Sábado, 1 Septiembre, 2012 - 19:49

Córdoba: detuvieron a un ex juez federal, investigan su actuación en la Dictadura

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Carlos Álvarez, declaró en la
causa que investiga a distintos magistrados.

El juez federal de La Rioja, Daniel Herrera Piedrabuena, subrogando el Juzgado Federal N° 2, completó hoy la indagatoria a Otero Álvarez que había comenzado el miércoles. Luego, el ex juez fue detenido y trasladado a la cárcel de Bouwer, informó una fuente judicial al diario La Voz del Interior, de Córdoba.

Otero Álvarez se desempeñó durante la dictadura como secretario penal del difunto juez Adolfo Zamboni Ledesma, considerado "colaboracionista" de la dictadura por los querellantes en las causas por derechos humanos.

Posteriormente, fue vocal del Tribunal Oral Federal Nº1, que condenó por primera vez al ex jefe del Tercer Cuerpo del Ejército Luciano Benjamín Menéndez. Antes del comienzo de ese juicio, la querella de la agrupación HIJOS pidió recusarlo. Cuando se puso en marcha, también fue recusado por la Defensoría Oficial y en esa circunstancia la querella se opuso para no interrumpir el juicio.

Otero Álvarez solicitó su jubilación, que fue aceptada por la presidenta, Cristina Fernández, en 2009. El ex magistrado se jubiló luego de las recusaciones que presentó el entonces secretario de Derechos Humanos de la Municipalidad de Córdoba, Miguel Baronetto, viudo de una de las víctimas de la "causa UP1".

El ex juez fue cuestionado por el Consejo de la Magistratura porque "habría adoptado un rol absolutamente pasivo frente a la denuncia de torturas al momento de recibir declaraciones indagatorias y declaraciones testimoniales".

El Consejo dijo además que "Otero Álvarez habría autorizado el traslado de detenidos sin contar con la orden del magistrado", un traslado "funcional a las prácticas de torturas y homicidios perpetradas por funcionarios policiales".

Además de Otero Álvarez, permanecen detenidos el ex juez federal Miguel Ángel Puga, el ex fiscal federal Antonio Cornejo y los ex defensores oficiales Luis Eduardo Molina y Ricardo Haro. Los imputados habrían omitido investigar sabiendo de los fallecimientos de los presos, ya que habían sido notificados por un juez, entre ellos Zamboni Ledesma.

En la actual causa, recaratulada como "Cornejo, Antonio Sebastián y otros por supuesta infracción a los artículos 248, 274 y 277 del Código Penal", están imputados Ángel Puga y Cornejo y el ex fiscal federal Alí Fuad Alí.
Tanto Cornejo como Puga se los acusa de no haber investigado los crímenes de José Moukarzel y Miguel Mozé.