Miércoles, 12 Septiembre, 2012 - 10:26

Lo que dejó la visita de Franco

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El Diccionario define al término "divagar" como la "acción de separarse del asunto de que se trata".

El Diccionario de la Real Academia Española define al término "divagar" como la "acción de separarse del asunto de que se trata".

Podría decirse que la "visita" de Ricardo Franco, Juez del Superior Tribunal de Justicia, a la Comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados el pasado 11 de septiembre, tuvo como denominador común la necesidad del magistrado de hablar de cualquier cosa menos de aquello para lo cual se lo invitó; o sea, divagar.

Lejos de pronunciarse sobre los conceptos que vertiere en una entrevista radial días atrás, según los cuales existirían "políticos, jueces y empresarios que viven muy bien porque bancan delincuentes"; este Ministro del Superior Tribunal se dedicó a hablar de cuanta cosa se le cruzó por la mente, menos del tema en cuestión.
El Doctor Franco tuvo la ocurrencia de concurrir a la reunión armado de tres magras hojitas que parecían haber sido tipeadas por orden suya unas horitas antes de la cita, con la aparente intención de que estas oficien de cierta tentativa de respuesta a una pregunta que nadie le había hecho.
Como señalare oportunamente, la invitación que se le formulare para que concurra a la Legislatura respondía a una finalidad clara, tal cual lo señala la Resolución de Cámara N° 1547/12, la que contenía una breve serie de puntos por los cuales se le solicitaba que precise lo siguiente: a) manifieste qué conocimiento tiene de la existencia, en cuanto a vínculos entre políticos, jueces, empresarios y otros sectores de la sociedad con delincuentes; b) precise nombres de políticos, jueces, empresarios y otros sectores de la sociedad que vivirían muy bien porque bancan delincuentes;c) se sirva especificar la afirmación "que la capacidad del delincuente ha superado la capacidad del policía largamente"; d) señale factores de logística, materiales, organizacionales, operativas y financieras superiores que poseen los malvivientes frente a la fuerza policial; e) manifieste qué acciones judiciales y/o administrativas ha llevado adelante él como Ministro de ese Poder, a fin de investigar el hecho del que diera cuenta a distintos medios de comunicación de la Provincia; f) precise cómo tomó conocimiento y en qué fecha del vínculo entre delincuentes, empresarios, jueces, políticos, etc. y si puso en conocimiento de dicha circunstancia a los demás integrantes del Superior Tribunal de Justicia; g) y que manifieste a qué hizo referencia cuando habló de crimen organizado y financiado por factores de Poder.
Era un cuestionario estrictamente ceñido a sus declaraciones radiales, preguntas las cuales, demás está decir, no respondió ni siquiera una; lo cual resulta sorprendente toda vez que uno esperaría que alguien que se despacha con total seguridad por un medio de comunicación con semejantes declaraciones, no tenga ningún problema en contestar tan sencillo cuestionario.
En esas "hojitas" , el Dr. Franco señala asimismo que la
Cámara de Diputados (como si no lo supiéramos) necesita dos tercios de los votos para citarlo y que él concurría a la cita solamente porque así lo quería, aclaraciones las cuales están de más si se tiene en cuenta que el Cuerpo Legislativo había dejado en claro que se lo "invitaba" a que concurra voluntariamente a dicha comisión y no constituía obligación alguna que no sea de tipo moral.
No obstante, y en virtud del soso, vacuo y ridículo monólogo con que nos convidó, hubiese sido preferible que se quede en casa o dedicado la mañana a hacer de esta una provincia más segura y menos corrupta (tema que aparentemente le preocupa).

Asimismo, volvió a poner en duda que él haya dicho esas frases, afirmando en sus "hojitas" lo siguiente: "en relación al motivo por el cual estoy frente a uds., creo oportuno contextualizar aquellos dichos que se me atribuyen y por los que uds. el miércoles pasado en el recinto han decidido citarme a esta audiencia a fin de que los aclare".
El Doctor Franco se refiere a sus expresiones públicas como "aquellos dichos que se me atribuyen"; no sé uds. estimados lectores, pero por lo pronto, yo generalmente recuerdo lo que digo, más aún, si en la frase de que se trate se acusa a políticos, jueces y empresarios de bancar delincuentes; es decir, que el Señor Juez ni siquiera tuvo la delicadeza de hacerse cargo de lo que dijo, tirándole el fardo a la prensa, la que según él ha interpretado mal sus palabras.

El resto de sus "magras hojitas tipeadas" las dedicó a recordar antiguas causas (que en algunos casos datan de más de treinta años) en las cuales según él, habría intervenido cual justiciero anónimo contribuyendo a hacer de ésta, una provincia menos corrupta. Recuerden que "divagar" consistía en la "acción de separarse del asunto de que se trata"; palabra nunca mejor utilizada, dado que como puede notarse, el doctor Franco decidió acercarse a la Cámara de Diputados a hablar de lo que se le vino en gana, menos de lo que entendemos debió haber contestado; y es más, no sólo eso, sino que se mantuvo en sus dichos e inclusive fue más allá, pretendiendo pontificar sobre un tema que aqueja a la sociedad y sobre el que todos nos encontramos trabajando, mientras él, en pleno conocimiento de lo que expresamente admitió conocer, no hace nada.

*"Cuatro características corresponden al juez: Escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente". -Sócrates-




Fuente: 
(*) Diputado provincial del Ne-Par