Jueves, 15 Noviembre, 2012 - 08:29

Li Keqiang, futuro primer ministro chino

El segundo más alto dirigente chino detrás de Xi Jinping, sucede en el seno del Partido comunista a Wen Jiabao al que remplazará en marzo próximo como primer ministro en la dura tarea de dirigir la segunda economía mundial.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Diplomado en derecho en la prestigiosa Universidad de Pekín y doctor en economía rural, Li, de 57 años, cultivó su imagen de administrador prudente cuya prioridad es el desarrollo de una clase media cada vez más próspera en China.
Habla inglés perfectamente y ha manifestado su apoyo a reformas económicas necesarias para reorientar un modelo de crecimiento que actualmente muestra sus límites.
Originario de Anhui (este), una provincia del interior relativamente pobre, Li escaló los peldaños de la Liga de la juventud comunista bajo el ala del actual presidente Hu Jintao, que dirigía esta organización en los años 1980.
En los últimos cinco años trabajó estrechamente con Wen, después de haber dirigido sucesivamente las provincias de Henan (centro), una de las más pobladas del país, y Liaoning (noreste), un bastión industrial.
Su carrera presenta sin embargo una mancha: cuando era gobernador y luego secretario del Partido en Henan, de 1999 a 2003, las autoridades obstaculizaron el trabajo de periodistas y ONGs para aclarar un escándalo de sangre contaminada con el virus del sida. Igualmente, Li dirigió una comisión para aclarar una serie de escándalos sanitarios que no dio resultados.
Dentro del gabinete de Wen, Li Kegiang manifestó su voluntad de reequilibrar el modelo de crecimiento chino hacia un desarrollo menos dependiente de las exportaciones y de la inversión y donde el consumo juegue una papel mayor.
Pero hasta ahora, sus esfuerzos han tenido un éxito relativo, y está por verse si conseguirá imponerse a una dirección que gobierna por consenso y en la que los intereses de las provincias, de las municipalidades y de las empresas del Estado pesan enormemente.
Li Keqiang "tiene una buena comprensión de la economía, pero le falta personalidad y carisma", estimó Willy Lam, politólogo de la Chinese University de Hong Kong.
"Algunos en Pekín dudan de su capacidad para aplicar su política en los ministerios y en las provincias", como fue el caso de Wen Jiabao, agregó Willy Lam.
La facultad de Li para imponerse ya fue cuestionada por críticas que destacaron que en tanto viceprimer ministro fue incapaz para controlar el aumento desenfrenado de los precios en el sector inmobiliario.
En un círculo más privado, el actual viceprimer ministro se destacó por su sentido crítico.
Un cable diplomático publicado en 2010 por Wikileaks reveló que Li duda del crédito de las estadísticas económicas chinas.
Como en el caso de la mayoría de los altos dirigentes chinos, poco se sabe de su vida privada. La prensa china informó que su esposa, Cheng Hong es profesora de Literatura en la Universidad de Pekín y que la pareja tiene una hija que cursa estudios superiores en Estados Unidos.
Fuente: 
NA