Sábado, 8 Septiembre, 2012 - 11:56

Correo de Nuestros Lectores
Internas Primarias Provinciales (PASO)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Días atrás se han presentado en la Legislatura Provincial, varios proyectos relativos a instaurar en nuestra provincia un sistema de internas primarias abiertas simultaneas y obligatorias, similar al aplicado por la nación el año pasado para determinar los candidatos partidarios para diputados nacionales y presidenciales.



La norma está en pleno debate, y pareciera que existe la voluntad compartida de los partidos mayoritarios, y con mayor representación en la Cámara , de avanzar rápidamente en su aprobación.


A nuestro entender, los proyectos contienen los mismos inconvenientes y falencias que la Ley Nacional Nº 26.571, y por ende, están lejos de solucionar los vicios que aducen tiene el sistema actual.


Cabe entonces realizar un análisis de su incidencia e impacto de su implementación en el ámbito provincial atendiendo a las realidades políticas ?" partidarias y el escenario electoral posible en función de los antecedentes de actos electorales anteriores, sin entrar a desgranar comentarios sobre el costo financiero de las mismas o la omisión de establecer el voto electrónico en todo el ámbito provincial, cuestiones que también son opinables.


Quienes las proponen se fundamentan en la mayor participación de la ciudadanía en la vida interna de los partidos, en la búsqueda de una mayor transparencia para acceder a los cargos de representación popular, y en una mayor representatividad y legitimidad que puede otorgar un acto electoral interno de mayor participación a quienes resulten candidatos.



En contraposición a estos argumentos las primarias nacionales han demostrado que NO se consigue la meta de propiciar la participación amplia de los electores neutrales. Seguramente porque los votantes que se ufanan de ser independientes, al carecer de identificación partidaria, son los menos proclives a movilizarse en una elección optativa, o porque esta suerte de imposición a la participación se contrapone al interés de cada persona y de que esté obligado a adoptar una posición política definida. Es decir que tornar compulsiva la intervención ciudadana en un evento relativo a las competencias internas de los partidos (que son asociaciones voluntarias por definición, y a cuya participación no puede convocarse por medios coercitivos) entraría en contradicción con la premisa máxima democrática de incrementar la libertad política de los electores.




Los proyectos, a su vez, mantienen la obligatoriedad de incluir a todas las agrupaciones políticas, aún a aquellas que presentaren una única lista o lista acordada. Frente a ello vale la pregunta: ¿Qué interés tendría un ciudadano en votar a una lista de una agrupación sin contrincantes? ¿Qué motivaría a sus afiliados o militantes en esta instancia si su horizonte electoral está en las generales?



En este mismo sentido, en las elecciones primarias, tanto en la nacional como en la provincial que se impulsa, cada elector podrá optar entre distintas listas de una misma agrupación política o de diferentes partidos políticos y alianzas, pero deberá emitir un sólo voto por cada categoría de cargos a elegir: Presidente y Vicepresidente de la Nación , Senadores, Diputados Nacionales, Diputados Provinciales, Intendente y Concejales.



Esta situación hace que los afiliados partidarios pierdan protagonismo, porque en la interna abierta, tal como está normada, los afiliados de un partido pueden votar en la interna de otro partido ajeno a sus preferencias, pudiendo optar incluso por un candidato débil y/o impopular, con menores aptitudes de elegibilidad, con el objeto de adulterar el resultado de los comicios generales, desnaturalizando la finalidad estratégica de los partidos, ya que se podría consagrar candidatos menos representativos de la ideología partidaria (centroderechistas en fuerzas de centro a centroizquierda o izquierdista moderado en coaliciones cuyo principal socio es de centroderecha).



La posibilidad cierta de encontrarnos con estos vicios choca con uno de los propósitos iniciales de la instauración de internas abiertas, que es, precisamente, generar candidatos con mayores condiciones de elegibilidad. Está a la vista que si los partidos no escogieran a sus miembros más competitivos y aceptables, se estaría malogrando el objetivo inicial de este método.



LA RESTRICCI?"N DEL 1,5 %
Otra de las consecuencias negativas del proyecto provincial, es que mantiene el requisito de obtener el 1,5 % de los votantes en la interna para que los partidos o alianzas puedan participar, luego, en las elecciones generales.



Es decir que una fracción de ciudadanía luego de participar en la interna de un determinado partido o alianza, se va a ver obligado a votar por otros candidatos en la elección general o a recurrir a la abstención, por lo que con esta restricción NO se alienta la libre participación electoral, sino que la disuade. Convierte a una parte del electorado en rehén de los aparatos políticos más poderosos y con mayores recursos económicos.



Esta situación seguramente incidirá aún mas negativamente en las elecciones municipales donde se desalentaría la participación de partidos vecinalistas que históricamente presentan al electorado una lista única, ya que serían ampliamente superados por la estructura de los partidos provinciales o nacionales que lógicamente serán los que tendrán mayor movilización y recursos.



La cuestión se agrava si tenemos en cuenta que un partido o alianza que no supere ese 1,5% en diferentes comunas, verá disminuida su lista provincial, ya que no podrá presentar candidaturas a concejales y/o Intendentes por esos distritos. Por lo tanto, la lista en cuestión llegará a las elecciones generales, de esta manera, mutilada, y la competencia será de esta forma desigual con quien lleve lista completa.



Aplicando esta restricción y a la luz de los resultados de las elecciones generales, donde se concentra una mayor afluencia de votantes, del año 2.011, veremos a modo de ejemplo que, en las elecciones municipales la ciudad de Resistencia estarían impedidas de participar 7 (siete) de las 9 (nueve) listas que se presentaron, lo mismo sucedería en la ciudad de Pcia. R. Sáenz Peña, donde no podrían hacerlo 4 (cuatro), o si vemos los resultados a nivel provincial no podrían participar 5 (cinco) de las 7 (siete) que lo hicieron. Es decir que el ciudadano en las elecciones generales futuras, de acuerdo a esta experiencia, solo tendría dos opciones para elegir.



Entendemos que en una democracia pluralista las opciones de la ciudadanía se organizan en un marco policéntrico, viabilizando la elección entre múltiples partidos y candidatos alternativos, fomentando una instancia en la que pueden presentarse todos los grupos existentes que sean opcionales para los ciudadanos, brindando al sufragante la alternativa de escoger al partido que más lo representa ideológica y programáticamente, y NO alentando a que los sectores se excluyan mutuamente y carezcan de oportunidades equitativas.



(*) Héctor Martínez - D.N.I. Nº 16.994.942
Desde Pcia. Roque Sáenz Peña ?" Chaco-