Miércoles, 12 Septiembre, 2012 - 12:41

"El cuento del tío" en Bancos
Operan en el NEA
La Policía alertó a la población por estafadores colombianos

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Investigaciones Complejas dio a conocer el "modus operandi" de los estafadores.

Investigaciones Complejas de Resistencia tomó conocimiento de los continuos contactos con las otras Unidades Policiales de Investigaciones Complejas de diferentes Provincias del País, que sufrieron diferentes modalidades delictivas.

Las mismas, que ocurren en las entidades bancarias, conocidas como "Cuento del tío" y "Pescadores de tarjeta", cometidos por masculinos y femeninos todos de nacionalidad colombiana, cuyos delitos ocurrieron en distintas provincias del país, como Formosa, Misiones, Corrientes, Tucumán y Jujuy.
Del análisis realizado por este Departamento de Investigaciones, se ha podido obtener la identidad de estas personas y determinar que todos son de nacionalidad colombiana, y a su vez se realizó contactos con las demás Brigadas de Investigaciones de estas Provincia mencionadas, donde se pudo llegar a la conclusión, que todos los hechos fueron cometidos por las mismas personas y en todas las ocasiones, llegan a sustraer una fuerte suma de dinero

.


"CUENTO DEL TÍO"

El modos operandi comprende que un cliente (victima) es abordado por dos personas de sexo femenino, vestidas con indumentaria similar a las empleadas bancarias, dentro de la entidad crediticia y por medio de ardid o engaño consiguen que le entreguen voluntariamente el dinero recientemente retirado de la Caja, aduciendo que deben colocarles un sello de autenticidad debido a la existencia de gran cantidad de billetes falsos que están circulando.
Participan además otros cuatro sujetos del sexo masculino que se mezclan con los clientes y realizan maniobras de distracción al Personal Policial y de Seguridad entreteniéndolos con cualquier pregunta o averiguación de trámite, en esos momentos se les hace entrega a la víctima de un formulario para que lo rellene, mientras la supuesta empleada se retira a otro lugar con el dinero, para colocarle los "sellos de seguridad", que pasado el tiempo y al no volver ninguna de estas supuestas empleadas, la victima verifica con el gerente del Banco esta situación, quien luego le confirma que fue producto de un robo, al no existir estas empleadas en la sucursal bancaria, ni mucho menos se utiliza esta modalidad de sellado de billetes.

Otro hecho de similares características procede de la Provincia de Tucumán, donde una persona de sexo femenino, con vestimenta similar a empleados del Banco,se acercó hasta una fila de clientes preguntando "¿Quién debe realizar depósitos por más de $ 50 mil?", el cautivado damnificado (creyéndose con la suerte del mundo y salvarse de tanta pérdida de tiempo), inmediatamente rompió fila y se puso delante de la "Atenta Empleada" quien muy amablemente lo condujo hasta un escritorio, donde le extendió un formulario para que completara con sus datos personales, alcanzando a observarla por última vez mientras ella se retiraba con el dinero para recuento y control.


"PESCADORES DE TARJETA"
Esta modalidad ocurre, cuando un cliente desea utilizar un cajero automático, al introducir su tarjeta de débito, pero la misma queda "retenida", en esos momentos aparece una persona de sexo masculino, quien le dice al cliente que ingrese nuevamente la clave y luego presione la tecla "ACEPTAR", advirtiendo que el individuo intenta observar la marcación de la clave que realizaba el damnificado, por lo que opta por salir del cajero, tras aguardar en el exterior unos minutos se retira hasta otro negocio y al regresar al cabo de un breve tiempo, se percata de que la tarjeta ya no estaba en el interior de la ranura del cajero, y de la sustracción de dinero de su caja de ahorro.

MODUS OPERANDI: PESCADORES (PHISHING)

Esta es la modalidad que más se da en el país y generalmente es utilizada durante los fines de semana, en época de pagos y en las vacaciones. La particularidad de esta maniobra es que los delincuentes ingresan al cajero e introducen un dispositivo que captura la tarjeta o el dinero dentro del cajero e impide retirarlo.
-La más habitual y sencilla es la captura de tarjeta mediante una falsa ranura que impide a la persona operar con el cajero. En ese momento suele aparecer un hombre o una mujer que se ofrece a llamar al 0800 del banco para formular la denuncia o que para recuperar la tarjeta deben digitar tres veces su clave personal (PIN)y por último, pulsar la tecla "Cancelar ó Aceptar". Es común que el cliente haga caso al consejo, lo que permite que el recién ingresado pueda memorizar el PIN del cliente.

En el caso del llamado telefónico, éste lo realizan a un a un número trucho; del otro lado de la línea un cómplice que simula ser empleado del banco o tal vez de la Policía ú otro Organismo Oficial, le solicita todos los datos a la víctima, inclusive el código de la tarjeta. Para terminar le pide que al siguiente día hábil se acerque a la entidad a retirar el plástico.
El delincuente que realizó el llamado se va junto al damnificado pero vuelve a los pocos minutos, rescata la tarjeta atrapada con el pescador y con los datos que le pasa el cómplice (número de clave o PIN) la utiliza como si fuera suya.

Generalmente retira un monto permitido y posteriormente genera una transferencia con el resto de los fondos a una cuenta bancaria abierta con documentación falsa. La víctima se percatará del robo días después.

El otro tipo de pescador es el de billetes, que no suele ser tan efectivo aunque los delincuentes se arriesgan igual. Este sistema consiste en introducir una falsa ranura en el expendedor de billetes que se encarga de capturarlos ante la atónita mirada de la persona que siente que el cajero ha realizado la operación de entrega pero el dinero no aparece.
Suele suceder, en la mayoría de los casos, que la persona supone que el cajero no tiene más billetes, por lo que se retira. Es ahí que un delincuente ingresa y retira el capturador con el dinero.