Miércoles, 5 Septiembre, 2012 - 09:14

Los "escapistas" del cepo al dólar
Argentinos compran un 50% más de oro en países vecinos

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En Chile y Uruguay se muestran sorprendidos por la mayor demanda de ahorristas locales.

Las trabas oficiales a la adquisición de activos que funcionan como reserva de valor siguen dando lugar a comportamientos impensados de los argentinos hasta antes del cepo cambiario. En efecto, ante la "veda" a la compra de dólares muchos recurren a todo tipo de alternativas para no quedar pesificados. Una de ellas es la de atesorar oro. El problema es que por las restricciones oficiales tampoco se permite su adquisición y el codiciado metal sólo lo comercializa el Banco Ciudad, con tope a la compra (100 gramos). ¿Por qué es el único al que se le permite ofrecerlo? Porque vende la "versión argentina". Es decir, a partir de lingotes originados en la fundición de objetos vendidos o empeñados por el público. Por tratarse de oro nacional no se requiere de validación alguna de la AFIP. Pero, ¿cuál es el problema? Que por su menor calidad -en comparación con el internacional- luego cuesta mucho revenderlo.Esto, más allá de que se comercialice en moneda local pero al equivalente deldólar blue. Es así como aquellos argentinos que pueden viajar le han encontrado la vuelta al asunto. Y de esto dan cuenta desde el exterior.
En efecto, desde mayo a esta parte las casas de cambio de Chile y Uruguay revelan que vienen recibiendo un aluvión de argentinos que, por las restricciones, optan por cruzar la frontera para cerrar operaciones incluso en pesos.
Reconocen que el total de consultas y operaciones se dispararon en más de un 40% y, según anticipan las fuentes consultadas, todo hace prever que este movimiento seguirá en aumento.
Opción trasandina
En el caso de la opción chilena, según confiaron a iProfesional.com, los argentinos buscan convertir su dinero en metal precioso importado desde Canadá y Estados Unidos por una firma trasandina.
Desde Aurica Metales,
firma con sede en Las Condes, Santiago de Chile, dieron cuenta del
notable incremento en la cantidad de operaciones traccionadas por
argentinos, al tiempo que detallaron que "los montos rara vez bajan de los 2.000 dólares".
Voceros de la compañía especificaron que en estos últimos tres meses "al menos 4 de cada 10 transacciones terminan concretándose bajo la forma de monedas". Y hacen referencia a "adquisiciones que llegan a ser del orden de los u$s10.000".
"Vienen desde distintos lugares del país. Pero el total de interesados que llegan de provincias cercanas, como Mendoza, se multiplicó por diez", expresa Jaime Muñoz, gerente general de Aurica Metales.
"Quienes consultan tienen un interés real. Alrededor del 40% de los que lo hacen terminan comprando",
aseguró el directivo que, además, señaló que una gran cantidad de
particulares han comenzado a interiorizarse sobre la operatoria.
Las modalidades usuales son principalmente dos: la compra de metales físicos (mayormente monedas) o el almacenamiento en bóvedas.
Muñoz aclaró que "el valor legal no tiene relación con el real. Por ejemplo, los American Gold Eagles (monedas norteamericanas) de u$s50 superan los 1.800 dólares". Según el responsable de Aurica, la evolución de la demanda pasó de ser de entre cinco y diez onzas, a principios de año, a unas 100 onzas en la actualidad. "Los clientes argentinos llegan a nosotros por el boca a boca", agrega.
Para la operatoria en Chile se cambian pesos argentinos por chilenos. Para el comprador de este lado de la cordillera la relación con el dólar es muy similar a lo que se paga por el "blue": $6,4 por cada divisa estadounidense.
Aurica tiene un acuerdo de representación con la canadiense Kitco, una de las empresas proveedoras más grandes del mundo situada en Montreal.
Eso le permite ingresar a Chile monedas de oro de entre 22 y 24 kilates en no más de una semana. Como alternativa, ofrece el servicio de guarda, mayormente para quienes optan por adquirir barras que llegan a las 400 onzas, atada a un costo adicional por mantenimiento. A cambio de un título de propiedad, preservar la mercancía directamente en las bóvedas del Royal Canadian Mint (la Casa de Moneda de Canadá) puede ser una opción para montos superiores (hasta u$s300.000, según el caso) y cuesta 1% anual del valor, que se cobra al momento de la liquidación. Sin duda, la curva ascendente en la cotización internacional del oro de los últimos 5 años hace que el negocio ejerza un fuerte magnetismo. De u$s700 en agosto de 2007, este mes viene superando los u$s1.600 la onza. Esto es, casi dos veces y media más. A la hora de tomar la decisión, las fuentes consultadas sostienen que la balanza se inclina a favor de la tenencia física. "La gente prefiere tener en sus manos lo que compra, ante la duda de cualquier desastre económico o de nuevas restricciones financieras", sostienen. Otros factores están relacionados con cuestiones impositivas y con la liquidez: como la ley chilena exime del IVA a las monedas,muchos argentinos las prefieren por su rápida disponibilidad, a diferencia del lingote, imposible de fraccionar.
Ventana uruguaya
No sólo la nación trasandina aparece como una plaza atractiva para los argentinos que apuestan al dorado metal.
Casas de cambios de Uruguay contactadas por iProfesional.com aseguran que, en los últimos tres meses, "el nivel de consultas y de compra de oro por parte de argentinos subió hasta un 50%".
"La demanda viene creciendo sostenidamente. Se compran desde lingotes hasta monedas. Ahora sólo estamos ofreciendo libras de oro.
Hasta hace unos días contábamos con monedas mexicanas. Hay mucho
interés de los argentinos", asegura este medio un agente de Cambio 18.
"No tenemos problemas en vender directamente desde el mostrador hasta un valor de u$s3.000.
Después de ese número hay que presentar una justificación del origen
del dinero que se está invirtiendo, pero no mucho más", agrega.
En el caso de Cambio 18, la firma de servicios financieros toma como medio de pago el peso uruguayo, si bien ahora más casas aceptan moneda argentina.
Por citar un caso, Gales Casa Cambiaria avala esta alternativa.
"Se aceptan pagos en pesos argentinos. Y la cotización fijada, por ejemplo, para el lingote de una onza es de u$s1.770. Las monedas, en cambio, registran un promedio de u$s1.800", detalla a iProfesional.com un representante de esa firma.
iProfesional.com constató que optar por la compra en ese país implica el pago de una tasa adicional del 14%, dado que la relación peso argentino-dólar mantiene una diferencia de 7,30 en la nación vecina.
¿Conviene comprar oro?
"Si tenés ganas de comprar oro, la recomendación es tener presente que se trata de una inversión a largo plazo". Quien lo afirma es una de las personas que más sabe del negocio.
"Cuando dejes pasar el tiempo y compares los precios, seguro que te vas a llevar una sorpresa", agrega.
Razones para esgrimir estas afirmaciones no le faltan. Luego de subir un 25% en 2010, trepó otro 10% el año siguiente, y en los ocho primeros meses del 2012 ya acumula una suba del 9 por ciento.
En resumidas cuentas, en apenas un par de años acumula una ganancia de nada menos que del 50% en dólares.
La pregunta casi obligada es ¿qué puede pasar de aquí en más? Con una cotización que supera los u$s1.660 la onza -31.103 gramos-, los analistas consideran que tiene amplias posibilidades de seguir escalando, tanto a corto como a mediano y largo plazo.
¿Cuánto puede subir? Según un sondeo de Bloomberg, su cotización podría alcanzar los u$s1.800 para fin de año, arrojando una ganancia del 8% en estos próximos cuatro meses.

Este
es el nivel que surge de una encuesta realizada entre 15 operadores y
analistas que basan sus proyecciones en las nuevas medidas monetarias
que aplicará Estados Unidos.
Su efecto sobre el dorado metal sería inmediato,
ya que, según el consenso de analistas internacionales, impulsará la
demanda china de oro como una protección frente a la inflación.
Por otro lado, existe consenso de que septiembre es, tradicionalmente, el mes más positivo del año para el metal. Esto surge de las estadísticas que analizan la estacionalidad de la demanda en diversas partes del mundo.
"Podemos ver importantes alzas del precio del oro en las próximas
semanas", subraya Félix Moreno, trader de monedas y commodities.
"Con los rescates bancarios en Europa y los nuevos estímulos monetarios en Estados Unidos puede ubicarse incluso en los u$s2.000", agrega el experto.
Demanda pujante
El oro posee un doble atributo:
  • En tiempos de inestabilidad su cotización subeporque es visto como reserva de valor y esto hace que aumente el total de interesados en adquirirlo.
  • En los de bonanza global su precio también marca tendencia alcista, por la fuerte demanda de países asiáticos que lo requieren para la venta de joyas y artículos de lujo.
Por estas razones, pasó de una cotización de los u$s300 en 2002 a casi u$s1.600 en 2011.
Cabe destacar que los chinos, junto con los indios, continúan acaparando el mercado por amplio margen, pues ambos abarcan el 45% de la demanda total de joyerías, monedas y lingotes.
Más allá de estos dos países, la demanda de los bancos centrales también
resulta crucial y continúa en firme ascenso (en el segundo trimestre
del año las compras de estas entidades se duplicaron).
De modo tal que el dorado metal es uno de los mejores refugios en tiempos de crisis, pero también es bueno tenerlo cuando las cosas van bien.

Fuente: Iprofesional