Viernes, 31 Agosto, 2012 - 07:56

Sudáfrica
Acusan a mineros por la muerte de compañeros en manos de la Policía

Es por la masacre de otros 34 mineros acribillados en una huelga.

Del drama a la pesadilla kafkiana. Los 270 mineros sudafricanos que
fueron arrestados tras sobrevivir a la matanza de Lonmin han sido
acusados del asesinato de sus propios compañeros: 34 trabajadores que
estaban en huelga como ellos y que fueron acribillados por la policía
cuando se acercaron a los agentes con piedras y palos.

El tiroteo tuvo
lugar a mediados de agosto y sus imágenes conmocionaron al mundo.
Que las víctimas sean consideradas verdugos es posible en Sudáfrica
por culpa de una cláusula legal heredada de la era del apartheid que
inculpa con los mismos cargos a todos los arrestados en el lugar de un
tiroteo en el que haya implicados policías, aunque ninguno de estos
últimos resulte herido.
Un portavoz de la fiscalía ha reconocido que
entre los acusados hay muchos que no iban armados e incluso que no
participaron en los disturbios, ya que estaban en la parte de atrás del
grupo de huelguistas. Ninguno de los agentes implicados ha sido
inculpado o encarcelado.