Sábado, 27 Octubre, 2012 - 21:10

Dificultades con la Rosada
Preocupación en la CGT oficialista "por la falta de respuestas"

Caló espera reunirse la semana que viene con Tomada para plantear reclamos.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La CGT oficialista que conduce Antonio Caló espera reunirse la próxima semana con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, para comenzar a obtenerrespuestas concretas a sus reclamos, en medio de un fuerte malestar entre los gremialistas por la falta de avances en este aspecto.
El encuentro no tiene aún día confirmado, pero en la CGT opositora a Hugo Moyano confiaban en poder cerrar el encuentro en la misma semana en que que además mantendrán su segunda reunión de Consejo Directivo, prevista para el miércoles en la sede del SMATA.
Así lo adelantó un integrante del grupo de los "Gordos" de la CGT que dejó trascender su preocupación frente a la ausencia de un gesto del Gobierno que ayude a descomprimir el malestar por temas como el impuesto a las Ganancias o la deuda estatal con la sobras sociales gremiales.
"Imaginate como están las cosas (con el Gobierno)", respondió con un tono negativo el sindicalista sobre el estado de situación en la relación con la Casa Rosada, que precisamente había ayudado a conformar esta CGT tras romper su relación de años con Moyano.
Si bien había trascendido que la reunión de la CGT de Caló con Tomada sería para oficializar el reconocimiento que hará el Ejecutivo a ese sector gremial como nueva central obrera reconocida por el ministerio, el dirigente salió a negarlo.
"La reunión con Tomada tiene que ser para empezar a encontrar soluciones a los reclamos. Lo del reconocimiento como CGT oficial es sólo un trámite administrativo que tendría que concretarse la próxima semana y que, por supuesto, también tiene una connotación política", aclaró el sindicalista.
A su vez, el dirigente reconoció las dificultades que vienen experimentando con la Casa Rosada para hallar canales de diálogo aceitados que les permitan llegar a consensuar algunas respuestas a los reclamos.
"Todo pasa por encontrar una mesa de negociación", admitió en ese sentido el integrante de la CGT cercana al Gobierno, que de todos modos, sugirió que en caso de que se mantengan los desencuentros con el Ejecutivo "habría que dejar de lado el protocolo", pero evitó precisar qué medidas tomarían.
Después de varias idas y vueltas y una cancelación, finalmente el pasado jueves Caló y otros dirigentes fueron recibidos en la Casa Rosada por el jefe de gabinete, Juan Manuel Abal Medina, quien no dio una respuesta concreta a los pedidos y "sólo se ocupó de tomar nota de los reclamos", ya conocidos desde hace tiempo, de acuerdo a los relatado por los gremialistas.
Por otro lado, en la segunda reunión del Consejo Directivo que mantendrán el miércoles en SMATA, los sindicalistas analizarán los pasos a seguir y también lo "que se avanzó con la resolución 1200", hasta el momento la única -y modesta- conquista que pudieron exhibir.
En ese sentido, el dirigente se refirió a la marcha atrás que tuvo que dar la Superintendencia de Servicios de Salud sobre la resolución que dejaba sin financiamiento a las obras sociales, en lo que refiere a prestaciones para hijos de trabajadores con capacidades diferentes.
Al mismo tiempo que la nueva CGT busca retomar el diálogo con la Rosada también deberá definir cuál será su sede, mientras continúa la batalla judicial para lograr quedarse con el histórico edificio de la calle Azopardo que ocupa la CGT de Moyano.
Luego de descartar el alquiler de un edificio de la Avenida Belgrano, ahora buscan un inmueble en barrios porteños algo más alejados de la zona del microcentro, debido a los altas cifras que se exigen en esa área.
Fuente NA