Sábado, 10 Noviembre, 2012 - 09:22

Tras perder con Obama
Mitt Romney deja la política, pero "no saldrá del mapa"

El republicano tiene todas las puertas abiertas, excepto la de la presidencia de Estados Unidos.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Mitt Romney
tenía previsto un final apoteósico, con ocho minutos de fuegos
artificiales sobre las aguas del puerto de Boston. Pero la clausura fue
más abrupta, con la inmediata cancelación de las tarjetas de crédito
que los miembros de la campaña electoral tenían a su disposición, sin
que aún muchos ellos hubieran comprado sus pasajes de avión de vuelta a
sus lugares de procedencia.
El candidato republicano había asegurado que solo tenía
preparado un discurso para la victoria -admitir la derrota no requería
ninguna pieza de oratoria-, y por lo que parece tampoco ha preparado
muchos planes sobre su futuro. La última vez Con antelación ya había dicho que esta era la última vez que se presentaba a unas elecciones, y lo único que añadió el martes por la noche a quienes le acompañaban en Boston era que no iba a «salir del mapa».
Desde que hace seis años, ya apartado de la sociedad
financiera Bain Capital para la que trabajó, se concentró en su carrera
presidencial, Romney no ha tenido otro trabajo. Una dedicación a tiempo
completo -se presentó a las primarias de 2008 y repitió el intento en
este 2012- sustentada económicamente por su patrimonio (se le atribuyen
unos bienes de 200 millones de dólares, básicamente en valores
financieros). Así que tampoco tiene una urgencia de encontrar un empleo. «Perder una campaña presidencial es algo que nunca te quitas de encima».
«Tiene todas las puertas abiertas. La única que tiene cerrada,
como recordatorio para toda su vida, es la de ser presidente de Estados
Unidos. Puede hacer cualquier otra cosa que quiera», declaró al «New
York Times» Steve Smith, responsable de la campaña electoral de John McCain
de 2008. «Perder una campaña presidencial es algo que nunca te quitas
de encima. La cuestión es si puedes seguir adelante sin amargura ni
rencor».
McCain ha seguido estando en el mapa político, con gran actividad, porque mantiene su escaño de senador. Es el caso del senador John Kerry, que perdió en 2004 contra Bush, y que ahora podría sustituir a Hillary Clinton en el Departamento de Estado. Pero muchos otros pronto se deslizaron en la oscuridad.
Un caso especial es el de Al Gore,
que tras perder en 2000 frente a Bush a pesar de tener más votos
populares, entró en una etapa de dejadez personal que le llevó a dejarse
barba y engordar, pero luego recuperó presencia pública con su cruzada
contra el cambio climático que le llevó a ganar un Premio Nobel de la Paz.

Fuente: ABC.es