Viernes, 31 Agosto, 2012 - 08:22

Aliento para el campo
Pronostican buen registro de lluvias para este trimestre

Pese a pronósticos de sequía, se reaniman las expectativas en el sector agrícola.

Las lluvias producidas durante el mes de agosto renovaron las esperanzas
productivas en el sector primario provincial. Más allá de los
desalentadores pronósticos de mediados de año respecto a una continuidad
de escasez de lluvias para esta parte del país, un reciente informe
elaborado por el meteorólogo Julio César Ríos, reanima las expectativas
de una buena campaña agrícola desde el punto de vista hídrico, como así
también agua para la ganadería y el regular abastecimiento para el
consumo humano.

Es que, según las evaluaciones del profesional de la Administración
Provincial del Agua (APA), en el trimestre septiembre-octubre-noviembre
(SON) de este año se esperan lluvias normales para el Chaco, con período
frecuentes de lluvias dispersas con precipitaciones densas muy
puntuales y tormentas intensas con mayor frecuencia de probable granizo.
En este sentido, y de acuerdo al escrito, tanto para el sector Este
como para el Oeste provincial, se aguardan precipitaciones normales,
teniendo en cuenta que para la primera región lluvias normales para el
trimestre "SON" varían entre 220-400 milímetros; mientras que para la
otra región las normales varían entre 120-200 milímetros.

En tanto, la probabilidad climatológica para el evento "El
Niño-Oscilación Sur" (ENOS) en el trimestre septiembre-noviembre es la
siguiente: La Niña, 0 por ciento; Neutral, 22 por ciento y El Niño 78
por ciento. El período de transición de un fenómeno a otro aumenta la
inestabilidad en la región chaqueña, "por lo tanto no se puede prever
constancia de lluvias abundantes", destacó Ríos. Así concluyó: "Lo que
sí habrá en el trimestre, son frecuentes períodos de lluvias dispersas
con precipitaciones densas muy puntuales y anárquicas. También serán más
frecuentes las tormentas las cuales serán más intensas con mayor
frecuencia de probable granizo, siempre en sectores muy acotados y nunca
generalizados".

SEPTIEMBRE-OCTUBRE-NOVIEMBRE

El evento Niño (o Niña) es un fenómeno en escala anual y se desarrolla
entre abril y junio del año. Alcanza el máximo al fin del mismo y
principios de siguiente: entre diciembre-enero; pero sus efectos sobre
diversos climas son muy variables y se deben considerar otros factores.
Un factor fundamental es el comportamiento del campo de presiones a
nivel del mar sobre el Océano Atlántico y el borde oriental austral de
Sudamérica.