Miércoles, 5 Septiembre, 2012 - 11:49

No a la re-reelección
Y del excesivo uso de la cadena nacional
Lavagna se quejó del "extremismo" del gobierno y de la oposición

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

No descartó volver a presentarse como candidato a Presidente de la Nación.

El ex ministro de Economía Roberto Lavagnacriticó por "excesivo" el uso que hace la presidenta Cristina Fernández de la cadena oficial de radiodifusión, y el plan oficialista para reformar la Constitución Nacional y permitir a la jefa de Estado presentarse a competir por un nuevo mandato: "Es inconveniente y genera dudas a quienes tienen que tomar decisiones de inversión", a la gente le "preocupa más la inseguridad", reprochó.
En entrevista con Radio 10, el ex ministro fue consultado sobre si volvería a presentarse como candidato presidencial, tal como ocurrió en 2007, cuando cosechó casi el 17 por ciento de los votos y se ubicó tercero, detrás de Fernández y de Elisa Carrió.
"Voluntad, decisión, compromiso, hoy tengo el mismo que tuve en el 2002 cuando vine en medio de la crisis, o que tuve en 2007 cuando, en condiciones muy adversas, fui candidato a presidente, pero uno es uno y las circunstancias, las circunstancias se verán cuáles son", respondió.
Se le repreguntó entonces si "soñaba" con ser jefe de Estado, a lo que contestó: "Soñar no, en ese sentido soy a lo mejor híper realista. Sí tengo la voluntad y la disposición de colaborar, la misma que tuve en el 2002". "Ese año los pronósticos eran que el país iba a caer más, y sin embargo se recuperó, hubo todo un período Duhalde-Lavagna-Kirchner, y después vino un período Kirchner-Kirchner totalmente distinto", comparó Lavagna, que aseguró que "de ninguna manera" sería ministro de Economía del actual gobierno.
En cuanto al uso de la cadena nacional por parte de la Presidenta, recordó que "alguien dijo alguna vez que todo lo que es excesivo termina siendo insignificante, y la verdad es que (la utilización del servicio oficial de medios) es excesivo".
En otro orden, censuró el plan oficial de buscar una reforma de la Constitución que habilite a Fernández a presentarse para un eventual tercer mandato al frente del Ejecutivo.
"Es absolutamente inconveniente. Este tipo de cosas generan dudas en quienes tienen que tomar decisiones de inversión. Es un grave error, otro más que se agrega, cuando (para la gente) la inseguridad domina todo el panorama, incluso por encima de algunos problemas económicos", analizó.
Lavagna, por otro lado, atribuyó que "la falta de credibilidad" de país respecto de otros países de la región, como Brasil, "es un problema que excede lo económico". "Hay un problema de credibilidad sobre la política económica en sí, los controles, la inflación alta de varios años, los déficit. Generan mucha desconfianza en los inversores, pero además hay un problema que excede lo económico, y es la percepción de una sociedad argentina dividida en dos", sostuvo.
Mencionó que "están los que adoran al gobierno ciegamente, y los que no soportan al gobierno, y las sociedades divididas no son sociedades que progresen", advirtió, para enfatizar la mayor responsabilidad en el punto del gobierno: "Algunos, por ejercer el poder del Estado, tienen mayor capacidad de poner presión y coerción sobre los otros", deslizó.
"La solución requiere en el campo político dar señales de confiabilidad, de que uno trabaja buscando consensos en la sociedad. Hace falta que la sociedad, en lugar de ubicarse en los extremos de pro y contra gobierno, se ubique más en el centro, sin devaneos izquierdistas pero cuidándose de cualquier recaída conservadora retrógrada como muchas veces ha ocurrido en la Argentina en las crisis", explicó.
"Hay hoy una posición de extremismo tanto en el gobierno como en la oposición, entre quienes adoran al gobierno y quienes no lo soportan un minuto más, y por ese camino no se va", dijo.
Cuando se le preguntó por el país que se va a vivir en los "próximos años de continuar así", el ex ministro contestó: "Espero que no continuemos demasiado tiempo así, con una sociedad altamente dividida. Hay ejemplos en América Latina de lo que pasa cuando la división se profundiza. Es hora de parar un poco la pelota, reflexionar y ver cómo logramos convocar más hacia el centro, con un poco más de equilibrio", terminó.