Domingo, 18 Noviembre, 2012 - 13:18

PASO

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Aunque con 26 votos a favor, todos votaron por la nueva ley de Primarias Abiertas.

La votación del miércoles en la Cámara de Diputados, sobre siete proyectos en danza, fue así: 26 diputados votaron el proyecto "integrado" e impulsado por Eduardo Aguilar; los dos del Frente Grande, Fabricio Bolatti y Daniel Trabalón, lo votaron en general pero en particular se inclinaron por su despacho; Raúl Acosta, de la Concertación Forja, hizo lo mismo; Sergio Vallejos y Hugo Domínguez, del NEA, se ciñeron a la propuesta de su bancada; Carlos Martínez, de Libres del Sur, se abstuvo.
Nadie votó en contra pero el debate fue apasionante. Es lo que pasa cuando se abre una puerta para cambiar cosas de fondo, y aunque lo que se cambie finalmente esté a mitad de camino entre la reforma y la cosmética, todos reconocen que es un avance. No tan grande como festejan los voceros del Frente Chaco Merece Más y la Alianza, ni tan innecesario como refunfuñan los que esperaban más. Y es que los partidos chicos siguen siendo chicos. Y los chicos siempre son más vulnerables.
En las últimas elecciones provinciales había 24 partidos políticos reconocidos por el Tribunal Electoral provincial. En la grilla final, considerando alguna defección y la integración de los dos grandes conglomerados multipartidarios encabezados por el PJ y la UCR, quedaron 7 listas votadas por unos 560 mil electores sobre un total de 760 mil.
La lista que menos votos obtuvo fue el MIJD (un promedio de 3.500 entre gobernador y diputados, es decir, un 0,6%). De haberse implementado las PASO previas a esa elección, con resultados así los de Raúl Castells no hubiesen participado de las generales, y los de Proyecto Sur tampoco.
Como índice de la desproporción reinante en el mecanismo de representación política del sistema argentino (y chaqueño), ayudará recordar los números fríos: en esa misma elección, para diputados, la suma de todos los partidos llamados "chicos" fue votada por 28.865 electores; la suma de votos en blanco y nulos arrojó 34.354 sufragios. El 95% de los chaqueños votó a las dos listas principales: 521.993 personas validaron a sus candidatos.
Las mayorías tienden a polarizarse por razones ideológicas, políticas, económicas e históricas, y el sistema utilizado para elegir candidatos está estrechamente ligado a esas razones. No se podría decir que las determina, ni que éstas condicionan al sistema. Más bien se retroalimentan, son funcionales entre sí. Por eso los partidos chicos no celebraron la nueva ley de Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias como si fuese la panacea.
Aquí va un avance en la letra que seguramente generará controversias cuando empiece oficialmente la primera campaña provincial: ante la imposibilidad de que los partidos chicos llegaran a todos los hogares por falta de recursos, un novedoso sistema de propaganda equitativa coordinado por el Estado debería garantizarlo. En la práctica, dado que el sistema es para publicidad en la vía pública (suponemos que estática), para medios audiovisuales y eventualmente para medios gráficos, y nuestra Constitución dice que lo que no es prohibido está permitido, tal vez no falte el que se las ingenie para llevar las célebres PNT televisivas (Publicidad No Tradicional) a las calles. O para pegar uno o cien carteles más, o para elegir las mejores ubicaciones. Como siempre sucede, las denuncias ante los órganos electorales no ensombrecerán las extraordinarias jornadas de la democracia y con el correr de los días y el resultado puesto serán barridas por el viento junto con los papelitos arrojados por los ganadores. Y los ganadores, a escala provincial, dicta la historia, sólo pueden pertenecer a las dos listas mayoritarias.
Pero una cosa es propaganda equitativa en campaña y otra es pensar que con eso se superará el piso electoral del 0,75% para ganar el derecho a participar en las generales. Los chicos tendrán que esforzarse. Y habrá que ver qué hacen los otros "chicos", los de entre 16 y 18, ya que para poder sumarse a las PASO o a las generales provinciales, el padrón de casi 50 mil jóvenes chaqueños debería agregarse previa enmienda constitucional, un camino que por ahora parece estar verde en nuestra Legislatura.
Lo que sí cambiará será la forma en que los partidos legitimen a sus precandidatos y, por tanto, el factor psicológico entre las primarias y las generales en cada partido o alianza. El esfuerzo puesto en convencer al electorado se verá reflejado en los resultados de las PASO y con el tiempo enseñará a los políticos a buscar adhesiones más allá de los acuerdos internos, las componendas por circuito y los pulgares mágicos de los prohombres.
Para los socios centroizquierdistas del Frente Chaco Merece Más faltaron cosas importantes en la nueva ley: sumar a los jóvenes, llevar el cupo femenino al 50% en las listas, prohibir las candidaturas testimoniales, impedir que las juntas electorales partidarias sean determinantes, usar el sistema PASO también para elecciones de constituyentes, incorporar el sistema D' Hont para mejorar las posibilidades de las minorías en las listas. De todo. Igual la votaron en general.
Da la impresión de que el avance de esta norma se circunscribe a dos ejes: poner el foco en un financiamiento más transparente de las campañas mediante el sistema de publicidad, y limpiar rápidamente el panorama de precandidatos con escasa o nula representatividad para que en las generales haya menos papeletas. Y quizás ese sea todo el mérito (que no es poco) que deba atribuírsele a las PASO.
Metodológicamente, para el elector, la cosa no es muy distinta. ¿El voto electrónico no asegura resultados rápidos y elimina inequidades en las mesas de votación (ausencia de boletas de los partidos que no tienen fiscales, boletas apócrifas), así como el riesgo de que las irregularidades en algunos distritos fuercen larguísimos escrutinios o la apertura de urnas y el conteo voto a voto? El voto electrónico da bastantes garantías, reconocen, pero es caro. ¿Y la boleta única? ¿No es más fácil poner una cruz en un nombre que avalar con las listas sábana el arrastre de votos de abajo arriba y de arriba abajo? Sí, pero eso es tabú. Olvídense.
Por ahora habrá que conformarse con las PASO. Con suerte cabría la frase del ex entrenador del Racing Club de Avellaneda, "Mostaza" Merlo, sobre cómo avanzar para ganar el campeonato. Frase que, por supuesto, no hace falta escribir.

(*) De la Redacción de Diario Chaco.