Lunes, 10 Septiembre, 2012 - 11:19

Sin querer queriendo

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Una mujer adquiere en compra venta un posible Renoir valuado en casi medio millón de pesos.

El cuadro, que se compró en un compra-venta de EE UU junto a otros objetos por unos 39 euros, podría valer hasta 78.000 euros. (Casi medio millón de pesos!).
Nada menos que un cuadro del pintor impresionista francés Pierre-Auguste Renoir, que adquirió en un puesto del rastro de Valle de Shenandoah, en el Estado de Virginia. La mujer, que ha preferido no revelar su identidad, compró una caja con varios objetos, entre ellos un muñeco de Paul Bunyan (un leñador popular en el folclore de EE UU) y una vaca de plástico, todo por menos de 50 dólares (unos 230 pesos).
La madre de la mujer afortunada,le dijo que quizá sería conveniente pedir una opinión sobre la autoría (en el marco pone que la pintura es de Renoir), y ahora los expertos dicen que podría ser la obra Paysage Bords de Seine, valorada hasta 100.000 dólares (Casi medio millón de pesos!).
"Nunca había visto un muñeco de Paul Bunyan", ha declarado la mujer, que solo ha querido identificarse como la "Chica Renoir", al periódico The Huffington Post. La afortunada compradora ha añadido que no piensa quedarse con la pintura: "Estaría muy asustada de tenerla", ha dicho. "Seguro que quien la compre la cuidará como merece".
La obra, que mide 14 centímetros de alto y casi 23 de ancho, y que representa un paisaje fluvial en tonos pastel, será subastada por la casa estadounidense The Potomack Company el próximo 29 de septiembre. "Cuando la ves, sabes que es de verdad", ha señalado Norton Craner, especialista en artes plásticas de la casa de subastas y exinvestigadora asociada del museo Metropolitan de Nueva York, en declaraciones recogidas por el New York Times.
La pintura, según Craner, aparece en el catálogo razonado de la obra de Renoir, donde se indica que fue adquirida por la galería francesa Bernheim-Jeune en 1925, que posteriormente la vendió a Herbert May, el marido de la coleccionista de Maryland Sadie A. May. La pregunta de cómo el cuadro pudo acabar en un compra-venta, no tiene por el momento respuesta.
El cuadro tiene en la parte de atrás una pegatina con el número de catálogo, según ha señalado Craner. La madre de la compradora le dijo a su hija que verificara la autoría en el momento en que esta arrancaba el papel de la parte de atrás de la pintura.
"Estoy contenta de no haberla vendido en uno de los rastrillos que organizo en mi jardín", ha dicho la mujer, que ha añadido que si la subasta sale bien, llevará a su madre de viaje a París a visitar el museo del Louvre.