Martes, 4 Septiembre, 2012 - 17:34

Juicio por Coimas en el Senado
Sigue declarando
Para De La Rúa, Moyano "agitó" y Chacho Alvarez "no estuvo a la altura"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Comparó el peronismo con un "tiburón que huele sangre" porque no lo apoyaron "hicieron fuerza para tumbarme".

El ex presidente Fernando De la Rúa acusó hoy al titular de la CGT, Hugo Moyano, de haber agitado en 2000 "la idea de la corrupción" en torno al debate parlamentario del proyecto de ley de flexibilidad laboral y cuestionó que el gremialista haya dicho entonces que "no sería aprobada sin prebendas, produciendo así agravios a los senadores justicialistas".
También el ex jefe de Estado criticó a su ex vicepresidente, el entonces frepasista Carlos "Chacho" Alvarez, al que calificó de "excelente estratega" político por haber renunciado a su cargo en 2000, y sostuvo que "no estuvo a la altura de los tiempos difíciles, no honró la amistad que nos unió, y olvidó el mandato popular".
Además, comparó al peronismo con un "tiburón que huele la sangre" ya que en la crisis no lo apoyaron sino que "hicieron fuerza para tumbarme".
"El Partido Justicialista vio la posibilidad del poder, como un tiburón que huele la sangre. En vez de apoyarme, hicieron fuerza para tumbarme", amplió el ex Presidente, quien criticó que "llegaron al poder para hacer algo que nunca pensé: declarar el default del que todavía estamos pagando las consecuencias".
Su reparto de críticas también incluyó al Fondo Monetario Internacional (FMI), al que calificó de "fundamentalista", y al entonces secretario del Tesoro de Estado Unidos, Paul O'Neill, de quienes sostuvo que su Gobierno fue "víctima".Por otra parte, dijo que se presentaba al juicio "como un ciudadano más para ayudar a afianzar la Justicia" y que llegaba al proceso "con pesar pero con esperanza".
En ese marco, acusó que la causa fue "direccionada" y que "no se puede usar la Justicia para la política".
Por segunda vez -la primera fue hace una semana- De la Rúa, (74), declaró como imputado ante el Tribunal Oral Federal 3 (TOF3), en el juicio que se realiza en los tribunales del barrio porteño de Retiro por los presuntos sobornos a algunos senadores, junto a tres ex funcionarios de su administración y cuatro ex senadores peronistas.
Continuó negando que haya habido pago de coimas y recalcó: "Mi Gobierno fue un gobierno de gente honesta, nadie se quedó con nada y tampoco ha sido señalado por ello", a la vez que sostuvo que "todos trabajaron con honestidad, incluso (el ex vicepresidente) Chacho Alvarez, mi amigo", aunque sentenció que "fue malo en lo personal e institucional que esa relación se deteriorara".
También criticó a Hugo Moyano, quien dijo que el entonces ministro de Trabajo Alberto Flamarique se ufanó al señalar que "para los senadores tengo la Banelco", en relación a dinero para cooptarlos.
"Moyano habló de corrupción porque estaba en su lucha para ser secretario general de la CGT", especuló.
El ex mandatario incluyó en sus críticas a su ex jefe de gabinete, el radical Rodolfo Terragno, por haber dicho que "él se opuso" a la orientación que tuvo el trámite parlamentario de la ley, y dijo que "entiendo que lo que le pasó fue el 'síndrome de la distancia', trató de alejarse diciendo 'soy ajeno por completo'".También se refirió al ex senador Antonio Cafiero, quien había dicho que cinco colegas suyos en la Cámara Alta sabían de los sobornos, y especuló con que el peronista lo habría hecho porque "le preocupaba afianzar su notoriedad para su posible reelección como senador".
"Cafiero ha desestimado la responsabilidad de un senador serio y ha llevado la confusión a los tribunales", acotó.
Para De la Rúa, en definitiva, en torno al proyecto de ley se fue generando "una creencia general de que los hechos sucedieron" a través de las expresiones públicas de los nombrados que fueron "repetidas por la prensa, la radio y la televisión" y lo contrapuso con que los ex presidentes peronistas Carlos Menem y Eduardo Duhalde dieron "su apoyo" a la aprobación de la ley.
"Mi Gobierno fue víctima del fundamentalismo del FMI y de un señor O'Neill, puesto por (George) Bush. Nunca la Alianza actuó sometida al Consenso del Washington y nos negamos a la privatización del Banco Nación", sostuvo. En este juicio, De la Rúa, el ex secretario parlamentario y arrepentido Mario Pontaquarto, el ex jefe de la Secretaría de Inteligencia Fernando De Santibañes y Flamarique están acusados de haber pagado cinco millones de pesos en sobornos.
Mientras, los ex senadores peronistas Augusto Alasino, Alberto Tell, Remo Costanzo y Ricardo Branda están acusados de "cohecho pasivo", por supuestamente haberlos cobrado.
En este proceso también estaban acusados los senadores Emilio Cantarero, del PJ, y José Genoud, de la UCR. Por su estado de salud Cantarero fue eximido de ser juzgado, mientras Genoud se suicidó con un balazo en el pecho en 2008.