Lunes, 19 Noviembre, 2012 - 07:19

Avanza el juicio
Fiscalía pediría una pena de cumplimiento efectivo para Felisa Miceli

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Analizan ampliar la acusación contra la ex ministra de Economía por el delito de percepción de dádivas.

La ex ministra de Economía, Felisa Miceli, podría transformarse en la primera funcionaria del kirchnerismo en recibir una condena de prisión efectiva.
Es que el fiscal que impulsa la investigación en su contra por la bolsa
con dinero hallada en el baño de su despacho analiza ampliar las
acusaciones en su contra.
En la segunda audiencia del juicio oral que afrenta Miceli, el fiscal Fernando Arrigo
ya había adelantado la posibilidad de extender la acusación como una
advertencia previa obligatoria en este tipo de procedimientos.
Según
supo Infobae, con el desarrollo del debate el Ministerio Público afirmó sus sospechas y se espera la etapa de alegatos para que se confirme la imputación.
El delito de percepción de dádivas prevé una pena de cumplimiento efectivo en caso de condena. Esa figura penal, que se sumaría al "encubrimiento" y a la de "destrucción de documento público" agravaría la situación de Miceli y una eventual condena a la ex funcionaria por el hallazgo de una bolsa con dinero, $100 mil y u$s31.670, en el baño de su despacho en 2007.
La situación de Miceli es complicada porque días atrás el fiscal informó al Tribunal Oral Federal N° 2
y a la defensa de la procesada, de la decisión de "eventualmente"
ampliar la acusación por el delito de dádivas, que contempla pena de
hasta seis años de cárcel. La Fiscalía no descarta la posibilidad de que el dinero hallado pudo tratarse de lo que comúnmente se denomina una "coima". Habrá que esperar los alegatos para
conocer los fundamentos que tiene el fiscal y conocer con detalles por
qué considera que dicha conducta podría encuadrarse dentro del tipo
penal previsto en el artículo 259 del código penal. Según los voceros consultados, los
alegatos podrían comenzar los primeros días de diciembre -se especula
que el 5 de diciembre-, pero habrá que esperar a que finalicen de
declarar los testigos que faltan.
Esta semana comenzarán a prestar
testimonio los nombres propuestos por la defensa. Miceli ya sabe que sus
abogados deberán prepararse para enfrentar un final de debate complejo. El Código Penal reprime la aceptación de
dádivas por parte de funcionarios públicos y dice que "será reprimido
con reclusión o prisión de uno a seis años e inhabilitación especial
perpetua, el funcionario público que por sí o por persona interpuesta,
recibiere dinero o cualquier otra dádiva o aceptare una promesa directa o
indirecta, para hacer, retardar o dejar de hacer algo relativo a sus
funciones ". Miceli está procesada por
encubrir el origen presuntamente ilícito de los $ 100 mil y US$ 31.670, y
hacer desaparecer el acta original labrada por la Policía el 5 de junio
de 2007.
Un juicio adverso Hasta ahora el desarrollo del juicio no ha sido favorable para Miceli. Sucede que algunos testigos la comprometieron aún más con sus declaraciones, como el policía Carlos Isaias,
quien fue el que encontró la bolsa durante un control de seguridad de
rutina de la Brigada de Explosivos de la Policía Federal el 5 de junio
de 2007, en el despacho.

Isaias aseguró que encontró la bolsa en el armario, "se veía dinero adentro"
y dio aviso a un superior que estaba con él, junto a quien sacó la
plata y comenzó a labrar un acta en presencia de un mayordomo de
Economía y de dos secretarias de la ministra.
Según el testigo, los cien mil pesos
estaban en un "paquete termosellado, rígido". Aclaró que no los contaron
en el lugar porque "estaba cerrado herméticamente", pero los dólares si
"se contaron dos o tres veces con testigos, policías y secretarias".
Este testimonio derribó la coartada de Miceli
,
quien había dicho que el dinero había sido envuelto en su casa con una
máquina propia, pero el policía dijo que "el nylon estaba perfecto,
herméticamente cerrado, era grueso, era un paquete perfectamente
armado".
Isaias evaluó que el nylon usado para
sellar el paquete de dinero "no era casero. "Yo lo vi más grueso, era un
paquete rígido, bien apretado, para abrirlo hubiera necesitado un
cutter, las puntas eran duras", aclaró. Luego explicó que el hallazgo " no es algo normal, no encontramos un vaso, era dinero".