Jueves, 8 Noviembre, 2012 - 08:15

Hay alrededor de 23 desaparecidos
Ya llega a 48 la cifra de muertos por el terremoto en Guatemala

El sismo provocó pánico y alertas de tsunami en Salvador y Nicaragua.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Miles de
aturdidos guatemaltecos pasaban la madrugada del jueves a la
intemperie luego del devastador terremoto que dejó un saldo
preliminar de 48 muertos y 23 desaparecidos en Guatemala y
provocó pánico y alertas de tsunami en Salvador y Nicaragua.
"Tenemos que lamentar la muerte de 48 personas, cifra que se
podría incrementar porque aún tenemos 23 personas desaparecidas",
dijo desde la capital distante 250 kilómetros el presidente Otto
Pérez luego de un recorrido por la zona afectada sobre la costa
del Pacífico.
Pero las tareas de búsqueda de los desaparecidos en los
distintos poblados se suspendieron durante algunas horas en la
noche por cuestiones de seguridad.
"Por el momento se va a suspender la operación de búsqueda por
seguridad del personal (...) vamos a retomar las operaciones de
búsqueda y rescate a partir de la 6 de la mañana" (12h00 GMT)
explicó en esta arrasada urbe José Luis Chamorro, del cuerpo de
Bomberos, al ser interrogado por la AFP.
El terremoto que devastó el sudoeste guatemalteco, y se sintió
con fuerza hasta Ciudad de México, alcanzó los 7,4 grados en la
escala de Magnitud de Momento y ocurrió a las 16h35 GMT del
miércoles, con epicentro bajo el océano Pacífico a 24 km de la
costa, informó el servicio sismológico de Estados Unidos (USGS)
Varios municipios del suroeste pasaron la noche sin agua
potable ni electricidad. En total 16.000 personas resultaron
afectadas por el sismo, el más violento que sacudió Guatemala
desde el registrado en 1976 y que dejó casi 23.000 muertos.
La mayoría de los muertos por el terremoto se registraron en
seis pueblos del departamento de San Marcos, cuya cabecera, un
típico poblado guatemalteco de casas de una sola planta y
construcciones estilo español colonial, permanecía en completa
oscuridad y exhibía un panorama desolador.
La calle principal seguía obstruída en muchos tramos por
trozos de mampostería y a ambos costados se alternaban pilas de
escombros que marcaban el sitio donde hasta hoy se erguían las
construcciones más antiguas, y entre las montañas de restos se
elevaban, casi intactas, las viviendas más nuevas que soportaron
el sismo.
"Yo vi de 125 a 150 casas con daños estructurales bastantes
serios, de mampostería" relató Mario Ramírez, jefe de una brigada
de bomberos de ciudad de Guatemala que llegó en apoyo de las
unidades de rescate zonales
La necesidad de prepararse para la noche llevó a muchos
vecinos a deambular entre los restos y en la oscuridad, ayudados
por linternas, en procura de rescatar colchones y mantas, pese a
que esta noche seguían las réplicas del temblor y se había
registrado una veintena de más de 4 grados.
"El terremoto pasó de un momento (...) Fue de un solo golpe y
aquí en este lugar donde estamos dos de mis hermanos fallecieron
y uno de mis tíos y un nieto de mi tío", relató a la AFP uno de
los sobrevivientes de la tragedia.
En otra área de la misma ciudad, Ofelia Guzmán, de 28 años, no
salía de su asombro al ver que la casa de su madre quedó
arrasada, pero ella salió sin un rasguño. "La casa está destruída
y todas sus pertenencias las perdió. No le quedó ni un vaso, pero
ella está a salvo", relató.
Distinta fue la suerte de los 10 miembros de una familia en el
cercano pueblo de San Cristóbal Cucho, cuando todos ellos
murieron luego que su casa fue sepultada bajo toneladas de rocas
y tierra que cayeron de un cerro por el terremoto.
"El pueblo está de luto porque se ha ido una familia entera
por la naturaleza que Dios nos ha dado. ¿Qué podemos hacer?",
dijo a una cadena de televisión el alcalde Pedro Cardona desde el
sitio de la tragedia.
Los cadáveres del matrimonio, de los seis hijos de entre 4 y
15 años y los de otros dos familiares, permanecían a primeras
horas de la noche alineados en la calle aguardando sus ataúdes.
Varias horas después del terremoto persistían los problemas de
comunicación con la zona por la pérdida de enlaces telefónicos y
los cortes de electricidad.
El ministro de Energía, Erick Archila, comentó que el
terremoto dejó en un primer momento 73.000 hogares sin energía,
casi todos en el departamento de San Marcos.
En El Salvador, donde al igual que en ciudad de Guatemala hubo
escenas de pánico, se decretaron alertas preventivas por riesgos
de tsunamis localizados. Otras alertas similares fueron
declaradas por Nicaragua, aunque los tsunamis no se produjeron.
En Ciudad de México se informó sobre la evacuación de
edificios en la zona céntrica y en los estados de Chiapas y
Oaxaca (sureste), sin que las autoridades reportaran daños.

Fuente: NA