Viernes, 31 Agosto, 2012 - 14:26

El cobro del plus del que nadie habla

Franquito es uno de esos tantos mitaì que como un juego de columpios anda y desanda esos rústicos y descoloridos pasajes del transitar chaqueño.

Por momentos toda su figura parece encogerse fruto de la larga cocción de un injertado sol estival por más que sea julio o agosto. En otras, en cambio, un implacable frío tempranero lo arrebata y sorprende ciñendo y erizando la piel combusta del pequeño niño de ojos tristes.
Desgraciadamente para Franco esta realidad es sólo una parte de su condenado destino, igual que los cientos de miles de pequeños desposeídos. A su miseria alimentaria y existencial se le ha sumado otro golpe del destino: Franco, como tantos días, no tiene clases.
No es conciente todavía de esta verdadera puñalada social que lo va a llevar definitivamente al ostracismo, al analfabetismo moderno y disfuncional. A su postración democrática de elegir y ser elegido etc.
Quienes tienen la responsabilidad de educar a Franco han renunciado a la misma echándole la culpa a algún ministro o gobernador circunstancial pero, íntimamente, todos sabemos que la culpa primaria es ineludible, les pertenece inexorablemente, que el título de maestro tiene una fuerte equivalencia incluso al de papá y mamá.
Cobrar y no trabajar equivale sencillamente a cobrar plus. Es incluso peor que el caso de los médicos que ustedes tanto critican. Ellos cobran el adicional pero dan el servicio a cambio. Por oposición ustedes "servidores públicos" cuyos sueldos abonamos todos los ciudadanos con nuestros impuestos, no lo hacen.
Han tomado como rehenes al futuro de generaciones de chaqueños. Ojalá me equivoque y estemos a tiempo de trabajar todos juntos por nuestra provincia tan postergada.
(*) Presidente del Colegio Médico