Sábado, 1 Septiembre, 2012 - 21:10

Por discriminación
La denuncia de Beatriz Núñez puede terminar en un pedido de disculpas

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

"Iniciaron un trámite de
Resolución Rápida", dijo el titular del Inadi-Chaco.

El caso de Beatriz Núñez resultó conocido por muchos luego de que hiciera pública su denuncia por considerarse discriminada por Gabriel Chirife, del boliche Chill Bar. Esperó una hora en la puerta y no la dejaron pasar. "Soy gordita", argumentó Beatriz y con eso buscó la explicación a la ofensa.


Beatriz fue la primera persona en Chaco en hacer una denuncia ante el INADI por discriminación en la puerta de un boliche. Y eso que la "dedocracia" que menciona, para el vox pópuli resistenciano es fórmula habitual a la hora llenar bares. El instituto sí tuvo muchas consultas por estas cuestiones, pero denuncia hasta ahora sólo la de Núñez, afirma su titular, Darío Gómez.


Llegada esta instancia, el INADI realiza un procedimiento similar al de la justicia "pero más informal", señala Gómez, que culmina con un dictamen realizado por especialistas del instituto en Buenos Aires. "La normativa sobre la discriminación es bastante reciente, por eso el último paso lo da el INADI nacional, que determina si hubo discriminación o no".


Pero existe una alternativa abreviada de este proceso, el trámite de Resolución Rápida del Conflicto, que es el que se está llevando a cabo a partir de la denuncia de Núñez. Implica la posibilidad de un acuerdo entre las partes y no implica dictamen. "Ya tuvimos una entrevista con los dueños del establecimiento pero no debo hacer público este testimonio hasta tanto no se resuelva el conflicto", explica Gómez.



"Hablamos de resolución del conflicto en el sentido de que si la parte denunciada se da cuenta de que hubo algo ofensivo, se puede llegar a un pedido de disculpas en términos generales, se retracta del hecho y cesa el acto discriminatorio. Claro que la otra parte puede o no aceptar".


De este modo, el pedido de disculpas puede ser el desenlace para la denuncia presentada por Beatriz Núñez, si ella está de acuerdo. ¿Significa que a los boliches les alcanzará un pedido de disculpas para "zafar"? ¿Quiere decir que pueden seguir aplicando el derecho de admisión de la manera que crean conveniente?


Para tratar "el problema de fondo", Gómez prevé una reunión la semana próxima con la asociación que nuclea a los responsables de locales nocturnos, la Cámara de Comercio, la Municipalidad y legisladores. "Al INADI le compete el costado discriminatorio del derecho de admisión. Tenemos que ver de qué manera nos podemos poner de acuerdo para que no se repitan actos discriminatorios".


DERECHO DE ADMISION: "CASI NADIE CUMPLIA"
De acuerdo a la ordenanza 8200, los locales nocturnos pueden optar por ejercer el derecho de admisión. Para ello deben registrarse en la Municipalidad y dejar asentado los criterios de admisión, que en ningún caso deben violar la normativa nacional sobre discriminación. "Tienen más que nada que ver con embriaguez y desorden", precisa Gómez


Además los boliches registrados deben exhibir en el exterior y en el interior un cartel en el que figuran las condiciones de admisión. "El boliche que no cumple con esta normativa puede ser sancionado por la municipalidad". Gómez desconoce si Chill Bar forma parte de ese registro.



"Nosotros hicimos un pedido de informe a la municipalidad hace unos tres años. Unos 20 o 30 boliches estaban registrados y muchos estaban desactualizados. Casi nadie cumplía. Volvimos a pedir informe recientemente y aún no tenemos respuesta"


Se suman faltas: boliches que se arrogan el derecho de admisión, pero no realizaron el registro correspondiente y que, además, lo ejercen mal. "Ser flaco" no puede ser un criterio. Y finalmente, como dice Gómez, "Te invito a pensar si algún boliche en Resistencia tiene los carteles como establece la norma".



"A LA SOCIEDAD LE ESTA FALTANDO DAR ALGUNOS PASITOS"
Cabe suponer que si el Chill Bar admite una falta y logra retractarse ante Beatriz Núñez, no volverá a ejercer la discriminación. No sobre Beatriz Núñez ¿Pero por qué no habría de continuar ejerciendo su política de admisión con otras personas?


El INADI no es responsable de hacer un seguimiento. Dice Gómez: "El seguimiento lo tiene que hacer la sociedad, los usuarios y consumidores. Las denuncias las tienen que hacer los usuarios y consumidores. Los que son víctimas de estos actos cotidianos son los principales protagonistas de la denuncia y del control. No es mi rol ir a pararme a la puerta de un boliche. Acá también hay una sociedad a la que le está faltando dar algunos pasitos. Mucho se comenta respecto de la noche, pero falta denunciar".


LA GENTE ES MALA Y COMENTA
Luego de que el caso se conociera en los medios, el debate público se expandió en las redes sociales. Muchas voces se solidarizaron con Beatriz. Otros en cambio le levantaron el pulgar a Gabriel Chirife del Chill Bar y defendieron el "criterio" de admisión: dejar afuera a gordos, feos, negros y un cuestionable etcétera.


Los comentarios se multiplicaron en las redes sociales, generando en sí un fenómeno notable y de ello dio cuenta Diario Chaco.



La delegación chaqueña del INADI remitió un comunicado a los medios en el que advirtió su "preocupación por los comentarios discriminatorios que circulan por las redes sociales".


"Con frecuencia, las opiniones vertidas en las redes sociales revelan la constante tensión entre el derecho a la libertad de expresión y otros derechos y valores sociales. Por esta razón, se invita a editores, periodistas, productores/as y comunicadores/as que desarrollan sus tareas en los distintos soportes comunicacionales a evitar la reproducción de contenidos que promuevan tratos discriminatorios", propuso.


El comunicado fue en sintonía con una iniciativa nacional que busca preservar Internet de manifestaciones discriminatorias que "se propone trabajar a favor de una expresión libre de racismo, xenofobia, discriminación por sexo, edad, religión, preferencias sexuales, condición social, opinión política o gremial, o aspecto físico". Ya se pusieron en contacto con Facebook, para empezar a avanzar en el tema.



Para Gómez, tras el acto que dio origen a la denuncia por discriminación, se abrió otro frente: la reproducción de expresiones discriminatorias en los medios. "No queremos que nadie lo tome como que estamos yendo por los trabajadores de prensa, por los comunicadores y dejamos a los discriminadores afuera. No. Lo que queremos es frenar las frases discriminatorias a los que los medios les dan más difusión. Queremos buscar la forma de promover criterios. Reflexionar antes de reproducir. Es un llamado de colaboración para que todos construyamos una comunicación inclusiva".