Jueves, 1 Noviembre, 2012 - 20:11

Fujimori por medio de una carta pidió que se lo indulte

El ex mandatario está preso por delitos
de lesa humanidad y corrupción.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El ex presidente peruano Alberto Fujimori, preso por delitos de lesa humanidad y corrupción, firmó una carta en la que pide que se lo indulte y que su abogado presentó este miércoles ante el Ministerio de Justicia.
Se trata de una nota de adhesión a la solicitud de indulto fundada en razones humanitarias que los cuatro hijos del ex mandatario presentaron tres semanas atrás, y apunta a poner fin a la polémica que se generó en torno de la situación formal del trámite.


"Estamos cumpliendo con esta exigencia bajo protesta, porque consideramos que es ilegal", afirmó el abogado de Fujimori, César Nakazaki, según reportó la agencia noticiosa estatal Andina.


Fujimori decidió pedir su indulto, a lo que hasta hace pocas horas era reacio, luego de que la Comisión de Gracias Presidenciales del Ministerio de Justicia dictaminara el viernes que la solicitud de sus hijos no bastaba sin la firma del propio interesado.


"Desde el punto de vista estrictamente legal esto no es exigible, empero quiero despejar toda duda y malentendido sobre mi voluntad al respecto", dijo Fujimori en una carta leída el martes a la noche por Nakazaki en la radio RPP, reportó la agencia DPA.


Nakazaki explicó que Fujimori accedió a la solicitud de la Comisión de Gracias Presidenciales porque el indulto humanitario es "el único camino para salvar su vida".


"El único camino para que el presidente Fujimori no muera en prisión es el indulto humanitario; es un camino difícil y si se nos exigen cuestiones ilegales, ya este camino se volverá imposible de transitar", sostuvo el abogado.


Agregó que "el indulto humanitario no es un perdón, es una obligación internacional del Estado peruano por la cual se compromete a que en la cárcel no haya un solo preso con enfermedad grave".


Fujimori está preso desde que regresó a Perú en 2007, extraditado por Chile. Después fue juzgado y sentenciado a 25 años de prisión por habérselo hallado autor mediato de varios delitos de lesa humanidad cometidos durante su mandato, y también recibió otras condenas menores por casos de corrupción.


Aunque no cumple su pena en una cárcel común sino en un sector especialmente acondicionado de la sede de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes) de la Policía Nacional, su situación y su eventual indulto han sido objeto de polémica desde hace al menos dos años, debido a su estado de salud.


A los 74 años, el ex mandatario padece cáncer en la cavidad bucal, hipertensión y depresión, aunque los médicos que lo examinan periódicamente dictaminaron que está en condiciones de seguir en prisión.


El 19 de septiembre pasado fue operado por una lesión recurrente en la lengua y volvió a la clínica nueve días después, debido a problemas de cicatrización de la herida.


El tema del hipotético indulto es eje de una polémica que lleva más de dos años y se remonta al comienzo de la campaña para las elecciones presidenciales de 2011, en las que una de las principales candidatas era Keiko Fujimori, hija de Alberto.


La cuestión se amplificó entonces porque el otro candidato más votado, y consagrado en el balotaje, era el presidente Ollanta Humala, cuyo hermano Antauro está preso por haber comandado el copamiento de una comisaría, en el que murieron seis personas.


Y volvió al centro del debate a fines de septiembre pasado, luego de que Humala dijera que no podía otorgarle el indulto a Fujimori porque nadie se lo había pedido.


La declaración de Humala fue respaldada por uno de los principales juristas del país, Víctor García Toma, quien explicó que en casos de condenas por delitos de lesa humanidad, los mandatarios no pueden indultar por decisión propia sino sólo a pedido del interesado o sus familiares, y por fundadas razones humanitarias.


Ante ese panorama, los cuatro hijos de Fujimori -Keiko, Kenji, Sachi y Hiro- presentaron formalmente el 10 de octubre la solicitud de indulto humanitario, fundada en el deterioro de la salud del ex mandatario.


El mismo día, el presidente del Consejo de Ministros (jefe del gabinete), Juan Jiménez, advirtió en una conferencia de prensa que la Comisión de Gracias Presidenciales debería verificar si la solicitud cumplía los requisitos debidos.


Desde entonces, la espera del dictamen de la Comisión fue matizada por la difusión de dos encuestas privadas según las cuales la mayoría de los peruanos (62 por ciento según la firma Ipsos Apoyo, o 59 por ciento según Datum) aprueba el eventual indulto.


Y, sobre todo, por la divulgación a través de la televisión e internet, el 18 de octubre, de una pintura en la que junto a un gran retrato de Fujimori aparece la leyenda "Perdón por lo que no pude hacer y por lo que no pude evitar" junto a la supuesta firma del ex mandatario.


El médico personal de Fujimori, Alejandro Aguinaga -quien también es congresista por Fuerza 2011, el partido que lidera Keiko Fujimori-, confirmó al día siguiente que el autor de ese cuadro fue el propio ex presidente.

La decisión será tomada por el presidente Ollanta Humala, quien ha prometido a través de portavoces tomar una decisión con criterios técnicos y sin dejarse intimidar por presiones.

Fujimori padece un cáncer en la lengua que no representa peligro de muerte, según los últimos informes médicos conocidos al respecto.

Fuente: Telam