular del gremio de Señaleros, Raúl Epelbaum, al señalar que "gracias a ellos dos tuvimos casi el 100 por ciento del sector ferroviario sin funcionar", donde la mayoría de los gremios no responden al moyanismo y están dentro de la CGT de Caló.
Por su parte, el titular de la CTA Pablo Micheli se esperanzó en que el Gobierno tenga la "madurez política" que mostraron las centrales sindicales, quienes -sostuvo- pese a sus "diferencias" se pusieron "del lado de los trabajadores".
"Esto demuestra que el Gobierno ha perdido el control de los gremios, por eso debería que hacer lo que hicimos nosotros y juntar esta diversidad, porque tenemos diferencias entre nosotros, pero esas diferencias no nos impidieron para ponernos del lado de los trabajadores", indicó.
Y agregó: "Ojalá el Gobierno tuviera esta madurez política y se sentara con quienes no pensamos igual. Todos los problemas que nos llevaron a este paro son absolutamente justos".

Finalmente, el sindicalista Carlos Acuña, en representación de la CGT Azul y Blanca que lidera Luis Barrionuevo, remarcó que "la CGT es una sola y va a estar unida en la acción para defender a los trabajadores".
"La Presidenta debe dejar la soberbia para lograr humildad, a este Gobierno le hace falta humildad para escuchar a los trabajadores. Este conflicto va a continuar y va a incrementarse la lucha si no tenemos soluciones", completó Ricardo Cirielli, de APTA.

EN EL INTERIOR DEL PAIS
En varias ciudades importantes del interior del país hubo cese de actividadesen diversos rubros y manifestaciones.
El caso más resonante fue en Córdoba, donde se registraron incidentes con remiseros y choferes que no se habían plegado a las medidas de fuerza, lo que motivó la interrupción del servicio de transporte urbano e interurbano de pasajeros, al menos hasta la madrugada.
La UTA a nivel nacional había tomado la decisión de no adherir al paro y, tal como ocurrió en Capital Federal, las líneas de colectivos mantuvieron su servicio en Córdoba, aunque en el transcurso de la mañana manifestantes lanzaron bombas de estruendo que explotaron dentro de los colectivos y algunos trabajadores dela empresa Coniferal fueron agredidos a golpes.
Los incidentes derivaron en un paro total de transporte urbano de la ciudad de Córdoba "por falta de seguridad", medida que luego fue levantada durante la tarde, aunque los choferes de los interurbanos tenían previsto mantenerlo hasta la madrugada del miércoles.
Al margen de esta situación, en Córdoba se dictaron clases con normalidad, aunque la falta de transporte provocó ausencias, mientras que hubo atención pública en dependencias municipales y provinciales.
Demoras con los transportes públicos también se notaron en San Miguel de Tucumán, donde cinco líneas de colectivos trabajaron con la frecuencia de los sábados: fueron las empresas 17, 9, 6, 12 y 106 que, según comunicó el secretario adjunto de la UTA en Tucumán, Alfonso Canuto, "han adoptado esa medida, al suponer que la actividad sería menor por el paro de la CGT opositora".
"Nosotros estamos con Antonio Caló -referente de la CGT que apoya al Gobierno- y por eso no adherimos, pero respetamos lo que hacen los gremios hermanos", señaló Canuto.
La Plaza Independencia congregó en la capital tucumana a los principales gremios y organizaciones sociales que adhirieron al paro nacional de la CGT y la CTA opositoras: entre los asistentes estuvieron la Asociación Bancaria, Camioneros, la Unión Argentina de Trabajadores Rurales (Uatre), la Asociación de Docentes e Investigadores de la UNT (Adiunt), la Corriente Clasista yCombativa (CCC) y de la CTA que lidera Pablo Micheli.
En Rosario, la concentración tuvo lugar en plaza San Martín, ubicada en Dorrego y Santa Fe, donde se llevó a cabo el acto central del paro nacional, luego de una marcha que arrancó a las 10:30 desde las puertas de la Municipalidad.
Los manifestantes marcharon por calle Santa Fe hacia el oeste hasta desembocar en el paseo que está ubicado frente a la delegación local de la Gobernación, por lo que provocaron demoras en el tránsito.
Paraná también contó con un nutrida manifestación que concluyó frente a la Casa de Gobierno provincial, con la presencia de las seccionales locales de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (AGMER), la CTA, la Federación Agraria, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), estudiantes y el centro de jubilados de la Central sindical.
En el sur también hubo protestas importantes, con Río Negro y Neuquén como epicentro de las mayores manifestaciones.
En Neuquén, donde según los organizadores hubo un acatamiento "del 90 por ciento", pararon los estatales, los petroleros ?gremio que dirige el moyanista Guillermo Pereyra-, los docentes de ATEN, empleados de Comercio -que se movilizaron a Casa de Gobierno provincial-, bancarios, camioneros -bloquearon el paso en Arroyito-, y no hubo recolección de basura.
En Río Negro, la CTA-ATE se movilizó por la capital provincial junto a organizaciones gremiales, sociales y políticas: tampoco hubo bancos, pararon los petroleros, camioneros, el sindicato de la Industria del Gas, Derivados y Afines que conduce Jorge Oscar Molina, y la Unión de Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles (UTEDYC).
También la Unión de Trabajadores del Turismo, hoteleros y gastronómicos, seccionales Viedma y Bariloche, ratificaron adhesión al paro, por lo que hubo guardia de atención en alojamientos.