Domingo, 18 Noviembre, 2012 - 09:23

A rizar el rizo

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Aguinaldo sin descuentos. Promesa de una necesaria
reforma fiscal.

Macri se hace cargo, motivos y enigmas.
De la Sota viene asomando. La teoría oficial de las cien espinas.
Desafíos al Gobierno, de varias vertientes. La derecha oprobiosa también
existe, silencios estrepitosos de la oposición.
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció
que no se cobrará Impuesto a las Ganancias sobre el medio aguinaldo de
fin de año. Será por única vez. La intención es dejar algo más de plata
en el bolsillo de los trabajadores que pagan el tributo. Es dinero
tangible, un esfuerzo fiscal significativo. Claro que es menos que subir
la escala del mínimo no imponible como reclamaban todas las centrales
obreras, oficialistas u opositoras. El Gobierno analizó distintas
variantes durante varios meses, incluyendo la de anunciar ese descuento
en estos meses pero difiriendo sus efectos hasta 2013.
No se dijo, pero
se hizo un mix entre el cuidado de la caja y una señal tangible a un
sector de los trabajadores.
Se trata de una acción paliativa, diríamos moderadamente
socialdemócrata, exótica a las narrativas más épicas del kirchnerismo o
más apocalípticas de sus adversarios. También es una medida estudiada,
que tomó en cuenta parte de los reproches que recibió el Gobierno.
La mandataria, además, prometió que se discurrirá con el movimiento
obrero y las patronales una reforma del Impuesto a las Ganancias. Es
forzoso hacerla, porque la sola reforma anual del mínimo no imponible
durante varios años derivó en un desbarajuste de las escalas y los
porcentuales. Es desatinado hablar de "impuesto al trabajo" y proponer
su derogación, como hacen el Secretario General de la CGT Hugo Moyano y
el gobernador cordobés José Manuel de la Sota. El impuesto a los
ingresos, que así es mejor designarlo, existe en todos los sistemas
fiscales avanzados.
Lo que debe readecuarse es quiénes los pagan, cuáles
son los valores mínimos que deberían quedar exentos (hoy día lo
sufragan ciudadanos de ingresos medios que deberían quedar a cubierto). Y
sobre todo apuntar a una mayor equidad, aumentando escalas para los más
ricos y retrayéndolas para las personas de ingresos medios. Es una
labor delicada, de ardua implementación. Su ejecución sería bienvenida,
sobre todo si fuera parte de una reforma impositiva más ambiciosa y
demasiado demorada.
Algunas cifras enunciadas por Cristina Kirchner ayudan a analizar la
cuestión, complejizándola. Los trabajadores que pagan ganancias son, en
números redondos, el 25 por ciento de los formalizados. Estos, a su
vez, son los dos tercios del conjunto, o sea que hay alrededor de un 33
por ciento de trabajadores "en negro".
El kirchnerismo generó millones de puestos de trabajo y redujo
notablemente la informalidad. Colocó a la clase trabajadora en un
estadio distinto al que ocupaba a principios del siglo XXI. Ese salto de
calidad jamás puede ser subestimado o ninguneado, como hace buena parte
de la oposición. También debe advertirse que desde hace varios años es
muy difícil bajar el nivel de la informalidad. En la breve reunión del
Consejo del Salario se acunó el compromiso de acciones conjuntas entre
Estado y sindicatos para combatir esa vertiente de la evasión que es una
de las mayores lacras del empresariado local. Hasta ahora, las
centrales obreras no han sido muy activas ni creativas en esta materia. Y
el Gobierno ha sido muy parco en la realización de tareas conjuntas. No
es fácil ser optimista cuando Moyano se empecina en la defensa de los
trabajadores mejor retribuidos y en la conformación de alianzas con lo
más espantoso y gorila del espectro político. Tampoco son promisorios
los cuadros de la CGT oficialista, en promedio burocráticos,
desactualizados y lentejas. Sin embargo, es imprescindible.

La decisión política del oficialismo para atacar ese frente está en
su agenda 2013. Sin voluntad nada puede lograrse. Con ella, ay, no
alcanza. Son desafíos de gestión, que se tornan crecientes y más
trabajosos a medida que se superan las carencias más chocantes con que
topó el kirchnerismo en 2003. Habrá que ver, esperar. Y hacer.
El subte en movimiento: El jefe de
Gobierno, Mauricio Macri, anunció que la Ciudad Autónoma se hará cargo
del servicio de subtes. Se había comprometido en enero, por acta firmada
que no fue evocada por él ni por los medios dominantes que lo ansían
presidente. Las instituciones, los pactos, pueden olvidarse en favor de
los alineamientos políticos, hasta los republicanos excelsos lo hacen.


El cambio llega tarde pero podría ser beneficioso para la masa de
pasajeros, que comprende muchos habitantes del conurbano bonaerense. El
"no lugar" en que había quedado la gestión de ese transporte produjo
consecuencias indeseables para usuarios y trabajadores de la actividad.
Para Macri la jugada es un reto peliagudo, una oportunidad, quizá una
necesidad. Seguramente pensó en mejorar su imagen como realizador para
posicionarse de cara a las elecciones presidenciales.
Ni sus
panegiristas más enfáticos pueden mostrar un hecho (uno solito) que lo
destaque como gobernante. Su blasón es mostrarse como antagonista,
seguramente sus estrategas advirtieron que no es bastante para relucir
entre el batallón de dirigentes opositores que transitan el mismo
carril.
El gobierno porteño fue avaro en precisiones. No se sabe si
aumentará el pasaje y en su caso, cuánto y cuándo. Anunció que tal vez
estatice y, acaso, no lo haga. Expresó que todos esos porvenires son
posibles, relato muy borgeano pero nada explícito. Algunas de esas
novedades, por así llamarlas, se transmitieron por Twitter.
El cronista
no sabe si ésa es una prueba del avance de las redes sociales en la
esfera democrática o un rebusque de funcionarios para retacear
información y ahorrar repreguntas.
El macrismo le pidió a la oposición distrital apoyo al respectivo
proyecto de ley cuyo texto se ignora. Así ofertado, es un reclamo de
cheque en blanco que no tiene pinta de prosperar. De cualquier modo, es
verosímil que el PRO logre los votos que le faltan en la Legislatura. Y
que deba jugar el juego que menos sabe y menos le gusta: hacerse cargo
de lo duro que es administrar, de lo rebeldes que son los sindicatos, de
cuán parásitos son los concesionarios, de cuán chinchudos los pasajeros
cuando los dejan a gamba...
Tal vez, imagina el cronista con módico optimismo, la lógica de la
contienda democrática compelió bastante a Macri.
La competencia, las
demandas de una sociedad vivaz y plural limitan y constriñen a todos los
jugadores del sistema. Ese enunciado vale aun para los que construyeron
mayorías electorales generosas como Macri en su distrito o Cristina
Kirchner en el espacio nacional. Esa dialéctica, que en otra cancha
traba hoy día la posibilidad de una reforma constitucional, es una
característica de un sistema político vivaz, participativo que no se
reconoce ni se saluda bastante.
Los cuervos y los conflictos de intereses:
En la misma Legislatura se sancionó, en medio de vítores y lágrimas, el
derecho de San Lorenzo de recuperar los terrenos del viejo y glorioso
Gasómetro de Avenida La Plata. Hubo unanimidad de los legisladores y
festejos masivos. También, en lo que atañe a una idea fija de esta
columna, quienes se perciben perjudicados. Los trabajadores del
supermercado Carrefour, la susodicha empresa y vecinos del barrio no
comparten la felicidad cuerva.
Sus intereses son diferentes. La fuente y
aún el lugar de trabajo para los laburantes. La defensa de su lucro,
para la patronal. La tranquilidad del barrio para los vecinos. Se les
prometen garantías, difíciles de plasmar y hasta de creer.

La intención del cronista no es laudar quién tiene razón. Hincha él,
aunque de otro club que antaño supo ser grande, su corazón está con los
futboleros. Pero como analista el ejemplito le parece sugestivo. Ni aun
en este caso, tan simpático y conmovedor, votado por todas las
bancadas, hay uniformidad de intereses en la sociedad civil. La plena
armonía es (en el mundo real) una anomalía.
Todo un detalle que suelen
escamotear demócratas a la violeta que claman por consensos unánimes que
solo existen en su fértil imaginación... y que jamás aplican cuando les
toca gobernar.
Que florezcan cien espinas: De la Sota
aprovechó un acto en su provincia y el uso del atril para chicanear al
gobierno nacional, ganarse el aplauso de trabajadores "del palo" e
incordiar a la ministra de Industria, Débora Giorgi, que estaba
presente. Pidió la supresión del Impuesto a las Ganancias, repitió su
exaltación del "cordobesismo". La trayectoria del gobernador no legitima
su súbito populismo fiscal. De local no procede de ese modo y tampoco
se toma la molestia de explicar cómo se sustentaría el fisco nacional
sin las retenciones (a las que se opuso con saña tenaz) y restringiendo
Ganancias. Dotado de amplia representatividad en su distrito, el Gallego
viene siendo un perdedor nato en la esfera nacional, condición que (por
cierto) no es inexorable, eterna ni irreversible.


Giorgi se rebuscó, como visitante, para conseguir un micrófono y
responder, acaso sin mayor desenvoltura. Se encontró en un terreno
desacostumbrado, aspecto sobre el que se volverá líneas abajo.
El cronista lee el episodio como propio de la lógica de campaña.
Esto es; entendible, menor, olvidable, ajeno a la mayoría de los
argentinos y muy distante de toda connotación tremendista. Para la
Vulgata mediática no fue así. Motivó una exaltación de las virtudes del
gobernador. Todo nuevo presidenciable es acunado con cariño, lo que
conlleva una confesión tácita: el nutrido elenco existente no da
garantías de éxito.

El kirchnerismo hizo cola para zamarrear a De la Sota. En parte
habrá sido por espíritu de cuerpo. También debe incidir una idea que
prima en Olivos, la Casa Rosada y zonas de influencia. Que florezcan
cien espinas (aspirantes opositores) favorece al kirchnerismo, piensan
sus principales dirigentes. Las preferencias opositoras se fragmentan,
nadie "le junta la cabeza" a la masa disponible. Lo sucedido en las
elecciones de 2011 es el modelo que tiene en mente el oficialismo. Si
existió es posible aunque, por cierto, la historia no da garantías de
repetición, sobre todo porque sus participantes tienen memoria y
potencial de autocorrección. Mientras De la Sota no mueva el amperímetro
(su especialidad cuando trasciende las fronteras cordobesas) la táctica
oficial parece sensata. Si las cosas cambian, habrá que barajar y dar
de nuevo.
Desafíos: El 8N, la bravata de De la Sota,
el paro que realizarán la CGT de Hugo Moyano junto a la CTA de Pablo
Micheli forman parte de un nuevo escenario. Un gobierno desafiado
cotidianamente en distintos terrenos, incluso en la ocupación del
espacio público. La movilización multitudinaria posiblemente implique un
cambio en las correlaciones de fuerzas. Las huelgas siempre resienten
al gobierno interpelado al que la opinión pública algo responsabiliza
por las complicaciones resultantes. La diversidad del espectro opositor,
su carencia de unidad y de liderazgos es un factor relevante en la
proyección futura, aunque no alivia al gobierno de "pagar costos".

La respuesta oficial debe combinar acciones homeopáticas (como la
del Impuesto a las Ganancias) cuanto estratégicas. La reforma impositiva
lo sería. Medidas de largo aliento como la estatización de YPF, la
reforma del Banco Central o el programa Pro.Cre.Ar. apuntan a objetivos
de mediano y largo plazo.
En suma, el Gobierno está signado por lo que reditúen sus políticas
públicas. Atraviesa un año nada propicio económicamente, de cómo resulte
el próximo dependerá una ración de su suerte futura.
-
Oscuridades y silencios: Hemos hablado de
actores democráticos. No son los únicos que tallan en el escenario. El
procesamiento a Carlos Blaquier pone en la picota a la clase dominante.
No se lo juzga por haber instigado el golpe de Estado, por haber
adherido a la dictadura o haberse beneficiado por ello. Se lo persigue
penalmente por el cargo, verosímil claro que no juzgado aún, de haberse
implicado en la represión salvaje del terrorismo de Estado. Esa calaña
de empresarios existió y existe, no son todos ni mucho menos. Pero ahí
están.

Las declaraciones antidemocráticas de Bartolomé Mitre, pope del
diario La Nación, son otra señal de alerta. Desprecio a las clases
populares, reclamo del voto calificado, rescate valorativo de la
dictadura genocida.
Esos hechos tremendos, esos personajes ?tan deleznables cuan
representativos de una minoría tenaz? no motivan una palabra crítica, ni
qué decir un documento de los integrantes de los partidos o coaliciones
de la oposición con representación parlamentaria, esto es, con votos.
El cronista supone que es un error en términos tácticos. Y está seguro
de que es una conducta reprobable, en términos políticos. Por motivos
surtidos la oposición delimita un campo referido a derechos humanos y
defensa del sistema, se coloca afuera y lo cede plenamente al espacio
kirchnerista. Tal el cuadro de situación, digno de unas líneas en esta
reseña semanal.
Fuente: Página 12