Sábado, 1 Septiembre, 2012 - 18:17

Votar a los 16 años

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

No es novedad que se comente que la "adolescencia" se posterga
emocionalmente, hasta los 24 años.

Momento que algunos culminan sus estudios universitarios o que tienen un trabajo estable o les permite cierta forma de independencia, o pueden vivir solos.


También es conocido que un gran número deserta de la escuela secundaria y vive una etapa de "inconciencia", sin horizontes y lo más triste sin metas, porque no las conoce, porque no le interesa, porque no puede, porque son inalcanzables, o porque está cómodo.



La responsabilidad, está débilmente desarrollada en una mayoría, por tener el respaldo familiar, porque saben que tienen impunidad, se sienten "chicos", y muchas cosas no les corresponde.



Pero también los hay quienes tienen la dirección y exigencia familiar, además de ser de "buena madera" y una vida la que tendría que ser normal a todos, estudiar, cumplir, y realizar las actividades propias de su edad.



En general, viven con intensidad sus propios placeres, música, barras, boliches, aunque la melancolía también esté presente por momentos, los más sanos hacen deportes, competencias, y pocos se agrupan tras un proyecto solidario aunque los convoque un adulto.


Aunque José Luis no los representa a todos, en él está una frase que se escucha en boca de muchos: "Ta todo bien?.ahi estuvimos hinchando las b?.s". Y José Luis, es un buen chico, pero inmaduro. A veces cometen un derroche de tiempo, casi infantil, un amigo había inventado un término "nadeando", haciendo "nada".


Tienen pocos referentes, vagos modelos, y están tratando de "encontrarse a sí mismos", cambian su look, su peinado, sus gestos o teniendo determinado objetos, un celular, una tablets, etx. No tienen una personalidad definida, y menos aún donde encontrar las respuestas a lo que consideran "injusto", motivo puntual de sus rebeldías áulicas, familiares o en sociedad.



¿Cómo podría elegir un jovencito de 16 años? ¿Qué parámetros podría usar? Seguramente tratando de escuchar las promesas de aquello que le será más fácil, o permitido, pero a nivel personal. Difícil es pensar que están en condiciones de echar una mirada a su alrededor, al barrio, a la ciudad, a la economía. Poco conocen, poco sintieron, tienen pocos juicios para elaborar un criterio, y menos aún acerca del futuro de país. Sí podrían comenzar a participar y colaborar con quienes se identifiquen, eligiendo una bandera u otra, una tendencia, con la vista en como mejorar su propio contexto, escuela, barrio, clubes y lo que descubran al marchar, pero todavía no tienen la autoridad de una decisión, y el voto es eso, una decisión adulta.


Puede que sea una oportunidad de comenzar a brindarles formación, un ejercicio entrenador hacia el ser ciudadano, la participación, para que puedan visualizar la vida como un abanico de posibilidades, algunas ciertas, otras a alcanzar y muchas a recrearlas tras un sueño de lo que hoy consideran imposible, "lo que se desea"...
Pero cuidado, esta propuesta puede pecar de ser ganar votos casi ciegos, solamente mostrando luces de colores.