Viernes, 14 Septiembre, 2012 - 07:05

Diputados del NEA
Denunciarán judicialmente a Gobierno por "abandono de persona"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Aseguran que "la falta de atención"
del Pediátrico provocó lesiones irreversibles a un bebé.

Ante el cuadro irreversible de lesiones y daños a la salud que sufrió el pequeño Jeremías Fleitas oriundo de Machagai, los diputados Sergio Vallejos y Hugo Domínguez anunciaron que efectivizarán una presentación judicial por posible abandono de persona por parte del Gobierno Provincial.

Los legisladores del Bloque UCR NEA se hicieron eco del doloroso reclamo de los padres, quienes adjudican los daños irreparables a la decisión de médicos del Hospital Pediátrico de no atenderlo, lo que forzó un viaje hasta Corrientes, adonde llegó en estado de paro cardíaco. Si bien fue recuperado por los médicos del Hospital Juan Pablo II, la duración del tiempo de paro y falta de oxígeno provocaron una situación irreversible.

El diagnóstico final del bebe es encefalopatía crónica no evolutiva, y los padres adjudican que ese mal se dio por la falta de atención en primera instancia en el Hospital Pediátrico y al forzado traslado hasta Corrientes, ante la negativa de los médicos chaqueños de renovar el tubo de oxigeno que se terminó antes de llegar a la vecina provincia por lo que consideran que se cometió abandono de persona en perjuicio de Jeremías.


Los legisladores radicales Sergio Vallejos y Hugo Domínguez, aseguraron que pedirán los informes pertinentes y presentarán "una denuncia por posible abandono de persona por parte del Gobierno del Chaco, por no contar con un sistema de atención de emergencias confiable".

"El Chaco es reconocido mundialmente por el triste caso de Luz Milagros que es el ejemplo de la desidia de este Gobierno Provincial que ha intentado de solucionarlo con acciones publicitadas, pero ahora nos encontramos con otro grave caso que impide a los ciudadanos humildes el acceso al derecho humano de la atención de su salud".

EL TRANCE DE LOS PADRES
De acuerdo a lo narrado por los padres del pequeño Marcelino Fleitas y Noelia Tortella, ante la Defensoría de la Democracia y del Ciudadano, el niño nació prematuro el 14 de mayo y en el primer mes de vida tuvo un aparente desarrollo normal hasta que la madre detectó que dormía demasiado y respiraba mal.

Informaron que lo llevaron a la salita y allí la médica que atendía le manifestó que lo veía bien al bebé y que era muy chiquito para recetarle algo. Tras varios días de mantenerse en ese estado decidieron, el 5 de julio, llevarlo al hospital de Machagai, donde el médico que los atendió insistió en que él bebe estaba bien y que la preocupación de la madre era infundada en malas formas y "hasta me trato de ignorante", relató la mujer y los envió de regreso a su humilde casa con unas gotas de solución fisiológica.


Como la madre no notaba mejoría volvió al hospital el 6 de julio fecha en la que tampoco pudo conseguir uno de los pocos turnos que se otorga para que atienda la única medica pediatra, por lo que fueron atendidos por un médico clínico, por lo que pidió una interconsulta con la pediatra y decidieron la internación del bebé.

Para esa fecha la gravedad del bebe era tal que tuvieron que intubarlo y decidieron su traslado a Presidencia Roque Sáenz Peña donde le detectaron una mancha en el pulmón y allí decidieron su traslado a Resistencia ante la gravedad del cuadro.

Explicó que a llegar al Hospital Pediátrico de Resistencia donde recibieron al bebe en un primer momento pero al poco tiempo de estar allí una médica, que no supo identificar les negó la atención porque no había ninguna comunicación formal del traslado y los echó del hospital, por lo que el chofer de la ambulancia decidió llevarlos a Corrientes al Hospital Juan Pablo II donde fue ingresado con un cuadro de paro cardiorrespiratorio sin asistencia de oxigeno.
Aseguró la madre en su testimonio que los médicos correntinos no preguntaron por ninguna formalidad no papeleo, primero atendieron al chico lo asistieron y lograron reanimarlo, pero le informaron que la falta de oxigeno por un tiempo prolongado le habría provocado daños irreversibles con secuelas para toda la vida.

Comunicaron que tras esa situación y ante la insistencia de los médicos correntinos los responsables del Hospital Pediátrico de Resistencia aceptaron internarlo donde permaneció un mes y medio en terapia intermedia.