Viernes, 9 Noviembre, 2012 - 19:58

Sánchez cree que el 8N se produjo por falta representación en la oposición

"La oposición debe poner las barbas en remojo", recomendó.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El presidente del Bloque de Diputados del Partido Justicialista, Ricardo Sánchez, analizó las movilizaciones que se realizaron en todo el país en el "8N" y reconoció que la presidenta, Cristina Fernández debe tomar nota del descontento que existe en algunos sectores. No obstante aseguró que el cacerolazo interpela con más contundencia a la oposición ya que "toda la gente que se manifestó a lo largo del país, salió a las calles con las cacerolas porque no encuentra representación en la oposición política".
El jefe de la bancada del PJ en la Cámara de Diputados provincial expresó además su satisfacción "ya que, a pesar de la masividad de la manifestación, la jornada se realizó en paz, salvo el aislado incidente con el periodista del canal C5N, que obviamente repudiamos desde el bloque justicialista, tal como lo ha hecho la propia presidenta de la Nación".
Por otra parte, Sánchez entendió que, dentro del cúmulo de consignas que se escucharon durante las protestas, "hay algunas que son entendibles e incluso compartimos, como la necesidad de mejorar la seguridad pública, y la preocupación por el comportamiento de los precios". No obstante, el legislador criticó el contenido de otras consignas o cánticos expresados por los manifestantes con "duros conceptos respecto de la clase política en general, y epítetos irreproducibles contra la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner".
En conclusión, expresó el presidente del Bloque del PJ, "el Gobierno Nacional debe tomar nota de lo ocurrido el jueves a la noche, porque algunos de los reclamos son preocupaciones de la propia presidenta; pero no es menos cierto, que hay una importante responsabilidad para la oposición política, que debería notar que las cacerolas son consecuencia de que hay un sector de la sociedad que se ve representado en esa oposición". "Deben poner las barbas en remojo, porque si bien la protesta fue dirigida contra el Gobierno, queda demostrado que la oposición no está a la altura de las circunstancias, y por eso tanta gente sale a golpear las cacerolas para hacerse escuchar", concluyó.