Domingo, 28 Octubre, 2012 - 10:07

El huracán lo empeoró
Tras el paso de Sandy, se agrava el peligro de cólera y dengue en Cuba

Al oriente de la isla, la
falta de higiene amenaza con convertir en epidemia las enfermedades
preexistentes.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El fenómeno climatológico empeoró la situación en las ya golpeadas provincias de Santiago de Cuba y Holguín, al oriente de la isla.

Según informó Martí Noticias, el paso del huracán Sandy empeoró las condiciones de vida de la población, más propensa ahora a adquirir enfermedades. Las calles están obstruidas por árboles caídos y escombros de las casas dañadas. Las lluvias son insistentes y el agua potable es escasa.


"Como medida preventiva para la proliferación de enfermedades, debido a las aguas revueltas, ha continuado la venta de hipoclorito de sodio para el tratamiento del agua", detalló el sitio de noticias.


Las provincias más afectadas fueron Santiago de Cuba, Holguín y Guantánamo, pero seguía vigente una alerta en cuatro provincias centrales --Cienfuegos, Villa Clara, Santi Spíritu y Ciego de Ávila-- debido a las persistentes lluvias.

En Santiago de Cuba, la segunda provincia más poblada, la Defensa Civil estimó preliminarmente en 88 millones de dólares las pérdidas ocasionadas por Sandy, según informó la Agencia de Información Nacional (AIN).


"Hasta ahora las pérdidas se evalúan en 2.121 millones de pesos (88 millones de dólares), sin embargo esa cifras se incrementarán cuando terminen de contabilizarse las afectaciones en los sectores del Turismo, Azúcar, la Construcción y otros", informó Defensa Civil.


A la emergencia en la zona oriental, se suman centenares de hectáreas anegadas por las lluvias en la región central. "Sembrados de granos, viandas, frutas y cereales están afectados en Villa Clara por la intensidad y persistencia de las precipitaciones asociadas al paso del huracán Sandy", informaron las autoridades.



Sandy dejó 11 muertos en la isla -nueve en Santiago de Cuba y dos en Guantánamo- entre ellos un bebé de cuatro meses que pereció aplastado al derrumbarse su casa, según la Defensa Civil.


Este balance convierte a Sandy en el segundo huracán más mortífero de los que han azotado a Cuba en medio siglo, después de Dennis, que dejó 16 muertos en julio de 2005.

Fuente: Infobae.