Domingo, 28 Octubre, 2012 - 10:54

¿Por qué la lluvia da hambre?

"Hace tres días que llueve y no paro de comer. No sé por qué será",
contó Lucía en una reunión de amigas. Y, casi sin querer, todas
coincidieron en lo mismo: la lluvia da hambre. O al menos eso parece.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Si bien no hay ninguna teoría escrita sobre este tema,todos los
especialistas consultados coincidieron en que se trata de diversas
sensaciones que tiene el ser humano.
Cuando llueve y no hay sol
el hombre, por su naturaleza, suele deprimirse. Esto ocurre en invierno
y, según contó el doctor Alberto Cormillot a Infobae.com, el fenómeno se llama "depresión estacional".
"Yo
creo que es algo tiene que ver con el ocio. Si bien no hay ningún
factor fisiológico, podríamos decir que en invierno la gente suele
deprimirse porque hay menos sol", manifestó el profesional.
La
lluvia suele provocar angustia y tristeza y, ante la incapacidad de no
poder salir afuera, la gente opta por deleitarse con una frazada, un
pote de helado y una buena película.
"El hecho de que esté todo
más oscuro puede hacer que se tenga más hambre y comer les da el placer
que no siente con el buen día", comentó.
Por otro lado, el doctor
Claudio Zin expresó también que la tendencia a comer más se da "por la
sensación de encierro, por la angustia que provoca la lluvia".
"Está
vinculado con la imposibilidad de disfrutar del afuera por lo que se da
rienda suelta a otros placeres. La gente se relaja o se angustia",
reveló el especialista.
En general el ser humano se maneja con un
"sistema de permisos". Uno sueña comer todo lo que quiere en ocasiones
especiales como fiestas, reuniones casamientos, peleas o en días de
lluvia.
"Es como que el día está tan malo que uno se da a si
mismo la autorización de tener algún placer puertas adentro", expresó
Cormillot.
¿Dulce o salado?
Cuando uno está triste, angustiado y se da algún "gustito" ingiere lo que más le gusta: algo dulce o salado.
"Cada uno se inclina más a sus preferencias, que no cambia con el desencadenante", sostuvo Cormillot.
Las
personas suelen tener preferencias hacia comidas más dulces o más
saladas. Según el doctor Zin, en el tema de los gustos tiene mucha
incidencia los factores genéticos aunque también está determinado por
los hábitos alimentarios familiares.
Fuente: Infobae