Lunes, 19 Noviembre, 2012 - 12:00

Seguridad: problemática, actores y responsables

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En esta oportunidad, sucintamente, trataré de aportar un bosquejo de la
determinación de la cuestión (en su
solución), sus protagonistas y de las respuestas que cada uno debe aportar.

En la escala de consideración que corresponda. La problemática que actualmente nos preocupa, no se la puede aislar, pues ya se encuentra muy vinculada a diversos aspectos: sociales, psicológicos, sistema educativo, actualizaciones legislativas, del narcotráfico y sus delitos conexos, el sistema policial, penitenciario, el Poder Judicial y el presupuesto que se le asigne a los mismos entre otros.
Ante la potencialidad de incrementación de los riesgos generales a los que se ve expuesta la ciudadanía, no se alcanza a visualizar la adopción de medidas adecuadas, necesarias y oportunas en la mayoría de las situaciones y por ende los habitantes comienzan a percibir como cierto desamparo generalizado y en particular en lo que seguridad pública se refiere.
Dentro de los cuestionamientos más comunes se halla la insuficiencia de un soporte en materia teórico, de prácticas institucionales diferentes al marco constitucional y la desvinculación de políticas e instituciones. A su vez, se convive diariamente en un conflicto entre las relaciones civiles y fuerzas de seguridad, la extensión y la gravedad de los niveles de corrupción e impunidad, la subordinación de políticas públicas a intereses políticos particulares y el alcance de la violencia. Los restantes defectos son la falta de las políticas públicas, la debilidad de los programas de capacitación, la desconfianza ciudadana y la pérdida de legitimidad en el accionar que se conlleva.
Pareciera no tomarse conciencia cívica, por parte tanto de la clase política como por la ciudadanía, de la necesidad de analizar en forma integral la dinámica del conflicto social transformado jurídicamente en delito, sus causas históricas y el modelo de sociedad que queremos construir. Es cierto que en lo cotidiano se reclamen por un lado decisiones rápidas y efectivas, y por el otro se decida en consonancia, pero esta lógica impide ver el problema y encararlo de forma efectiva. En cuanto a la situación de inseguridad, se observa una fuerte demanda ligada a una reciente inseguridad subjetiva y objetiva en los últimos años, la falta de consenso en la agenda pública, tanto en el diagnostico como en las intervenciones necesarias para la seguridad ciudadana, las intervenciones se centran en la actuación de la policía y no en la prevención social y primaria, así los recursos no parecen suficientes en la relación a la demanda, hay un escaso monitoreo y evaluación de las políticas, así como una insuficiente gestión de información e investigación social sobre el tema.
La Estructura necesaria
-Poder Político: Con la responsabilidad de fijar estrategias y lineamientos para la elaboración de un diagnóstico certero, y aprobación final de los trabajos que se realicen. Es donde se halla la mayor responsabilidad por ser órgano decisorio de Políticas Públicas y su evaluación.
-Secretarías y Organismos de Seguridad: Responsables de la coordinación, seguimiento, e implementación de los planes de emergencia y de las políticas, programas y proyectos.
En este ítem algunas acciones que se deberían desarrollar: incrementar el personal de seguridad en la vía pública; tareas de prevención, alerta temprana y contingencia integral; capacitación, idoneidad y profesionalismo, relevamientos (requerimientos y propuestas) de soluciones alternativas de las carencias; realización de estadísticas y evolución de los índices en la temática de seguridad y base de datos amplia, integrada por los distintos factores que intervienen en la problemática de seguridad.
Poder Judicial: promover acciones para combatir la corrupción y terminar con la impunidad; propiciar adecuación de la legislación vigente para mejorar la administración de justicia con la dinámica que reclama la sociedad.
Servicio Penitenciario: revisión y adecuación constante de la Política Penitenciaria; Relevamiento y diagnóstico de las infraestructuras con alternativas de solución, entre otros.

Comunidad: a través de entidades como Concejos y Foros tienen como utilidad hacer ejecutar acciones ante problemas ya detectados, pero por sobre todo tratar de prevenir delitos o acciones que contravengan a la tranquilidad pública, en la comunidad en la cual se conforma. Además de actuar ante eventos ya suscitados su mayor desafío resulta concretar un mayor nivel de anticipación ante los hechos y en este trabajo con la comunidad hay que distinguir las etapas que conforman el proceso para lograr este objetivo, a saber: Identificación de Problemas, Planificación, Ejecución de acciones y Evaluación.
Los Municipios han comenzado a tener una gran intervención en la seguridad ciudadana, intendentes comenzaron a mantener agendas con la Policía y la Comunidad, y ejemplo de participación comunitaria los Foros Vecinales de Seguridad, siendo el principio de un gran número de medidas donde la policía, el municipio y la sociedad intervienen conjuntamente en el diagnostico, implementación de políticas públicas de seguridad y su control.


Correlaciones observables en la problemática:
-Existe una relación entre desigualdad socioeconómica estructural y todas las expresiones de la violencia incluida, principalmente, la criminalidad. - Necesidad de actuar sobre las variables que aparecen asociadas al delito. -Ante el crecimiento de la inequidad y la injusticia, el gran desafío es la prevención social. - Para reducir el delito se requerirá: dosis prudentes de prevención situacional, dosis prudentes de justicia penal de excelencia y toda la justicia social necesaria.

Conclusión:
En la aprobación de la nueva Ley de seguridad pública del Chaco (Ley 6976/12) asistimos inmersos en una lógica que traduce la potencialidad que significa la participación comunitaria, ya sea a través de foros vecinales de seguridad preventiva, concejo municipal de seguridad pública, etc. Organismos cuya misión y significación hemos abordado en publicaciones anteriores. Que bajo ningún punto de vista esto signifique reducción de responsabilidad que conlleva todo el arco delictivo y en tal sentido debemos ser lógicos, razonables y coherentes extendiendo la mayor respuesta que se exige y que debiera venir del estado.
En este contexto resulta de vital importancia la definición de respuestas de cada actor, de manera concatenada y unificada, pues aún diagramándose un plan debe ser llevado adelante con eficiencia y eficacia, pues un plan en seguridad ciudadana no solo puede fallar por un diseño deficiente, sino también por una implementación deficiente.


(*) Comisario Mayor . Policía del Chaco ?
Sec. Gral. POFAAUSPE ? Secretario Concejo Municipal Seguridad Pública ?
E-mail: [email protected]